Una gatita paralítica nunca tuvo la oportunidad de vivir una vida “normal”, pero una mujer lo cambia todo para siempre.

Ser paralítico no es nada fácil, especialmente para la gatita rescatada Tumbelina. Afortunadamente, Tumbelina fue muy bien cuidada y se está recuperando satisfactoriamente con ayuda de la hidroterapia y una silla de ruedas personalizada.

¡Ahora Tumbelina puede caminar! Aunque la mayoría de las personas hubieran dicho que era imposible, ella desafió todas las probabilidades y gracias a sus cuidados ahora puede caminar. Pero aún le faltaba algo importante: un hogar para definitivo… ¡Hasta ahora!

¡Esto es increíble, solo MIRA su historia!

- Anuncio Publicitario -

Vaya, esto es simplemente increíble. ¡COMPARTE esta historia tan reconfortante con tus amigos!

- Anuncio Publicitario -