Una pareja acepta cuidar a una gatita sin hogar por 2 días, pero ella tiene un plan diferente.

Sthéfanie, de Brasil, fue alertada por su perro cuando escuchó ladridos que provenían de su patio trasero. Mientras se acercaba a la valla, vio a una pequeña gatita empapada por la lluvia, temblando como gelatina.

- Anuncio Publicitario -

Tomó a la gatita y caminó de puerta en puerta para ver si era de alguien, pero nadie la reclamó.

Júlia Braule

Cuando su amiga, Júlia Braule, se enteró de la difícil situación de la gatita, de inmediato se ofreció a ayudar. Después de recoger a la gatita, llamada Luna, regresó a casa sabiendo que tendría que convencer a un miembro de su familia para poder quedarse con ella.

“Mi padre, al igual que yo, ama a los gatos y siempre quiso tener uno, por lo que dijo ‘Sí’ desde el principio, pero mi madre tenía ese estereotipo de que los gatos son criaturas malas y frías, por lo que no estaba tan emocionada con la idea en el momento en que traje a Luna a casa”, dijo Júlia.

Como la gatita ya estaba allí, la madre de Júlia aceptó a regañadientes y le dio a su hija dos días para encontrarle un nuevo hogar a la gatita.

Júlia Braule

“Desde el momento en que llegó Luna, comenzó a ronronear y explorar toda la casa. Mi perro (Cookie) le tenía miedo al principio, y mi madre no estaba muy contenta al respecto. Sin embargo, todo eso cambió en muy poco tiempo”.

- Anuncio Publicitario -

Mientras Júlia buscaba un hogar para Luna, la pequeña atigrada ya tenía su propio plan.

Júlia Braule

A la mañana siguiente, la madre de Júlia se despertó con los más dulces besos y ronroneos de la gatita. Durante el resto del día, Luna decidió seguirla por toda la casa, jugar con ella, tomar una siesta en su pecho y verla cocinar.

“¡Mi madre se enamoró de Luna tan rápido y profundamente que hasta yo estaba sorprendida! En el segundo día pude sentir que realmente le agradaba, e incluso comenzó a decir que teníamos cinco miembros en nuestra familia (yo, madre, padre, perro y gato)”, dijo Júlia.

“¡Así que podríamos decir que sí le encontré un hogar en solo dos días!”

Júlia Braule

Su perro, Cookie, también aceptó a su nueva hermana felina, y ambos se volvieron amigos muy unidos.

- Anuncio Publicitario -

“Luna se sintió atraída por él de inmediato, siempre queriendo jugar con su cola o su pelo, ¡pero Cookie se huía de ella al principio!”

Júlia Braule
Ant.1 de 2