Terrier tibetano

Otros nombres: Tsang Apso, Dhoki Apso, Lhassa Terrier, Terrier del Tíbet

Terrier tibetano

A pesar de su nombre, ¡el Terrier tibetano no es un terrier! En un principio servía como perro guardián de ganado hasta terminar convirtiéndose en el perro de compañía que conocemos hoy en día. Se lo considera sagrado en el Tíbet, y es mucho más vivaz que sus primos tibetanos del mismo grupo. Es jovial, dócil y muy listo, por lo que se adapta perfectamente a la vida en familia, donde sabe hacerse un hueco con entusiasmo.

Información principal sobre el Terrier tibetano

Esperanza de vida del Terrier tibetano :

7

19

12

14

Carácter :

Cariñoso Juguetón

Tamaño :

Origen e historia del Terrier tibetano

Sus orígenes remontan al Tíbet, en efecto, pero fue en Reino Unido donde se desarrolló la raza. A lo largo del siglo XX, el Doctor Agnes Greig importó los primeros ejemplares a Europa hasta ser reconocida oficialmente por la FCI en 1957.

Grupo FCI

Grupo FCI

Grupo 9 - Perros de compañía

Sección

Sección 5: Perros tibetanos

Características físicas del Terrier tibetano

    Tamaño de un Terrier tibetano adulto

    Perra : Entre 35 y 40 cm

    Perro : Entre 36 y 41 cm

    Peso de un Terrier tibetano adulto

    Perra : Entre 8 y 13 kg

    Perro : Entre 8 y 13 kg

    Color del pelaje

    Negro
    Blanco
    Azul
    Rojo
    Arena

    Tipo de pelo

    Largo

    Color de ojos

    Marrón

    Descripción

    El Terrier tibetano es un perro de tamaño inferior a la media, cubierto por un manto de pelo abundante. La cabeza, sin ser tosca, es robusta, con un hocico corto y una mandíbula inferior bien desarrollada. Los ojos son grandes y redondos. Las orejas tienen una forma de “V”, colgantes y cubiertas por un flequillo de pelo. El tronco es compacto y vigoroso. Las extremidades son rectas y musculosas. La cola, de longitud media, se porta alegremente sobre la espalda.

    Conviene saber...

    En el Tíbet se le conoce como el “Perro sagrado del Tíbet”, ya que se le consideraba como tal en la antigüedad.

    Carácter

    • 100%

      Cariñoso

      Este perrito es un devoto absoluto de su amo, no dudará en demostrarle su cariño a diario. Es muy alegre y participativo, transmite su alegría de vivir a los que le rodean.

    • 100%

      Juguetón

      Es muy ágil y juguetón, por lo que aprecia enormemente pasar momentos de ocio con los miembros de su grupo social, en especial con los niños.

    • 66%

      Tranquilo

      El también conocido como Lhassa terrier puede estar en reposo una vez se han satisfecho sus necesidades y en presencia de sus amos. De lo contrario, se trata de un perro bastante activo y revoltoso que necesita de la atención de sus allegados.

    • 66%

      Inteligente

      Este pequeño perrito es muy listo, por lo que no se deja guiar ciegamente y necesita comprender antes de ejecutar. Por ello, debe ser educado con coherencia, de lo contrario su avispada cabecita se las ingeniará para hacerse con el control de la situación.

    • 66%

      Cazador

      A pesar de lo que podría dar a entender su nombre, este perro no es un terrier y, por lo tanto, no tiene el mismo instinto de depredación que sus semejantes del mismo nombre. Aun así, puede cazar pequeñas presas, como la gran mayoría de los perros.

    • 66%

      Miedoso con los desconocidos

      Incluso si no muestra un ápice de agresividad, el Tibetan terrier, como se le conoce en inglés, es relativamente miedoso y reservado ante los desconocidos. Sin embargo, una vez establece un lazo de confianza, acoge a los invitados con entusiasmo.

    • 33%

      Independiente

      Al igual que muchos perros de compañía, el Terrier del Tíbet no es la excepción que confirma la regla: es inseparable de su dueño.

      Comportamiento

      • 33%

        Adaptación a la soledad

        Está muy unido a su amo, por lo que no llevará bien separarse de él. No tolera las ausencias de sus dueños y puede llegar a entristecerse o ser destructor si los periodos de soledad son prolongados y recurrentes.

      • 66%

        Obediente

        Aunque es un perro de naturaleza pacífica, el Terrier tibetano es muy testarudo y, sobre todo, muy exigente con la coherencia de las indicaciones que recibe.

        Debe entender el sentido de una orden antes de cooperar, por lo que ha de ser educado tanto con firmeza como con ternura desde una edad temprana para evitar que el cachorro de Terrier tibetano adopte malos hábitos.

        Por supuesto, se recomiendan métodos para trabajar por refuerzo positivo y no por sumisión o prohibición.

      • 66%

        Ladrador

        Es un excelente guardián, ladra de manera comedida y sin exceso, sobre todo si ha gozado de una buena educación.

      • 33%