Braco Italiano

Otros nombres: Bracco italiano

Braco Italiano

El Braco italiano es un perro de muestra continental que puede adaptarse a numerosos tipos de caza. Aunque no sea empleado como perro de compañía, se trata de un can dócil y cariñoso a pesar de su reputación de ser una raza difícil. Es muy dinámico, rozando lo cambiante: sabe ser adorable y tranquilo con su familia y entregarse al máximo cuando trabaja.

Información principal sobre el Braco Italiano

Esperanza de vida del Braco Italiano :

5

19

10

14

Carácter :

Cazador

Tamaño :

Origen e historia del Braco Italiano

Es una raza muy antigua que data de finales de la Edad Media y muy conocida durante el Renacimiento. Fue seleccionada principalmente en el Norte de Italia. Brunetto Latini describió al Braco italiano blanco anaranjado en 1260. Su ancestro directo es muy probablemente el perro de Oysel, un can de muestra que existía en tiempos de la segunda cruzada. La raza fue reconocida por la FCI en 1956.

Grupo FCI

Grupo FCI

Grupo 7 - Perros de muestra

Sección

Sección 1: Perros de muestra continentales

Características físicas del Braco Italiano

Tamaño de un Braco Italiano adulto

Perra : Entre 55 y 62 cm

Perro : Entre 58 y 67 cm

Peso de un Braco Italiano adulto

Perra : Entre 25 y 40 kg

Perro : Entre 25 y 40 kg

Color del pelaje

Blanco

Tipo de pelo

Raso

Color de ojos

Marrón

Descripción

El Braco italiano es un perro muy sólido, noble y armonioso en sus proporciones, con un cuerpo elegante y alargado, un cuello grueso con papada, un pecho amplio y una estructura ósea fuerte. La cabeza es angulosa, el stop poco marcado y los ejes craneofaciales divergentes. Los labios son colgantes. Los ojos, ovalados, son de expresión bonachona. Las orejas son alargadas, insertadas más bien en la parte posterior de la cabeza y poco erectas.

Conviene saber...

Para asegurar el buen carácter de un Braco italiano, es necesario dirigirse a criadores expertos en la raza, que van a seleccionar a los ejemplares menos tímidos y testarudos. En la actualidad, la raza ha alcanzado un nivel muy alto, tanto en el campo de trabajo como en lo estético.

Carácter

  • 66%

    Cariñoso

    Este es el tipo de perro que sabe hacerse querer por todo el mundo gracias a su mirada, que podría hacer llorar hasta a una piedra. Aunque es un cazador innato y, por tanto, algo independiente, disfruta de la vida en familia.

  • 66%

    Juguetón

    Educarlo a través del juego puede ser la manera ideal para obtener buenos resultados. Incluso cuando el Braco italiano llega a la edad adulta, los juegos lúdicos y educativos permiten perfeccionar su educación y, además, estimularlo física, mental y olfativamente.

  • 66%

    Tranquilo

    Es muy dulce en el hogar a partir del momento en que sus necesidades han sido satisfechas. Sin embargo, en el coto de caza será de todo menos sereno, mostrándose especialmente resistente y enérgico.

  • 66%

    Inteligente

    Este perro posee muy buenas aptitudes que pone al servicio de su amo cuando este le encomienda una misión (sobre todo en el terreno de la caza).

  • 100%

    Cazador

    Es un perro de muestra todoterreno: puede ejercer tanto en terrenos montañosos como en planicie, buscando con la cabeza en alto y posee una capacidad de muestra muy  sólida. Recorre los terrenos de caza con un trote estilizado que lo caracteriza.

    Es un Perro muy versátil y no se contenta con una simple muestra, es también un buen perro de cobro, lo que lo convierte en un muy buen ayudante para los cazadores.

  • 66%

    Miedoso con los desconocidos

    Es afable y amigable con los suyos, en cambio con los desconocidos puede dar muestras de recelo, sobre todo si desconfía de ellos. Aun así no debe ser excesivamente tímido ni agresivo, no encaja con el estándar de la raza.

  • 66%

    Independiente

    Los perros de raza son, por lo general, más independientes que los demás. No obstante, el Braco italiano adora llevar una vida familiar, con la que establece una bonita relación de confianza.

    Comportamiento

    • 33%

      Adaptación a la soledad

      Este perro no debe quedarse solo durante mucho tiempo, sobre todo si no ha sido educado positiva y progresivamente a soportar las ausencias de sus dueños.

    • 66%

      Obediente

      Antiguamente, y debido a la pobre selección que se hacía de la raza en términos de carácter, el Braco italiano tenía fama de ser un perro difícil y testarudo. Hoy en día, los ejemplares son todo lo contrario: muy dóciles, dotados de una gran inteligencia y capacidad de comprensión.

      Sin embargo, no deja de ser un perro de caza. Con los canes de trabajo no hay que dar nada por sentado, sino estar al tanto de si cumple o no con su cometido. Es recomendable recordarle de vez en cuando lo que debe hacer al recibir una orden concreta, para así preservar una relación gratificante por medio de estímulos físicos, mentales y olfativos.

    • 66%

      Ladrador

      Puede ladrar al estar solo, por aburrimiento o al estar muy excitado, pero jamás será un ladrido excesivo.

    • 66%