Ahora en Wamiz :

Publicidad

El emotivo gesto de una niña con sus gatas deja sin palabras a la veterinaria

niña gato deja sin palabras veterinaria cat-wow

Una niña acaricia a su gato

© Shutterstock

La pequeña acudió con su padre a la consulta veterinaria para una revisión de sus gatas. Lo que hizo dejó atónito al personal de la clínica. 

Por Rocío R. Gavira

Publicado el 7/6/20 19:43

Existen dos tipos de ser vivos que tienen la capacidad de asombrar a los adultos: los niños y los animales. Y cuando ambos se unen nos quedamos directamente patidifusos. Aunque el efecto es a gran escala, lo que provoca ese asombro es algo pequeño. Es el caso del gesto de una niña con sus gatas que deja sin palabras a su veterinaria 😱😱😱.

La niña que deja sin palabras a la veterinaria con sus gatas

“Creo que en todos los años que llevo de profesión es el primer crío que me encuentro así”, relata Ana Martínez a Wamiz. La profesional del Centro Veterinario Albayda de Granada vivió un momento único con esta niña. “Traía un listado de dudas sobre cómo atender, cuidar, o de cosas raras que le había visto a sus gatillas” 😍😍😍.

La pequeña acudió a la clínica junto a su padre para una revisión de las gatas. Solo tiene ocho años de edad y es la primera vez en su vida que tiene mascota. Las dos gatitas, Duna y Sira, fueron rescatadas de la calle. “Apuntó en el papel todo lo que se le ocurrió para no olvidarse de preguntarnos de ninguna cosa”, explica Ana. 

 

Cuando te llega a la consulta una niña de 8 años con sus dos gatillas que ha rescatado de la calle y viene con sus dudas...

Posted by Centro Veteriniario Albayda on Wednesday, June 3, 2020

Los niños crean un vínculo especial con perros y gatos. Sin embargo, siendo tan pequeños muchos no son conscientes de lo que realmente supone su cuidado. Pero esta cría parece que sí. Quería saber desde cuántas veces hay que lavarle los dientes a un gato, qué hacer si tiene una herida en la nariz, o si se les puede cortar las uñas. 

 “Nos dejó flipando. Tan pequeña y lo espectacular que es” 

“Me vi a mí misma reflejada en ella. Cómo aluciné. La niña era muy educada, respetuosa, preocupada por sus gatas”, dice emocionada la veterinaria. Sin duda esta joven granadina es todo un ejemplo de una cosa que necesita este mundo: un poderoso interés por los animales ❤.