Staffordshire bull terrier

Otros nombres: Staffie, Stafford inglés, Stafford

Staffordshire bull terrier

 El Staffordshire bull terrier es un perro mediano, compacto y musculoso. Antiguamente utilizado como perro de peleas, conserva un carácter intrépido y valiente. Muchas veces se le confunde con el amstaff, se trata de una raza muy distinta, aunque ambas entran en la categoría de razas potencialmente peligrosas.

Información principal sobre el Staffordshire bull terrier

Esperanza de vida del Staffordshire bull terrier :

7

19

12

14

Carácter :

Cariñoso Juguetón

Tamaño :

Origen e historia del Staffordshire bull terrier

El Staffordshire bull terrier nació en el siglo XIX de la mezcla entre el Bulldog y distintos terriers (Terrier blanco, Terrier de Manchester). Desarrollado en Staffordshire, Inglaterra, el Staffie era utilizado en un principio como perro de peleas contra toros. Tras la Primera Guerra Mundial se volvió un perro popular en Estados Unidos y el resto de Europa. En 1935, la raza fue reconocida de manera oficial.

Grupo FCI

Grupo FCI

Grupo 3 - Terriers

Sección

Sección 3: Terriers de tipo bull

Características físicas del Staffordshire bull terrier

    Tamaño de un Staffordshire bull terrier adulto

    Perra : Entre 35 y 40 cm

    Perro : Entre 35 y 40 cm

    Peso de un Staffordshire bull terrier adulto

    Perra : Entre 11 y 15 kg

    Perro : Entre 12 y 17 kg

    Color del pelaje

    Tipo de pelo

    Color de ojos

    Marrón

    Descripción

    Su aspecto es equilibrado y fuerte. Se trata de un perro musculoso, activo, valiente y tenaz. Su cabeza es corta, con un cráneo grande y stop marcado. Su hocico es corto, su nariz completamente negra. Los ojos son redondos y medianos. Las orejas pueden alzarse a media altura o en forma de rosa. Sus extremidades son rectas y fuertes. La cola, de longitud media, es de implantación baja, más ancha en la base que en la punta.

       

    Conviene saber...

    Esta raza ha sido catalogada como potencialmente peligrosa. Para asegurarse de tener un ejemplar equilibrado, se recomienda elegir únicamente criadores profesionales con buen historial.

    Carácter

    • 100%

      Cariñoso

      El Staffie, como también se le conoce, es sumamente cariñoso con su grupo social. Es muy apegado a sus dueños y disfruta pasando el tiempo con los niños (siempre con supervisión adulta).
       

    • 100%

      Juguetón

      Adora jugar, y su emoción puede hacer difícil que se calme después de una sesión de juego. Por ello se recomienda ir reduciendo la intensidad paulatinamente.

    • 33%

      Tranquilo

      Intrépido y vigoroso, la calma no forma parte de sus cualidades. Es una raza llena de energía que requiere de atención y tiempo para satisfacer sus necesidades.

    • 66%

      Inteligente

      El Staffie es bastante dócil cuando proviene de un buen criadero. Su inteligencia le permite aprender con facilidad, adaptarse y tomar la iniciativa, aunque a veces resulte testarudo.

    • 66%

      Cazador

      No se trata de un perro de caza, aunque en ocasiones puede mostrar este instinto.

    • 33%

      Miedoso con los desconocidos

      Este Bull terrier es muy sociable con sus amigos humanos, incluso desde el primer contacto.

    • 33%

      Independiente

      El Staffordshire bull terrier es dulce y muy apegado a su amo, con quien espera pasar el mayor tiempo posible.

      Comportamiento

      • 33%

        Adaptación a la soledad

        El apego que este perro muestra hacia su dueño lo hace poco tolerante a la soledad. En general no le gusta sentirse excluido del grupo y se angustia con las ausencias.

      • 66%

        Obediente

        Esta mascota es dócil si se le brinda una educación positiva y coherente, además de que siempre busca complacer a su amo con mucho entusiasmo. 
        Los gritos y los golpes no harán más que estimular la agresividad de este antiguo perro de combate, algo que puede traer problemas a largo plazo.

      • 66%

        Ladrador

        El Staffordshire bull terrier puede ladrar para llamar la atención de sus dueños si siente que no le prestan atención, sin embargo, no hay que ceder a sus caprichos para no alentar esta conducta.

      • 33%