Dogo del Tíbet

Otros nombres: Mastín Tibetano, Do-Khyi

Dogo del Tíbet

El dogo del Tíbet es un excelente perro guardián. Es muy protector con los miembros de su grupo social, aunque no suele mostrar signos de apego. También es territorial, y podrá mostrarse agresivo si percibe algún peligro. Fuerte e independiente, no es una mascota para cualquiera. No se recomienda que conviva con niños ni con personas mayores. Su aspecto imponente lo vuelve un perro fuera de lo común, pero hay que conocerlo bien antes de una posible adopción.

Información principal sobre el Dogo del Tíbet

Esperanza de vida del Dogo del Tíbet :

5

17

10

12

Carácter :

Tranquilo

Tamaño :

Origen e historia del Dogo del Tíbet

El dogo del Tíbet, también conocido como Do-Khyi o mastín tibetano, es una raza muy antigua que trabajaba con los pastores nómadas del Himalaya, y también perro guardián en los monasterios tibetanos. Prácticamente igual desde hace siglos, es el descendiente del antiguo mastín tibetano, que dio origen a los mastines, molosos y molosoides actuales. Antes su tamaño era mucho mayor, y fue descrito por Marco Polo de la siguiente manera: “Grande como un asno y con voz potente como la de un león.”

Características físicas del Dogo del Tíbet

    Tamaño de un Dogo del Tíbet adulto

    Perra : Entre 61 y 68 cm

    Perro : Entre 66 y 71 cm

    Peso de un Dogo del Tíbet adulto

    Perra : Entre 55 y 80 kg

    Perro : Entre 55 y 80 kg

    Color del pelaje

    Negro
    Arena

    Tipo de pelo

    Largo
    Duro

    Color de ojos

    Marrón

    Descripción

    El Dogo del Tíbet es un perro vigoroso, de huesos fuertes. Su cabeza es grande, y el hocico es tipo mastín, aunque más ligero. Los ojos son medianos. Las orejas, caídas, son medianas y en forma de corazón. Sus extremidades son rectas y fuertes. La cola es imponente, de inserción alta y enroscada sobre el lomo, con pelo abundante.
     

    Conviene saber...

    Esta raza es cada vez menos común, incluso en su país natal, y puede ser en parte debido al esfuerzo que implica mantener a un perro así de grande. La mayoría de los criaderos de la raza se encuentran actualmente en Inglaterra.

    Carácter

    • 33%

      Cariñoso

      A pesar de que es apegado a los suyos, el mastín tibetano tiene un carácter independiente, y muestra muy poco sus sentimientos.

    • 33%

      Juguetón

      Su carácter distante no hace de él el mejor compañero de juegos, aunque disfrutará las sesiones de juego con su amo.

    • 100%

      Tranquilo

      Aunque este molosoide no alcanza la madurez hasta los 3 o 4 años, es bastante tranquilo y puede reaccionar mal si un elemento externo viene a perturbar su calma.

    • 66%

      Inteligente

      Su inteligencia es notoria en su capacidad de observación, de análisis y de protección a los suyos, aunque su terquedad lo vuelve difícil de educar.

    • 33%

      Cazador

      El dogo del Tíbet es un perro guardián, sin instinto de cazador.

    • 100%

      Miedoso con los desconocidos

      Este perro es extremadamente desconfiado con los desconocidos, y puede volverse agresivo. Una socialización temprana con personas y otros animales evitará que sea agresivo y mordelón.

    • 100%

      Independiente

      Este perro tibetano es muy apegado a su grupo y su territorio aunque no lo muestre. Sin embargo, hay que respetar su carácter independiente y no esperar de él un comportamiento que no puede mostrar.

      Comportamiento

      • 100%

        Adaptación a la soledad

        Este perro aprecia la tranquilidad, y sobre todo darse a la tarea de proteger el hogar. Por ello puede quedarse solo durante horas sin ningún problema. Su tarea favorita es montar la guardia en lugares de vigilancia estratégicos.

      • 33%

        Obediente

        No es fácil educar a un Dogo del Tíbet debido a su carácter obstinado. Sin embargo, una educación constante, firme y coherente ayudarán a moldear su comportamiento (sin esperar milagros). 

        No se puede esperar ejercer una relación de dominio con él, y mucho menos tratarlo con violencia, ya que eso no hará más que aumentar su agresividad.

        Su fuerte carácter debe ser suavizado desde cachorro por medio de una socialización positiva con personas y animales.

      • 100%

        Ladrador

        Sus ladridos se parecen más al rugido de un león, y los usará para alejar a cualquier intruso.

      • 33%