Akita Inu

Akita Inu

El Akita inu es un perro primitivo de origen japonés. Su raza es de gran tamaño, robusta y bien proporcionada. De naturaleza tranquila, sabe mostrarse sensible y afectuoso con los miembros de su grupo social. Por otro lado, es desconfiado y distante con desconocidos. Este perro sabe adaptarse a diferentes estilos de vida, alternando sin problemas períodos de reposo en casa con otros de actividad intensa junto a su amo. Puede ser un animal bastante terco a la hora de educarlo, además de que no le gusta mucho convivir con otros perros, por lo cual su adopción se recomienda a personas con experiencia previa y conscientes de su carácter a veces difícil.

Información principal sobre el Akita Inu

Esperanza de vida del Akita Inu :

6

20

11

15

Carácter :

Tranquilo

Tamaño :

Origen e historia del Akita Inu

El Akita inu es un perro muy antiguo, originario de la prefectura del mismo nombre, en Japón. Al principio se trataba de un perro de caza, para después convertirse en perro guardián y de combate. Actualmente es considerado en su país de origen como un tesoro nacional, junto con otros elementos típicos de la cultura nipona que se preservan con esmero. Originalmente existían dos grandes linajes: Dewa e Ichinoseki. El primero, que presenta rasgos similares a los molosoides, fue seleccionado en Estados Unidos para crear el “Akita americano”; el segundo linaje, que se parece más al Akita de la antigüedad, fue elegido por los japoneses como el linaje auténtico, y es el que conocemos hoy en día.

Grupo FCI

Grupo FCI

Grupo 5 - Perros tipo spitz y tipo primitivo

Sección

Sección 5: Spitz asiáticos y razas semejantes

Características físicas del Akita Inu

    Tamaño de un Akita Inu adulto

    Perra : Entre 58 y 64 cm

    Perro : Entre 64 y 70 cm

    Peso de un Akita Inu adulto

    Perra : Entre 28 y 34 kg

    Perro : Entre 32 y 40 kg

    Color del pelaje

    Blanco
    Rojo

    Tipo de pelo

    Corto

    Color de ojos

    Marrón

    Descripción

    El Akita inu tiene el aspecto de un spitz asiático de gran talla, con una constitución fuerte, bien proporcionada y con una estructura ósea robusta. La cabeza tiene una frente larga que termina de manera pronunciada. Los ojos son relativamente pequeños, de forma casi triangular, así como sus orejas, que son gruesas, ligeramente redondeadas en la punta e inclinadas hacia adelante sobre la inclinación del cuello. La cola es alta, grande y con pelo abundante. Además, siempre está enrollada sobre el lomo. Este perro tiene un porte noble, digno, pero que conserva una gran sencillez. 
     

    Conviene saber...

    La historia de Hachiko, el Akita inu más famoso del mundo, ha convertido a esta raza en una de las más populares en todo el mundo. En el Japón de los años 20 este perro solía acompañar a su amo todos los días a la estación de tren, y después esperaba tranquilamente su regreso en el mismo sitio. 

    Al cabo de 5 años, su amo sufrió un paro cardíaco en el trabajo, por lo cual nunca pudo volver a casa. Sin embargo, Hachiko siguió esperando a su amo, día tras día, durante 10 años. Fue en 1935 que este can falleció, y los habitantes de la zona decidieron honrar su fidelidad a prueba de fuego con una estatua de bronce conservada hasta nuestros días.

    Carácter

    • 66%

      Cariñoso

      Este perro puede parecer un poco distante, pero sabrá mostrarse afectuoso con los miembros de su grupo social. Contrario a muchos perros primitivos, sabrá dar muestras de cariño a los suyos. 

      Por otro lado, se mostrará frío e indiferente con las personas que no conoce.
       

    • 33%

      Juguetón

      Esta raza de perros no se siente en absoluto motivada por el juego. A menudo tomará una curiosa actitud altiva si sus amos intentan convencerlo de jugar. 

      Por otro lado, el Akita inu cachorro es muy expresivo y le encanta jugar como a todos los de su especie. Sin embargo, una vez adulto sabrá entretenerse solo.

    • 100%

      Tranquilo

      Este perro japonés es sumamente tranquilo en comparación con otros. Su aspecto apacible est típico de esta raza. 

      Además, su temperamento es bastante equilibrado, cariñoso, sereno y entrañable. 

      Su tranquilidad y discreción son tales que a veces puede pasar desapercibido estando en el mismo cuarto.

    • 66%

      Inteligente

      Este perro es inteligente, comprende rápidamente las órdenes y puede sorprender a sus amos con su comportamiento. Sin embargo, detrás de este rasgo se esconde un carácter testarudo, por lo cual puede llegar a ser difícil captar su atención o lograr que obedezca durante las primeras sesiones de entrenamiento. 

      Sin embargo, su inteligencia se nota especialmente en su capacidad de adaptarse a diferentes rutinas y estilos de vida.

    • 66%

      Cazador

      En un principio esta raza era utilizada para la caza. Sin embargo, con el tiempo se convirtió en un perro guardián y de combate. Hoy en día conserva algunos instintos de cazador pero no son su rasgo predominante. El Akita se ha convertido principalmente en un animal de compañía o de exposición.

    • 100%

      Miedoso con los desconocidos

      Se trata de un perro tranquilo que no se interesará mucho por personas que encuentre en la calle. Cuando entra en contacto con un desconocido se muestra distante, tomando su tiempo para observar y valorar si la situación es peligrosa o no. 

      Tras descartar cualquier peligro, el Akita simplemente decidirá volver a lo suyo, ya que difícilmente dará su confianza a alguien que acaba de conocer. Es por esta razón que no se recomienda a las personas acercarse demasiado o acariciar a este perro japonés, que podrá sentirse estresado por la cercanía.

    • 66%

      Independiente

      Como muchos perros de tipo spitz, el Akita posee un carácter independiente. Por lo general se muestra seguro de sí mismo y no duda en tomar decisiones por su cuenta. No obstante, gracias a las selecciones modernas se ha vuelto más apegado a su grupo social, como buen animal de compañía.

      Comportamiento

      • 66%

        Adaptación a la soledad

        La soledad no es precisamente lo que este perro prefiere, aunque sabrá soportar los períodos que pase solo en casa. Durante la ausencia de sus amos se mostrará tranquilo y discreto. 

        Sin embargo, hay que procurar que realice el suficiente ejercicio antes de quedarse en casa, ya que podría hacer destrozos simplemente para desfogarse.

      • 33%

        Obediente

        El comportamiento sereno de este perro esconde un temperamento determinado y relativamente terco. No hay que fiarse de las apariencias, ya que el Akita no es el más dócil de su especie. 

        A pesar de que comprende y asimila con relativa facilidad lo que se le ordena, no dudará en valerse de estrategias para desobedecer, especialmente cuando no encuentra sentido a lo que le piden. 

        Ya que no es muy juguetón y tampoco glotón, solo se puede lograr que coopere si tiene una buena relación con su amo. Si no le tiene confianza o este se comporta de manera agresiva con el perro, es poco probable que su educación funcione. 

        Sus entrenamientos deberán ser firmes sin ser violentos, y su amo deberá tomarse el tiempo de premiarlo con mimos y palabras dulces. Lo mejor será iniciar este proceso lo antes posible si se quiere evitar que prevalezcan las malas conductas que aparecen en los cachorros. 

        Una de las consignas básicas que este perro japonés debe respetar es acudir de inmediato a su llamado, saber detenerse y pasear con correa. De este modo las caminatas serán una experiencia mucho más agradable para ambos.

      • 33%

        Ladrador

        Esta raza de perros se caracteriza entre otras cosas por su discreción, ya que no tienen tendencia a ladrar a menos que sea necesario. Este rasgo de carácter lo vuelve una buena opción para las familias que viven en un apartamento.

      • 33%