Alaskan Malamute

Otros nombres: Malamute de Alaska

Alaskan Malamute

El Alaskan Malamute es un perro de trineo pesado, pero esta tarea ya no es útil en el mundo moderno: las competiciones actuales de perros de trineo son eventos de velocidad que requieren ejemplares más ágiles y flexibles (como su “primo” nórdico, el Husky siberiano). Es por esta razón que el Malamute de Alaska ahora es principalmente un perro de compañía y de exhibición. Algunos ejemplares, que no todos, tienen buenas habilidades como protectores, pero un buen Malamute nunca debería ser propenso a morder. Se trata de un perro extremadamente dulce y cariñoso con su dueño y su familia.

Información principal sobre el Alaskan Malamute

Esperanza de vida del Alaskan Malamute :

7

19

12

14

Carácter :

Tranquilo Cazador

Tamaño :

Origen e historia del Alaskan Malamute

Nativo de la América boreal (Alaska), fue seleccionado por la tribu Mahlemiut, de la que toma su nombre. Los mahlemiut eran cazadores de caribúes, animales que abandonaron este territorio poco antes de la fiebre del oro, dejando a los hombres sin recursos. Los primeros americanos que llegaron, encontraron solo unos cuantos ejemplares de estos perros. Afortunadamente, los llevaron consigo a Estados Unidos y conformaron la raza que conocemos hoy en día. El FCI reconoció oficialmente la raza en 1963.

Grupo FCI

Grupo FCI

Grupo 5 - Perros tipo spitz y tipo primitivo

Sección

Sección 1: Perros nórdicos de trineo

Características físicas del Alaskan Malamute

    Tamaño de un Alaskan Malamute adulto

    Perra : Entre 58 y 63 cm

    Perro : Entre 58 y 63 cm

    Peso de un Alaskan Malamute adulto

    Perra : Entre 34 y 38 kg

    Perro : Entre 34 y 38 kg

    Color del pelaje

    Azul
    Negro

    Tipo de pelo

    Largo

    Color de ojos

    Marrón

    Descripción

    El Alaskan Malamute es un perro nórdico clásico, con características pronunciadas del Spitz. Tiene un tronco fuerte y compacto, pero no demasiado pesado; extremidades rectas y robustas; una cola esponjosa, en penacho ondulante por encima del dorso sin tocar la espalda. La cabeza tiene las orejas erectas, bien separadas, ligeramente dirigidas hacia adelante. El hocico es alargado pero no puntiagudo. Los ojos en forma de almendra tienen una expresión nórdica típica y se insertan oblicuamente. Aunque tiene características similares al Husky siberiano, el Malamute es más robusto, más poderoso y más obstinado. El Husky siberiano es más delgado y más rápido, mientras que el Malamute es más resistente y puede empujar cargas más pesadas durante distancias más largas. 

    Hay que tener en cuenta la existencia del Malamute de Alaska gigante, también llamado Malamute gigante de Alaska, cuyos machos pueden alcanzar casi los 85 kg y las hembras 70 kg. Surge de cruces con el Perro de montaña de los Pirineos, el Terranova y el San Bernardo. Es, ante todo, considerado un perro "grande" de compañía y no un perro de trineo, ya que los emparejamientos efectuados alejaron el lado “nórdico” del auténtico Malamute.

    Conviene saber...

    Durante la fiebre del oro, la demanda de estos perros fue extremadamente alta, ya que los comerciantes los utilizaron para transportar enormes cantidades de alimentos y suministros a través de los puertos de montaña. 

    Además, durante la Primera Guerra Mundial, 450 Malamutes de AlasKa fueron enviados a Francia para entregar suministros a las tropas del ejército francés aisladas en los puestos de montaña. 

    Los Malamutes de Alaska también se usaron durante la Segunda Guerra Mundial, esta vez para olfatear minas, portar armas y servir como perros de búsqueda y rescate. 

    El Malamute de Alaska gigante es una raza aparte y no un "tipo" de Malamute. Sin embargo, en España, se considera fuera de lo habitual y es difícil de encontrar. Es más común en Canadá y Estados Unidos.

    Carácter

    • 66%

      Cariñoso

      El Malamute de Alaska es un perro cariñoso, muy leal a su grupo social aunque, en ocasiones, pueda parecer que es distante.

    • 66%

      Juguetón

      Este perro nórdico siempre está dispuesto a jugar cuando se le invita, es muy jovial, sobre todo cuando el Malamute de Alaska es cachorro. En la edad adulta, sin embargo, no es su actividad favorita.

    • 100%

      Tranquilo

      Muy tranquilo, el Malamute de Alaska, sin embargo, tiene un temperamento determinado. Es enérgico y sereno, por lo que la expresión "fuerza tranquila" lo describe a la perfección.

    • 66%

      Inteligente

      Muestra buenas habilidades a la hora de trabajar, y en el ámbito cotidiano su inteligencia se evidencia principalmente en sus trucos y estrategias para eludir las órdenes de su amo.

    • 100%

      Cazador

      Como en muchos perros robustos (razas poco modificadas por los humanos), el instinto de depredación todavía está muy presente en el Malamute de Alaska. En un principio, de hecho, era valorado por sus habilidades como perro de trineo, pero también para cazar. 

      Sin embargo, en la actualidad, el Malamute de Alaska no es utilizado por los cazadores porque resulta ser un pésimo ayudante. Prefiere cazar para él mismo y no para los humano.

    • 66%

      Miedoso con los desconocidos

      El Malamute de Alaska es un perro muy sociable que recibe con gusto a los invitados, incluso a los extraños. Son los perros que han sido poco o incluso en absoluto socializados desde una edad temprana quienes a veces son más distantes y desconfiados con los extraños.

    • 100%

      Independiente

      Como todos los perros nórdicos, el Malamute de Alaska es independiente y no muy dócil. Al haber sido muy poco modificada por el Hombre, esta raza conserva una cierta autonomía que no implica en absoluto una falta de fidelidad para con su grupo social.

      Comportamiento

      • 33%

        Adaptación a la soledad

        A pesar de su innegable independencia, este perro aborrece la soledad y esto se explica por la imperiosa necesidad común de esta raza nórdica de permanecer en manada. De hecho, estos perros necesitan estar arropados para sentirse bien consigo mismos.

      • 66%

        Obediente

        Dado su carácter independiente y sus orígenes nórdicos, este perro puede ser difícil de educar si no se le enseña tan pronto como llega a la casa. 

        No se debe buscar el conflicto, ya que se corre el riesgo de estropear la relación amo/perro. Sin embargo, se necesita firmeza para lograr el respeto mutuo. 

        Estos perros no suelen ser los reyes de la obediencia, por lo que no hay que intentar convertirlos en ejemplares de circo. Las bases educativas (la llamada, pasear con correa, posiciones estáticas) son suficientes para evolucionar tranquilamente con este perro. 

        Su inteligencia y jovialidad hacen que las sesiones educativas sean agradables si se llevan a cabo con frecuencia, constancia, firmeza y positivismo.

      • 66%

        Ladrador

        El ladrido del Alaskan Malamute es casi inexistente, ya que se comunica como su antepasado el lobo: "aullando". Es especialmente cuando está solo y aburrido que puede resultar ruidoso.

      • 100%