Lhasa Apso

Lhasa Apso

El Lhasa apso es un animal de compañía de pequeño tamaño. Por su sensibilidad, su buena salud y carácter agradable es adecuado para diferentes tipos de personas. Su temperamento alegre y juguetón lo vuelven un excelente compañero para los niños, aunque también es lo suficientemente tranquilo como para vivir con adultos mayores.

Información principal sobre el Lhasa Apso

Esperanza de vida del Lhasa Apso :

9

23

14

18

Carácter :

Cariñoso Juguetón

Tamaño :

Origen e historia del Lhasa Apso

La raza fue desarrollada en monasterios budistas y pueblos aledaños a la ciudad sagrada de Lhasa. Es un perro muy antiguo, pero no llegó a Europa hasta la primera mitad del siglo XX, donde rápidamente adquirió popularidad. Este perro es producto de la mezcla entre el Terrier tibetano y el Spaniel de la misma región. Desde tiempos ancestrales era considerado por los chinos como un animal de buena suerte, por lo cual se introdujo en el viejo continente como “Perro talismán”. El primer club inglés de Lhasa apso data de 1933. Fue en 1955 que el American Kennel Club lo clasificó como perro de compañía y no de trabajo.

Grupo FCI

Grupo FCI

Grupo 9 - Perros de compañía

Sección

Sección 5: Perros tibetanos

Características físicas del Lhasa Apso

    Tamaño de un Lhasa Apso adulto

    Perra : Entre 18 y 28 cm

    Perro : Entre 20 y 30 cm

    Peso de un Lhasa Apso adulto

    Perra : Entre 4 y 6 kg

    Perro : Entre 5 y 7 kg

    Color del pelaje

    Negro
    Blanco
    Marrón
    Azul
    Arena

    Tipo de pelo

    Largo
    Duro

    Color de ojos

    Marrón

    Descripción

    El Lhasa apso es un perro pequeño de cuerpo alargado y patas cortas, sin que esto le reste agilidad. Tiene una cascada de pelo sobre los ojos, una barba poblada y bigote. El cráneo, estrecho, se hunde tras los ojos. Estos son medianos, ni saltones ni hundidos. Las orejas se portan caídas y con mucho pelo. Su lomo es largo, y ondea una cola de pelo abundante sobre él. Sus extremidades son cortas, rectas y con mucho pelo.

    Conviene saber...

    En el Tibet, muchos Lhasa apso viven en grandes altitudes y en condiciones climáticas difíciles, de ahí su gran fortaleza. Este rasgo ha permanecido hasta ahora, y se puede ver en su pelaje adaptado al frío, que además protege sus ojos del polvo.

    Carácter

    • 100%

      Cariñoso

      Este perrito es un excelente compañero de vida, ya que es muy apegado a su familia, a quien siempre busca complacer.

    • 100%

      Juguetón

      El Lhasa apso es alegre, vivaz y muy juguetón, haciendo de él un compañero ideal para los niños.

    • 66%

      Tranquilo

      Detrás de ese aire juguetón, se esconde también un carácter tranquilo que se adapta muy bien a las personas mayores.

    • 66%

      Inteligente

      Por su docilidad e inteligencia, su educación es muy sencilla. Puede adaptarse con facilidad a diferentes ambientes y estilos de vida.

    • 33%

      Cazador

      Al ser un perro de compañía, su instinto depredador es casi inexistente.

    • 100%

      Miedoso con los desconocidos

      El Lhasa apso es desconfiado con los extraños, lo cual lo vuelve un buen perro de alerta. Sin embargo, si percibe buenas intenciones, se volverá amigable con cualquier invitado.

    • 66%

      Independiente

      Su pasado de perro rústico lo ha dotado de iniciativa. Así, es un animal intuitivo que puede actuar por su cuenta, a diferencia de otros perros de compañía que dependen por completo de su amo.

      Comportamiento

      • 100%

        Adaptación a la soledad

        Este pequeño de cuatro patas puede tolerar la ausencia de sus amos durante el día, a condición de que salga a pasear antes de que lo dejen solo en casa.

      • 66%

        Obediente

        Sensible, inteligente y a veces distraído, necesita de disciplina y constancia en los entrenamientos. Desde su llegada al hogar deberá aprender a respetar las reglas establecidas por su amo.

        En muchas ocasiones se piensa que los perros pequeños no requieren de una educación porque son fáciles de controlar, sin embargo, la necesitan como cualquier otro perro. Con varias sesiones cortas al día se lograrán buenos resultados en poco tiempo.

      • 100%

        Ladrador

        Estos perros tibetanos son reconocidos por su habilidad como perro de alerta, ya que emiten ladridos de una sonoridad peculiar. Es necesario tener esta característica en cuenta antes de adoptarlo, ya que puede resultar molesto para algunos.

      • 33%