Ahora en Wamiz :

Publicidad

Lleva a su gato al veterinario porque era muy ''pegajoso'': el diagnóstico cambia sus vidas para siempre

Ante la actitud demasiado cariñosa de su gato, la mujer decide llevarlo al médico para ver qué le pasa. El diagnóstico la deja muda.

Por Vanessa Parapar

Publicado el 10/9/20 11:24

A los propietarios de mascotas siempre se les aconseja llevar a sus compañeros al veterinario si notan cualquier cambio en su comportamiento. Y esto fue lo que hizo la protagonista de esta misteriosa historia.

Tomando como referencia las palabras de los expertos y sabiendo que son muchos los mininos especialmente buenos para ocultar el dolor y las enfermedades, una mujer decidió ir al médico con su mejor amigo de cuatro patas ya que este no se despegaba de ella ni durante el día ni durante la noche.

¿Qué le pasaba al gato?

Julie Paccamonti de Lowa (Estados Unidos) no ignoró los cambios en su gato Zeus. El felino se volvió de repente extremadamente "pegajoso". Algo que no era normal para su mamá humana ya que él era muy independiente.

Su gato negro pasó de, un día para otro, a no querer perder de vista a su mamá; manteniéndose siempre a menos de un metro de distancia de ella.
gato pegado a su dueña
Zeus pegado a su mamá ©KCCI News
"Se sentaba fuera de la puerta del dormitorio y solo maullaba y maullaba y maullaba", dijo el papi de Zeus. 

Fue entonces, cuando Julie lo llevó al veterinario para ver si algo andaba mal.

Aunque Zeus estaba determinado a ser un gato sano y normal, el médico pensó que sus "síntomas" podrían estar más relacionados con el apego a su propietaria y la ansiedad. Pero... había algo más.

Tras salir de la clínica, Julie aseguró en una publicación unas palabras que sorprendieron a todo el mundo: 👇👇

"Así que lo llevé y el veterinario este no pudo encontrar nada malo en él, e incluso me dijo medio en broma: '¿Estás segura de que no estás embarazada?' Y yo decía: 'No, de ninguna manera'."

Zeus era un visionario

gato negro tocando la barriga de su mama
Zeus tocando la panza de su mamá humana. ¡Qué delicadeza! ©KCCI News

¡El gato tenía más razón que un santo! Julie, que se quedó con la mosca detrás de la oreja, se hizo una prueba de embarazo que resultó positiva a pesar de la incredibilidad de la mujer.

El veterinario fue capaz de detectar que el comportamiento del gato se debía a un cambio en las hormonas de su humana. ¡Qué sorpresa más grande se llevó la familia!

El gato no se separó de Julie, ¡era su sombra!

Durante los nueve meses siguientes la futura madre tuvo un gato guardián, tanto que quizás llegó a ser demasiado sobreprotector en algún momento.

"Fue difícil porque, ya sabes, estás embarazada y te pones sentimental y encima tienes a este gato que quiere estar contigo cada segundo del día, siguiéndote a todas partes. Me costaba mucho dormir porque él se sentaba en mi cara toda la noche", dijo Julie.

Nació Ivy y... ¡Zeus volvió a ser el mismo de siempre!

nino julie gato negro
Ivy, la hermanita de Zeus. ¡Hermosa! ©KCCI News

Pero tan pronto como su hija Ivy nació, Zeus comenzó a actuar como antes.

"Llegamos a casa del hospital y de inmediato (el gato) regresó a la normalidad. No quería tener nada que ver conmigo, nunca volvió a sentarse en mi regazo y ya no duerme conmigo", explicó la mamá. 😂😂 

Aunque ya no es tan afectuoso, Julie se alegra de tener un poco más de espacio personal y ver a Zeus actuando normal. ¡Y lo que es más, ahora tiene pruebas de que su gato tiene una intuición impresionante!/p>

gato negro familia con bebe
Una instantánea de la familia al completo ©KCCI News

¡Felicitaciones a esta familia por la llegada de un nuevo miembro y por tener un gato increíble! 😍😍