Ahora en Wamiz :

Publicidad

En Islandia, el gato negro de la Navidad se come los niños malos

gato negro en islandia cat-serious

El malvado gato negro es el temor de los niños malos en Islandia

© Shutterstock

Hoy conocemos a Grýla, una enorme bruja jorobada que es la dueña del gato negro islandés, una criatura realmente aterradora que visita en Navidad a los niños que se portan mal durante el año.

Por José Manuel Cano

Publicado el 23/12/19 10:50

Una Navidad muy diferente en Islandia

Diferentes países, diferentes costumbres. En España esperamos con ilusión a Papá Noel en la noche del 24 de diciembre y en Islandia, sin embargo, temen la llegada de un terrible gato negro. 

Desde pequeños, los niños islandeses escuchan la historia de Grýla, una ogresa malvada que vive en una cueva en las montañas con su marido, Leppaludi, su gato negro y sus 13 hijos, los Jólasveinar, que sería el equivalente a los elfos de Navidad, aunque no por buenos ni bonitos, precisamente. 

representacion gato negro
Aquí puedes contemplar la estatua de Jólakötturinn situada en la capital islandesa​, Reikiavik © Shutterstock

La leyenda islandesa dice que la matriarca, Grýla, abandona su hogar en busca de niños malos y desobedientes para meter en su olla hirviendo y luego comérselos. Sus 13 hijos, todos ellos enanos, conocidos también como los 13 Papá Noel islandeses, se supone que también bajan para cometer todo tipo de travesuras durante esta época. La leyenda dice que pueden dejar regalos, hacer bromas e incluso robar a los niños, según se hayan portado durante el año. Los niños de Islandia les esperan en 13 días diferentes, entre el 12 de diciembre y el 6 de enero.

El gato navideño Jolakötturinn

Vayamos ahora con el gato negro. El horrible felino navideño, llamado Jólakötturinn, es la mascota de la bruja-troll Grýla y se le espera solamente el día de Nochebuena. Se supone que es un gato hambriento de Navidad que ronda por las casas para secuestrar y comer a los niños traviesos y perezosos. Solo aquellos que usan ropa nueva, especialmente calcetines nuevos, se salvan esa noche.

Este gato negro se describe como una bestia sin piedad, malhumorado y de enormes y afilados colmillos, muy digno de su dueña. Al parecer, esta criatura de gran tradición en Islandia era usada como amenaza por los granjeros en un intento de conseguir que sus trabajadores acabaran de procesar toda la lana obtenida durante el otoño antes de Navidad. La historia de Jólakötturinn, por lo tanto, debe entenderse como una invitación a ser diligente y tener provisiones con tiempo para pasar el frío invierno en esta isla tan inhóspita. 
 
La primera evidencia escrita de la leyenda del gato navideño data del siglo XVIII, pero esta historia ciertamente se viene transmitiendo oralmente entre generaciones desde muchos años antes.

En Wamiz no creemos en las supersticiones y te animamos a adoptar a un gato negro: aquí tienes cinco razones que te convencerán a hacerlo