Ahora en Wamiz :
wamiz-v3_1

Publicidad

¿Problemas de ansiedad, inseguridad, nervios? ¡Cuidado, tu gato podría absorberlos!

personalidad del gato advice © Shutterstock

Según una novedosa investigación llevada a cabo por científicos del Reino Unido, existe una correlación innegable entre los rasgos de personalidad de los dueños con sus mascotas felinas.

Por Jose Manuel Cano

La personalidad del humano se refleja en al del gato

Ya sabemos que los gatos pueden llegar a ser tan 'neuróticos' como sus dueños, pero... ¿existe realmente un lazo de unión entre la personalidad de los felinos y los humanos que los cuidan? Vamos a averiguarlo.

Podemos decir, sin temor a equivocarnos, que la personalidad humana afecta sustancialmente a otras personas, especialmente cuando las otras segundas están al cuidado de las primeras. Lo hemos visto infinidad de veces entre padres e hijos. Sin embargo, hasta ahora se sabía relativamente poco en la relación de los humanos con los 'no humanos', en este caso sus animales de compañía. Pues bien, de las interacciones entre ambos se extrajo una información valiosa ya que, en la mayoría de las ocasiones, los propietarios asumieron el rol de cuidador principal, es decir, adoptaron el papel potencial de padre.

Según una nueva investigación de varios científicos del Reino Unido, efectivamente existe una correlación entre los rasgos de personalidad de los dueños con sus mascotas, lo que sugiere que, en cierta medida, el gato puede absorber y reflejar ciertos aspectos de la personalidad de su mejor amigo humano. 

Este estudio exploró la relación entre la personalidad del dueño y los estilos de vida a los que los gatos están expuestos en su vida. Además, exploró la personalidad del propietario en relación con el comportamiento y el bienestar de su compañero felino. Los dueños de gatos respondieron con suma precisión a esta encuesta que examinaba su personalidad, su salud, su comportamiento y su particular relación con el gato en cuestión

"Muchos propietarios consideran a sus mascotas como un miembro más de la familia y forman estrechos lazos sociales con ellos", adelanta la investigadora de bienestar animal Lauren Finka, perteneciente a la Universidad de Nottingham Trent. "Por lo tanto, es muy posible que las mascotas se vean afectadas por la forma en la que interactúan con los humanos. Las diferentes relaciones que se establecen en este sentido están influenciadas por las diferencias de personalidad entre los humanos y sus propias mascotas".

Los gatos adoptan, en cierto modo, la personalidad de sus dueños

Finka y su equipo encuestaron a más de 3.000 personas, todas ellas dueñas de gatos, formulando una serie de preguntas cuyas respuestas midieron en una escala conocida como BFI (Big Five Inventory), una medición de los rasgos de personalidad que tiene en cuenta cinco factores de la conducta humana: su amabilidad, su  conciencia, su extroversión, su neuroticismo y su afecto a los demás. Los resultados que obtuvieron concluyeron que existen una serie de correlaciones que no sólo predicen el bienestar general del gato en su convivencia con el humano, sino también su propia personalidad. 

Los dueños también proporcionaron información sobre su salud y su físico, el tipo de raza de gato que poseían, su manejo de ciertas situaciones con el animal y los diferentes comportamiento de sus gatos. Se utilizaron modelos mixtos lineales generalizados para identificar las relaciones existentes. Además, también se tuvieron en cuenta una serie de factores externos que podían tener implicaciones en el bienestar de la gran mayoría de los felinos. 

Por ejemplo, cuando un individuo presenta un alto grado de inestabilidad emocional o neuroticismo, su gato suele sufrir también "problemas de comportamiento" relacionados con agresiones, ansiedad o miedo. Del mismo modo, estos mismos felinos presentan conductas cercanas al estrés y problemas físicos o médicos relacionados con el sobrepeso. 

Se da la circunstancia de que el nivel de neuroticismo es mayor cuando el gato no es de pedigrí, mientras que la probabilidad es menor cuando el animal es de raza pura

De tal amo, tal gato

Cierto es que estas asociaciones entre la personalidad del dueño y el comportamiento de su mascota ya se habían estudiado anteriormente, pero en esta ocasión la investigación ha llegado aún más lejos pues ha hallado nexos de unión en varias parcelas de la personalidad hasta ahora no estudiadas.

Las investigaciones concluyeron que los dueños de gatos más extrovertidos tenían a su cargo a felinos que disfrutaban más de la libertad y eran más propensos a salir de casa y explorar, mientras que las personas más introvertidas tenían a su cargo a mascotas que se sentían más cómodas en interior. Del mismo modo, los participantes que se consideraron agradables aseguraron que estaban más satisfechos con sus gatos que los otros encuestados.

El nivel de amabilidad se asoció a un mayor nivel de satisfacción de los propietarios con su gato y con una mayor probabilidad de que los propietarios informasen de que sus gatos estaban en un peso normal. 

El propietario con más nivel de conciencia se asoció al gato que mostraba un patrón de conducta menos ansioso o temeroso, agresivo o distante, aunque más gregario   

Evidentemente, esta correlación no se produce por casualidad. Los investigadores consideran que esto ocurre por algo, aunque avanzan que aún necesitarán más estudios similares para atar sus teorías. "La mayoría de los propietarios desean brindar el mejor cuidado posible a sus gatos, por lo que estos resultados destacan por la importante relación que existe entre la personalidad del humano y el bienestar del animal", comenta Finka.

"Se necesitan más estudios para investigar la naturaleza causal de esta relación, para ver cómo y por qué las personalidades de los propietarios influyen directamente en la conducta y el bienestar de sus gatos", culmina la investigadora.

Un apasionante campo por estudiar

No obstante, los hallazgos son menos sorprendentes de lo que se podría intuir al principio. Las personas que aman a los gatos lo saben y son conscientes de ello cuando el felino llega nuevo a la familia. Igual que los niños vienen adoptar comportamientos y maneras de sus padres, a los gatos les ocurre algo parecido. 

gato con su dueño
Los gatos son muy sensibles y su condición está tremendamente afectada por las personas con las que comparten su mundoShutterstock

Danielle Gunn-Moore, una investigadora de la Universidad de Edimburgo ajena a este estudio, resumió esta idea de la que hablamos en una sola frase cuando fue entrevistada por The Times: "Los gatos son un mini-yo".  

"Los gatos son criaturas sensibles que están fuertemente afectadas por las personas que les rodean. Están íntimamente vinculadas con sus dueños y este afecto es mutuo", añadió Gunn-Moore.

La forma en la que tratamos a nuestros pequeños amigos bigoutudos tiene un impacto demostrado en su salud fisiológica y psicológica de una manera que ni nosotros mismos podemos ser conscientes. Necesitamos saber mucho más sobre este tema y profundizar en cómo funciona este enlace 'telepático' que existe con nuestros compañeros de vida. 

"Hay que recordar que los gatos no siempre encuentran una vida fácil cuando se convierten en mascotas", comentó Finka. "Es importante que seamos conscientes de ello y de cómo nuestro comportamiento puede afectarles, tanto de manera positiva como negativa", finalizó.