Ahora en Wamiz :
wamiz-v3_1

Publicidad

Encontraron un gato totalmente congelado que experimentó una trasformación jamás imaginada

gato congelado © Youtube

Una llamada telefónica alertó del deplorable estado de un gato aparentemente atropellado y al borde de la congelación. Sus rescatadores lograron salvarle la vida milagrosamente y ahora recuerdan lo fácil que es ayudar a los animales desprotegidos e indefensos.

Por Jose Manuel Cano, 9 mar. 2019

Archie, el gato que nos heló el corazón

Increíble noticia la que nos llega desde Indiana, Estados Unidos. Allí hemos conocido a Archie, un pequeño gato callejero de apenas tres años de edad que puede presumir de haber 'resucitado'.

Archie fue encontrado una fría noche del mes de enero de 2019 en Muncie, una pequeña localidad situada en el condado de Delaware. Se encontraba debajo de un vehículo y su situación vital era casi irreversible. El gato estaba congelado, completamente paralizado sobre el oscuro asfalto de la carretera y con sus dos patas traseras fracturadas. Quienes lo encontraron lo dieron prácticamente por muerto. 

El gatito estaba completamente embarrado, frío, muy mojado y casi al borde de la congelación, pero seguía con vida. Al acercarse, la persona que lo encontró vio que el pequeño felino aún respiraba y se agarraba a la vida a duras penas. "Estaba como llorando", comenta Natalie Beach, oficial de Control de Animales de Muncie. Ella fue quien respondió a la llamada de auxilio de la ciudadana que encontró al gato, una sorprendida mujer que quiso ayudar al pequeño.

Archie no podía caminar ni hacer sus necesidades cuando fue rescatado. Su estado de congelación era muy preocupante. "Hay que tener en cuenta que cuando tienes frío, es casi doloroso. Estaba empapado y sucio. Si observas las fotos, el gato parece casi negro cuando realmente es un gato de color claro cuando está limpio y caliente", añade Natalie.  

Con semejante panorama, salvar su vida se antojaba una tarea casi milagrosa. De hecho, se barajó muy seriamente la posibilidad de sacrificarlo para poner fin a su agonía, pero hubo algo en Archie que convenció a sus rescatadores: había que intentar devolverle la vida. Los cuidadores del Control de Animales de Muncie trasladaron al gato al Hospital Veterinario de Maplewood, donde lograron salvar su vida. Allí apareció un ángel en el camino de Archie. Se llama Natalie Adams, una veterinaria que fue testigo de la salvación de aquel pequeño gato congelado que derritió su corazón. Ella misma se llevó al desventurado gatito a casa. 

"Fue bastante complicado mantenerlo con vida", recuerda Adams. "Se habló de poner fin a su sufrimiento, pero después de pasar un rato con él,después de escucharlo ronronear y verlo interactuar con todos, no había debate. No estaba sufriendo. Quería estar aquí con nosotros, merecía una oportunidad", comenta ahora orgullosa su dueña. 

"Aquella noche, cuando me senté en el sofá, lo puse en mi regazo y se quedó dormido en mis brazos, eso fue todo", dijo Adams. "Tengo una debilidad por los animales desamparados. No están solos, supongo que solo necesitan una oportunidad", explica Adams.

Sufrió daños irreversibles

Su cola tuvo que ser amputada para facilitar el proceso de vaciado de su vejiga tres veces al día. Ahora bien, con el tiempo, Archie recuperó la capacidad de 'ir al baño' por su cuenta. No sin dificultades, Archie llega a donde quiere gracias únicamente a sus patas delanteras. Sus extremidades traseras están prácticamente inservibles, probablemente como resultado de ser atropellado por un coche justo antes de que lo encontraran congelado en aquel barrio de Muncie la noche del 28 de enero.

La buena noticia es que Adams y su esposo no dudaron a la hora de adoptarlo y logró salvarse gracias a una simple llamada telefónica de una ciudadana preocupada. Así de sencillo. 

El Centro de Educación y Cuidado de Animales de Muncie anima a las personas a avisar rápidamente si observan cualquier animal solitario por las calles

Del mismo modo, el centro recuerda que tiene muchos gatos y perros en espera de ser adoptados. 

Un 'chico' con suerte

El pequeño gatito se unió así a una gran familia feliz de mascotas en la que conviven muchos gatos y perros que recorren de arriba a abajo la gran casa de los Adams. "Su mejor amigo es en realidad mi mastín de 56 kilos", comenta con cierta guasa su dueña. "Él es su mejor amigo. Archie se ha adueñado de su cama y los dos se abrazan muchísimo".

Es probable que Archie no pueda volver a caminar jamás sobre sus cuatro patas. Sus dueños le han apañado una especie de silla de ruedas para apoyar sus dos extremidades traseras, pero él prefiere moverse por sí solo a su plena libertad. No le gusta el carrito. Ha recuperado algo de fuerza en sus patas traseras y por eso prefiere desplazarse por sí mismo. Aún así, sus dueños le someten a un masaje diario y está siguiendo una terapia de cordinación de sus patas.

archie comiendo
Aunque no podrá volver a caminar sobre sus cuatro patas, Archie se ha recuperado de forma milagrosa.©Youtube

Eso sí, sigue conservando su alma de vagabundo. Archie se lanza a cada comida como si fuera la última. Desde que lograron salvarlo en Maplewood, ya demostró sus ganas de vivir arrastrándose rápidamente por el suelo para alcanzar su almuerzo recién preparado y devorarlo. "Es muy extrovertido", dice Anna Adams, técnica veterinaria registrada y gerente de la oficina del Hospital de Animales Maplewood. "Realmente le encanta la comida. Es como su gran motivación".