Galgo español

Otros nombres: Lebrel español

Galgo español

El Galgo es un perro muy enérgico a la vez que discreto, de aspecto elegante y esbelto, tiene un buen carácter y es dulce con su familia adoptiva. Se integra fácilmente a familias de todo tipo, incluso con niños, con los que se mostrará cariñoso a pesar de tener fama de ser un perro distante. Sin embargo, este perro de aspecto noble es el que más sufre maltrato al ser utilizado exclusivamente como perro de carreras o de caza. En ocasiones es abandonado, llegando a acabar cruelmente con su vida, si obtiene malos resultados o cuando se hace mayor. Numerosas asociaciones europeas luchan para salvar al Galgo español, un perro tranquilo y afable que no merece ser tratado como una mera herramienta. 

Información principal sobre el Galgo español

Esperanza de vida del Galgo español :

5

19

10

14

Carácter :

Cazador

Tamaño :

Origen e historia del Galgo español

Su nombre podría provenir de una contracción de “gallicus”, siendo su antepasado un Lebrel galo, llegado a España a través de Francia con los Celtas en el siglo VI a. C. A pesar de que su origen es certero, poco o nada se conoce de su ancestro francés, lo que hace tambalear esta teoría. Es más probable que el Galgo descienda de lebreles orientales llegados a España por África, y que posea genes del Greyhound, perro al que se parece bastante.

Grupo FCI

Grupo FCI

Grupo 10 - Lebreles

Sección

Sección 3: Lebreles de pelo corto

Características físicas del Galgo español

    Tamaño de un Galgo español adulto

    Perra : Entre 60 y 68 cm

    Perro : Entre 62 y 70 cm

    Peso de un Galgo español adulto

    Perra : Entre 25 y 30 kg

    Perro : Entre 25 y 30 kg

    Color del pelaje

    Negro
    Rojo

    Tipo de pelo

    Corto

    Color de ojos

    Marrón

    Descripción

    El Galgo español es un perro de buen tamaño con un esqueleto compacto y una cabeza larga y estrecha, una gran capacidad torácica, una barriga muy hundida y una cola larga. La cabeza es proporcional al resto del cuerpo, seca y alargada. Las líneas cráneo-faciales son divergentes. Los ojos son pequeños, oblicuos y almendrados. Las orejas, de base amplia, son de implantación alta y se portan en rosa cuando el perro está en reposo y semi erectas cuando el perro está atento. La cola, gruesa en la base e insertada en lo bajo, cae entre las piernas en forma de hoz cuando está en reposo, casi rozando el suelo: una característica esencial para que el ejemplar sea considerado típico. Las extremidades son rectas y delgadas, paralelas y perfectamente niveladas.

    Conviene saber...

    Puede ser difícil de encontrar fuera de España, aunque es cada vez más visible en exposiciones caninas.

    Carácter

    • 66%

      Cariñoso

      Es de carácter reservado, típico de los lebreles, es apreciado precisamente por eso, por su discreción y por el afecto sincero que siente por su amo.

    • 66%

      Juguetón

      No es muy juguetón con los niños, pero sí puede disfrutar rastreando.

    • 66%

      Tranquilo

      Es un perro muy tranquilo, sereno y dulce que disfruta de largas siestas diurnas. Sabe ser discreto a pesar de su tamaño, aunque durante sus paseos puede dar muestras de una energía explosiva si avista un presa.

    • 66%

      Inteligente

      Puede resultar difícil obtener buenos resultados en ciertas actividades caninas que requieran de mucha concentración y disciplina, como el dog dancing, por ejemplo. Es importante comenzar su educación desde cachorro.

      Sin embargo, el Galgo es un animal dotado de capacidades innegables que podrá sacar a relucir con métodos educativos respetuosos.

    • 100%

      Cazador

      El Lebrel español es un cazador de liebres innato, pero también captura zorros, conejos o jabalíes.

      Al ser criado exclusivamente para su empleo en la caza, muchos de ellos sufren la ira de sus dueños cuando no obtienen los resultados deseados o cuando la temporada de caza termina.

    • 100%

      Miedoso con los desconocidos

      El Galgo aparenta ser frío, despegado y casi altanero frente a los desconocidos, a los que tiene tendencia a ignorar, pero jamás será agresivo.

    • 33%

      Independiente

      Como todo buen lebrel, el Galgo español es considerado un perro independiente a causa de su temperamento distante y reservado.

      Sin embargo, el Galgo no es precisamente un animal autónomo: es feliz recibiendo estímulos y cariño por parte de su familia adoptiva, aunque sabe apartarse para reposar en calma.

      Comportamiento

      • 66%

        Adaptación a la soledad

        Puede permanecer solo si ha sido educado desde pequeño a tolerar las ausencias de sus amos. Es importante hacer que se ejercite antes de pasar mucho tiempo a solas para evitar que se aburra.

      • 66%

        Obediente

        A los perros de esta bella y noble raza se les suele adoptadar a través de asociaciones que luchan para rescatarlos del abandono y el maltrato. 

        Es de esperar que su educación sea diferente a la de un cachorro de pocos días o semanas de vida, ya que muchos han vivido experiencias traumáticas.

        Para educar, o más bien reeducar a un Galgo, es necesario armarse de paciencia y dulzura, y tener en cuenta su pasado para lograr quitarle el miedo a un perro maltratado. Hay que brindarle un entorno seguro y estable, responder a sus necesidades de ejercicio físico y jamás utilizar la violencia para hacerse “respetar”. 

        Estos perros tienen un carácter cerrado que necesita de fuertes dosis de firmeza y coherencia, siempre dentro de los límites de la afabilidad.

      • 33%

        Ladrador

        Al ser de naturaleza discreta, el Galgo ladra rara vez.

      • 100%

        Tendencia a escaparse

        Gracias a su instinto de depredación y su rapidez, ¡el Galgo tiene todas las papeletas para salir corriendo tras una presa sin mirar atrás! Es necesario, si vive en el campo, cercar su entorno con una valla firme y alta, ya que puede saltar muy alto.

      • 33%