Noticias :
wamiz-v3_1

Publicidad

Leucemia felina: TODO lo que no debes pasar por alto

Síntomas de leucemia en gatos advice
© Shutterstock

La leucemia en gatos se trata de una enfermedad grave altamente contagiosa. Está causada por un virus que ataca el sistema inmune del animal, debilitándolo y dejándolo expuesto a multitud de patógenos. Su control es fundamental para evitar que los gatos se contagien, sin embargo puede ocurrir, por lo que es muy importante saber reconocer los síntomas lo antes posible.

Por Rodríguez Paula

¿Qué es la leucemia en gatos?

Se trata de una enfermedad de origen vírico, causada por un retrovirus conocido como FeLV. Ataca a nivel de la médula ósea provocando una disminución de células de la serie blanca, es decir, las células encargadas de la defensa del organismo. Lo que ocurre en este momento, es que el gato queda descubierto ante multitud de agentes patógenos del ambiente, sin fuerza para luchar contra ellos, por lo que las consecuencias son graves, incluso letales.

La leucemia felina está muy extendida entre la población felina, sobre todo en los gatos callejeros, por lo que es imposible que nuestros gatos domésticos estén totalmente libres de riesgo. Es una enfermedad muy contagiosa que se transmite a través de secreciones como saliva, heces u orina. También puede ocurrir la transmisión transplacentaria, es decir, una madre en gestación contagia a los cachorros a través de la placenta, y el contagio a través de la leche a gatitos lactantes.

No obstante, no todos los gatos que entran en contacto con el virus quedan infectados. El sistema inmunitario de algunos gatos es capaz de hacer frente al virus y/o puede quedar latente en el organismo, sin manifestar síntomas.

Síntomas de leucemia en gatos

En cuanto a la sintomatología, se trata de una enfermedad muy inespecífica que se puede confundir con otras patologías. Algunos de los síntomas más frecuentes son:

  • Depresión y letargia.

  • Pérdida de apetito.

  • Pérdida de peso.

  • Fiebre recurrente.

  • Ganglios linfáticos inflamados.

  • Problemas gastrointestinales como vómitos o diarreas.

  • Lesiones en la piel.

  • Es frecuente la aparición de “petequias”. Son pequeños depósitos de sangre coagulada, del tamaño de un lunar, que se observan en la piel e indican problemas de coagulación.

  • Problemas respiratorios como dificultad para respirar (disnea).

  • Infecciones bacterianas oportunistas.

  • Aborto en gatas preñadas.

  • En casos muy avanzados puede ocurrir la muerte.

Si quieres saber más sobre sintomatología en gatos, te recomendamos el artículo ''Signos y síntomas de enfermedades felinas que deberías conocer por el bien de tu gato.''

Diagnóstico de leucemia en gatos

Es fundamental la atención veterinaria urgente para un diagnóstico exacto de leucemia en gatos. Además de valorar todo el cuadro clínico y los síntomas que presenta el paciente, es necesario un estudio con pruebas complementarias como analítica de sangre (hematología / hemograma), bioquímica, estudio ecográfico y pruebas serológicas.

La leucemia en gatos suele dar los siguientes resultados:

1. Hematología

Como sabemos, el virus de la leucemia en gatos ataca a la médula ósea. La médula ósea es la fábrica de producción de las células sanguíneas, por lo que tendremos todos los valores hematológicos alterados. Nos encontraremos ante casos de anemia, disminución de la cantidad de plaquetas (trombocitopenia), y bajada drástica de glóbulos blancos; excepto de los linfocitos. La cantidad de linfocitos inmaduros será exagerada, siendo la causa principal del desarrollo de cáncer (linfoma).

2. Bioquímica

Dependiendo de los órganos afectados, se alterarán unos parámetros bioquímicos u otros. Normalmente, suele darse un desajuste en parámetros hepáticos (hígado), glucosa y proteínas totales.

3. Estudio ecográfico

Mediante la ecografía, se podrá valorar qué órganos están afectados y así, acercarnos al pronóstico del gato. Las alteraciones más frecuentes son un agrandamiento del hígado, bazo y ganglios linfáticos.

4. Pruebas serológicas

Se trata de pruebas confirmatorias de enfermedad. Son capaces de detectar el antígeno o porciones de ADN del virus de leucemia felina en la sangre del gato. Estas son pruebas más específicas que suelen interpretar laboratorios externos a la clínica. Las más conocidas son test ELISA, PCR o IFA.

Leucemia felina: tratamiento

Respecto al tratamiento de la leucemia en gatos, nos encontramos ante una enfermedad que no tiene cura.

No existe un tratamiento que acabe con el virus de la leucemia felina, aunque esto no significa que el gato infectado no pueda tener calidad de vida. Por lo tanto, el tratamiento irá dirigido a tratar la sintomatología y a mantener controlada la enfermedad. De esta forma, y con ciertos cuidados extras, los gatos con leucemia pueden alargar su vida por meses o años.

Para ofrecerle una buena calidad de vida, debemos evitar el estrés, no exponer a nuestro gato a otras enfermedades o contagios bacterianos, proporcionar una buena alimentación y acudir al veterinario periódicamente para chequeos rutinarios.

¿Se puede prevenir la leucemia en gatos?

Sí, es posible la prevención de leucemia en gatos si seguimos un buen plan vacunal. Aunque la vacuna no nos asegura al 100% estar libre de la enfermedad, sí que disminuye considerablemente la posibilidad de contagios. Lo ideal es vacunar contra la leucemia felina desde que los gatos tienen entre 8 o 9 semanas de vida y, sobre todo, evitar el contacto con gatos infectados y/o positivos a leucemia felina.

La leucemia en gatos es un problema grave y muy frecuente que debe preocuparnos. Sin embargo, este artículo es meramente informativo y ante cualquier duda o sospecha, lo mejor es que acudas a un profesional veterinario para que te aconseje sobre cómo actuar en estos casos.