Noticias :
wamiz-v3_1

Publicidad

Alerta golpe de calor: 5 síntomas de un gato con hipertermia

golpe de calor advice
© Shutterstock

Con la llegada del verano, el riesgo de insolación y golpe de calor en los gatos aumenta significativamente. Te contamos los 5 síntomas a los que debemos prestar atención, ya que la vida de nuestro gato podría estar en peligro. 

Por Jade del Arco

A medida que aumentan las temperaturas y llega la época de calor, es necesario controlar y proteger a nuestro gato para para que no corra el riesgo de entrar en hipertermia

Esto sucede a causa de un aumento excesivo de la temperatura corporal del felino, y puede tener consecuencias irreversibles para el animal, llegando a provocar, en algunos casos, incluso la muerte. Por eso es vital entender cómo prevenir tales ataques.

¿Cómo se produce un golpe de calor? 

Los síntomas más comunes de la hipertermia que debemos controlar en los gatos son 5: 

  1. Respiración cansada: los gatos no respiran con la boca abierta, a diferencia de los perros. Y si esto ocurre es síntoma de que hay un problema. En general, este tipo de respiración hace que el gato abra la boca y saque la lengua para aspirar más aire, y su respiración se acelera.
  2. Babas: los gatos no son precisamente conocidos por babear -otra diferencia respecto a los perros-. Por eso, si un felino saliva más de lo habitual, será será necesario refrescarlo lo más rápido posible. 
  3. Agitación: otro de los síntomas de que el gato está demasiado caliente es que se muestre muy agitado, moviéndose en todas las direcciones. También puede dar la sensación de que está desorientado. 
  4. Encías rojas: si las encías de tu gato enrojecen o están muy pálidas de repente, hay un problema.
  5. Vómitos: igual que nos pasa a los humanos, un golpe de calor puede causar vómitos en el gato. Si esto sucede hay que actuar rápidamente para evitar que el felino se deshidrate.

Otros síntomas que no debemos subestimar son la debilidad y los temblores musculares.

Golpe de calor, ¿qué hacer si mi gato lo sufre?

Si tu gato presenta uno o más de los anteriores síntomas, tendrás que actuar con rapidez: será necesario bajar la temperatura del gato gradualmente, por ejemplo, llevándolo a un lugar más fresco de la casa y lejos de la luz solar (incluso cerca del ventilador, por ejemplo). 

También es importante mojar la boca del gato con un difusor para que ingiera líquidos, o alguna de estas formas de hidratarlo (y así evitar la deshidratación). Además, podemos aplicar paños humedecidos con agua fresca en el pelaje y la cabeza, ya que los gatos no son muy amigos del agua. 

Incluso si el gato muestra signos de mejoría una vez que haya bajado su temperatura, es recomendable llevarlo al veterinario para comprobar que no hay efectos secundarios.

Escrito por: Coryse Farina, redactora de Wamiz Italia. 
Traducido por: Jade del Arco, periodista especializada en arte y traductora.