Noticias :
wamiz-v3_1

ESPECIAL OLA DE CALOR

Publicidad

Cuando su dueño muere, este perro gigante hace algo increíble

perro gigante
© Facebook / Tierschutz Kelkheim

El gigante Paul, un pastor caucásico imponente, permaneció junto a su dueño, fallecido repentinamente, durante toda una semana sin comer nada. Ahora se encuentra en un refugio y se le está buscando un nuevo 'empleo' como perro guardián del rebaño. 

Por Jose Manuel Cano, 10 abr. 2019

Paul lloró a su dueño fallecido durante toda una semana 

Este gigante alemán ocupa hoy todo el protagonismo en nuestra particular sección de noticias entrañables. Su nombre es Paul y es un pastor caucásico o 'alabai' que ha encandilado a Alemania entera por un acto de pura generosidad desinteresada con su dueño. Este amigo de cuatro patas, enorme y blanco como la nieve, conmueve a los germanos después de saberse que permaneció junto a su dueño fallecido durante más de una semana sin separarse de él. 

Paul siempre trabajó como perro guardián del ganado junto a su propietario, un hombre que desgraciadamente falleció repentinamente cuando su única compañía era su noble perro. Pues bien, este gigante de 80 kilos permaneció junto a su dueño durante toda una semana, siempre a su lado, sin separarse de él ni un momento. El perro no comió nada durante todos estos días en los que mantuvo su fidelidad hasta límites insospechados

Su comportamiento ha sido sobresaliente y muy especial. Así lo define la supervisora del refugio de Kelkheim, donde ahora se encuentra, que asegura que no es normal que el perro se mantenga durante tantos días junto a una persona ya 'inerte'. "Paul estuvo a su lado todo el tiempo, nunca dio a su dueño de lado, ni siquiera después de su muerte. Le estuvo prestando atención durante toda una semana. No comió nada en todo ese tiempo. Otros perros habrían sucumbido al hambre y no habrían tenido reparos en comerse al dueño, pero Paul simplemente se sentó a su lado y no hizo ningún ruido. Solo esperó".  

Hay que recordar que el pastor caucásico es una raza de difícil crianza para un dueño sin experiencia. Son perros que solo respetan y obedecen a aquellos miembros de la familia que muestren dominación sobre ellos. Generalmente, son buenos con los niños, pero no los considerarán como sus dueños. Este tipo de perro desarrolla un fuerte vínculo con su dueño, pero muy raramente será completamente sumiso y seguirá órdenes a ciegas, ya que es un perro que principalmente confía en sus instintos, al punto de desobedecer las órdenes de su dueño en ciertas situaciones.

El perro está buscando un nuevo hogar

Pese a ser un perro guardián que sabe defenderse por sí mismo, Paul necesita que le ayudemos ahora. Este macho de siete años no se siente bien en el refugio al que ha sido trasladado. No es un sitio adecuado para él porque no es un perro 'diseñado' para salir a pasear de vez en cuandoNecesita volver a trabajar como perro pastor, por lo que se le está buscando un nuevo 'empleo' para que vuelva a proteger una propiedad.

En el refugio explican que Paul no es un perro mascota y que, por tanto, necesita un nuevo dueño que tenga mucha experiencia en la crianza de este tipo de razas, por lo que la búsqueda no es sencilla. Sus 80 kilos y la enorme envergadura del animal desaniman a muchas personas, que le consideran un perro bastante peligroso, pero nada más lejos de la realidad. 

Tal y como se aprecia en el vídeo, Paul es un perro muy cariñoso y amigable con las personas. "Él busca el contacto con nosotros, los humanos. Es muy cariñoso y a veces incluso se sienta en mi regazo como si fuese un pequeño perro mascota. Me empuja con la cabeza, le encanta gatear y acariciar. Aunque gruñe como un oso, es muy agradable con la gente", aseguran igualmente desde el refugio de Kelkheim, un pequeño municipio de Alemania.

Si estás interesado o conoces a alguien que quiera adoptar a un perro de estas características y preparado para trabajar como perro pastor, puedes hacerlo pinchando directamente en este enlace.