Noticias :
wamiz-v3_1

ESPECIAL OLA DE CALOR

Publicidad

¡Un error inconcebible! Metió la ropa en la lavadora y cerró la puerta sin mirar...

gato sobrevive lavadora
© Fotograma de 'The beatiful washing machine' (James Lee, 2004)

Un día cualquiera, una acción tan cotidiana como encender un electrodoméstico. Pero a veces el peligro acecha en cualquier parte...

Por Ismael G. Cabral, 26 jun. 2019

Hace una semana Carroll-Kirchoff puso una lavadora. Nada extraordinario hay en ello, salvo que siempre que pone la colada ella se asegura de que ninguno de sus tres minimos esté en el interior, echándose un sueño con la ropa sucia. 

Un accidente estremecedor

Bueno... esta última vez se le olvidó supervisar esto. Y pasó lo que nunca tenía que haber pasado.  Casi 40 minutos después, cuando la lavadora terminó su ciclo, se acercó para sacar la ropa y tenderla. Y al abrir el tambor divisó el rabo blanco de uno de sus gatos. Se le heló la sangre. 

De alguna manera, Felix, un gato recogido de la calle de solo un año, se había colado en el interior y había pasado desapercibido para su compañera humana. Cuando sacó al animal todavía estaba con un hilo de vida, pero agonizaba. Inmediatamente llamó a su padre -ella no conduce- y llevaron al animal a la Clínica Referral Center de Minnesota (EEUU). 

Las siete vidas de un gato

Increíblemente Felix ha sobrevivido, aunque sus secuelas son grandes. Ha perdido una gran cantidad de visión por culpa del jabón y los productos químicos, y tiene neumonía. Estuvo varios días en observación y con oxígeno asistido.

Nunca me perdonaré el descuido, he estado en shock durante varios días”, reconoce su mamá humana. “No olvidaré este accidente el resto de mi vida”.

La factura veterinaria es, además, enorme. Y Carroll-Kirchof abrió en GoFundMe una campaña para ayudar a pagar toda la atención clínica (¡alrededor de 7.000 dolares!).

gato sobrevive lavadora
Este es Félix, un superviviente al centrifugado de la lavadora. ©CNN

Un descuido que no olvidará

Ella trabaja en una peluquería de mascotas y lleva viviendo con gatos 11 años. También es voluntaria en un centro de rehabilitación de fauna silvestre. “Este suceso me ha dado más fuerza para luchar por los animales durante el resto de mi vida”, ha reconocido.