Ahora en Wamiz :
Wamiz Logo

Publicidad

Su pastor alemán se sintió mal: el veterinario le hace una radiografía y ¡se lleva las manos a la cabeza!

pastor aleman radiografia

El perro escondía algo en su interior

© Facebook

El perro llamado Benji escondía algo en su interior que nadie podía ni imaginar. ¿Cómo es posible que ese objeto llegara ahí? Una pista: alguien cogió con ganas las fiestas navideñas...

Por Lola Duarte , 1 feb. 2020

Benji es un perro de raza pastor alemán que, pese a tener ya 8 años de edad, cometió una trastada digna de un cachorro 😋😋😋. El perro parecía molesto, no se sentía bien, así que sus humanos decidieron llevarlo al veterinario para averiguar qué le ocurría. Al realizarle la radiografía, el veterinario descubre de qué se trata y ¡se lleva las manos a la cabeza! 😱😱😱

A la vez que se produce este malestar de Benji, la familia no encuentra por ninguna parte las luces del árbol de Navidad. La madre de la familia decide llamar a su hija, Olivia Mullen que todavía estaba en su trabajo en Machester, ciudad donde ocurrió todo esto. Le contó la situación y la pregunta era inevitable, ¿se habría comido Benji las luces? 

Descubre aquí todo lo que necesitas saber sobre un perro pastor alemán

El perro tenía las luces de Navidad en el estómago

¿Adivinas la respuesta? Sí, tal y como sospechabas el pastor alemán se tragó ¡nada menos que todo un cable de luces navideñas de 80 centímetros de largo! Se ve que alguien cogió con ganas las pasadas Navidades. El veterinario lo pudo ver con plena claridad en la radiogradía que le realizó al perro: todas estaban en su estómago, ¡se las zampó!

Evidentemente Benji se había comido las luces, pero a la familia no le encajaba del todo esto. Al parecer el perro nunca mostró interés por comerse cosas como las zaptillas de andar por casa de sus humanos o los juguetes. ¿Qué le llevaría a comerse parte del árbol navideño?

 

100% still a good boy 🐶

Posted by iRadio on Sunday, December 22, 2019


Según les explció su veterinario, David Owen, "las luces brillantes de Navidad pueden ser extremadamente atractivas para perros o gatos". Desafortunadamente, como cualquier artilugio tan largo, como una cuerda, pueden resultar muy peligrosos para ellos si lo ingieren

"En la jerga veterinaria llamamos a esto un cuerpo extraño lineal. Un objeto de este tipo puede quedar atrapado en el estómago y, al no poder pasar a través de los intestinos, corta el tejido como un alambre para cortar queso", advirtió. Dada la gravedad del asunto, tuvieron que someter a Benji a una cirugía para extraerla las luces. Afortunadamente, todo salió según lo planeado y Benji regresó a casa junto a su familia