Publicidad

¡8 trucos facilísimos para refrescar a un gato en verano!

como refrescar a un gato en verano

Los gatos necesitan protegerse del calor

© Shutterstock / Irina Kovynyova

Los gatos también sufren con las altas temperaturas. Aquí tienes una guía para saber cómo refrescar a un gato en verano. 

 
Por Rocío R. Gavira

Publicado el

Los gatos también sufren por las altas temperaturas del verano, especialmente con las olas de calor. Aunque son capaces de regular su propia temperatura corporal, es importante saber cómo refrescar a un gato para evitar males mayores como un golpe de calor

¿Cómo refrescar a un gato en verano?

Aparte de las cosas básicas como mantener la casa fresca o que el gato siempre tenga agua a su disposición, aquí hay 8 trucos facilísimos para aliviar el calor del gato en pleno verano. 

1. Cepilla el pelo del gato con regularidad

La muda de pelo del gato suele producirse en primavera. Su pelaje le sirve para protegerlo del frío, el calor, la humedad e incluso la contaminación. Es su mejor aliado además de otorgarle ese encanto y belleza felina.

Al cepillar a tu gato, eliminarás el pelo muerto que puede hacer que se sienta acalorado

Cuando llega el calor, el gato muda pelo para regular su temperatura.

2. Usa un guante húmedo sobre el pelaje del gato

Puedes usar un guante húmedo sobre la cabeza del gato, incluso a lo largo de todo su cuerpo, así como en la barriga. De esta forma calmarás el calor del gato y sufrirá menos.

3. Equípate con un nebulizador

Otra forma de refrescar a tu gato en verano es un nebulizador. Es un dispositivo que rocía con una fina cortina de agua, como habrás visto algunas terrazas o restaurantes. 

Guarda el nebulizador en un lugar fresco antes de usarlo. Recuerda no rociar al gato directamente en la cabeza y situarlo a veinte centímetros de su cuerpo para que las gotitas caigan por todas partes.

4. Cubitos de hielo en el agua del gato

Sí, se le puede dar hielo a un gato con moderación. Coge pequeños cubitos de hielo y échalos en el cuenco del agua del gato. De esta forma, su agua estará fresca por más tiempo. 

El hielo en el agua del gato la matendrá más fresca ©Shutterstock / Yuliya Papkova

5. Coloca cuencos de agua en varios sitios

Los cuencos con agua deben colocarse en lugares estratégicos, sitios por donde suela pasar el gato, a la sombra y donde el agua se mantenga fresca. Una buena idea para animarle a beber y asegurar su hidratación.

6. Un paño húmedo frente a una salida de aire

En el caso de no contar con ventilador o aire acondicionado en casa, prueba esto. Baja las persianas, abre las ventanas y frente a ellas coloca un paño húmedo. Las corrientes de aire secarán el trapo esparciendo la humedad y enfriará toda la habitación.

7. Alfombra refrescante para gatos

Una alfombra refrescante para gatos puede ser la mejor aliada frente al calor. Una vez esté fría, colócala debajo de su cama favorita, debajo de un paño puesto en un lugar que le encante o directamente ofrécele la alfombra como cama. El gato podrá acostarse bien fresco y en paz. 

Estas fuentes incentivan que el gato beba agua © Shutterstock / Lightspruch

8. Fuentes eléctricas para gatos

Para refrescar a tu gato en verano, ¡nada mejor que una fuente eléctrica! Este aparato ofrece un flujo continuo de agua que atrae al gato y le anima a beber lo suficiente para mantenerse bien hidratado.

Cómo saber si mi gato tiene calor

Los gatos expulsan el calor excesivo por la boca y sus glándulas sudoríparas ubicadas en las almohadillas. Suelen usar el lamido de su lengua para humedecer su cuerpo y aliviarse a ellos mismos el calor.

Golpe de calor en gatos

Si el gato presenta jadeos, temblores o convulsiones, es posible que esté sufriendo un golpe de calor que dispara su temperatura corporal (más de 42ºC). Ante esto, acude a atención veterinaria urgentemente. 

Helados para gatos

Siempre y cuando sean caseros, puedes darle. Hacer helados para gatos es sencillo. Usa trozos de manzana, pera, zanahoria o calabaza, por ejemplo, añade leche vegetal de cereal, mezclas, rellenas los moldes y a congelar durante un día.

También puedes mezclar la comida húmeda de tu gato con un poco de agua y colocar en moldes de helado. Más sencillo todavía e ideal para refrescar a tu gato en los días de más calor. 

Artículo revisado por:

Francisco Reina
Auxiliar veterinario

Comentarios
0 mensajes
Confirmar la supresión

¿Seguro que quieres borrar el comentario?

Comentar