Noticias :
wamiz-v3_1

ESPECIAL OLA DE CALOR

Publicidad

Su perro hace caca en su jardín, lo que tiene que pagar por ello le costará el sueldo de un mes

perro caca
© Pixabay

El vecino había ignorado hasta cinco advertencias previas de las autoridades tras las quejas de los vecinos por el mal olor que emanaba de la finca. 

Por Jose Manuel Cano, 4 mar. 2019

¿Te pueden multar por no recoger la caca de tu propia casa?

El debate está abierto. Craig Wood, un vecino de la localidad de Benfleet, Essex -condado situado al este de Londres-, fue multado con 1.500 libras (unos 1.750 euros) por no limpiar los excrementos de su perro... ¡de su propio jardín! 

Ahora bien, este caso parece bastante claro a tenor de las incomodidades que estaba causando al vecindario. Este joven de 25 años había ignorado previamente las advertencias de sus propios vecinos, quienes se habían quejado amargamente del hedor que emanaba de su propiedad por culpa de las deposiciones del perro. 

Los residentes se quejaron por primera vez del lamentable estado de la parcela en el verano de 2018, alegando que el desastre estaba causando un mal olor en la zona con las consiguientes incomodidades 'olfativas' para toda la comunidad vecinal. Por ello, recibió un primer aviso oficial que le requería a que eliminase el desorden y evitase que, en el futuro, volviese a acumularse suciedad derivada de las necesidades fisiológicas del perro. 

Sin embargo, el señor Wood hizo caso omiso a la orden y, tras recibir varias advertencias más de las autoridades, finalmente fue llevado ante el juez. Según informa el diario británico Daily Mail, Craig Wood llegó a comparecer ante el Tribunal de Magistrados de Basildon tras desoír hasta cinco advertencias del Consejo del Condado de Castle por no limpiar las cacas.

El juez, inflexible

En esta ocasión el juez no vaciló y y le impuso una multa de 1.485 libras, una cantidad a la que agregó otras 31 libras adicionales en concepto de recargo a las víctimas.

Un vecino de la zona afmirmó lo siguiente a la Gaceta de Halstead: "No vivo en el bloque, así que no lo traté directamente, pero me dijeron que algunos vecinos estaban muy frustrados por la situación. No puede ser agradable de ver, y todos sabemos que los excrementos de los perros apestan, por lo que estarían muy molestos si tuviesen que olerlo constantemente. La decisión del Consejo del Condado es acertada por tomar medidas contra él y espero que sirva un poco de advertencia para los demás". 

Un portavoz del Condado de Castle recordó que "se recibieron nuevas quejas y, a pesar de recibir una advertencia por escrito, el señor Wood continuó incumpliendo la notificación". En este sentido, este mismo portavoz aseguró que "se procesó exitosamente a este residente por cinco cargos de violación de un aviso de reducción amparándose en la Ley de Protección Ambiental de 1990".

El señor Craig Wood no pudo más que declararse culpable de cinco incumplimientos del aviso y por ello fue multado. Los costos totales del proceso, 1.290 libras, fueron adjudicadas al Consejo.

Sin embargo, los residentes aseguran que el jardín continúa hecho un desastre, incluso después de haberse consumado la orden judicial.