Noticias :
wamiz-v3_1

Publicidad

Cómo tratar a un gato macho en celo

Gatos macho en celo: todo lo que debes saber advice
© Shutterstock

Dentro de la especie felina, existe una gran diferencia entre el celo de las hembras y el de los machos. Podría considerarse que los gatos tienen el deseo de reproducirse en cualquier época y momento del año. No obstante, los gatos también muestran un comportamiento de celo que debemos tener en cuenta para adaptarnos a sus cuidados específicos. Aprende cómo reconocer un gato macho en celo y todo lo que debes saber sobre su actividad reproductiva.

Por Rodríguez Yanira

Características del gato macho en celo

El celo se define, para todas las especies animales, como el estado de excitación del apetito sexual donde son receptivos para la reproducción. Para este estado biológico, el animal debe ser maduro sexualmente (haber abandonado la pubertad), donde sus órganos reproductivos, óvulos y/o espermatozoides son funcionales y aptos para concebir un individuo nuevo.

Los gatos alcanzan su madurez sexual más tarde que las gatas. Las gatas pueden reproducirse por primera vez, entre los 5 y los 9 meses de edad aproximadamente (siempre con excepciones individuales), mientras que los machos lo hacen a partir de los 8 meses, incluso algunos pueden llegar hasta los 12 meses.

Otra diferencia con respecto a las hembras, es que no dependen de un ciclo biológico determinado, es decir, un gato macho en celo lo está de forma permanente. Manifestará el deseo de reproducirse si siente cerca una gata en celo.

Como las hembras incrementan su actividad sexual durante los meses de primavera y verano, los gatos machos también sentirán esa necesidad, pero esto no significa que no puedan reproducirse en invierno, sencillamente se estimulan más durante los meses de calor en respuesta a la actividad de las gatas.

Síntomas de un gato macho en celo

Al igual que las gatas, los gatos pueden mostrar un comportamiento que nos indique que está en celo y tiene deseo de reproducirse. La sexualidad de los gatos es muy escandalosa y no se privan de mostrar sus instintos, por lo que no será difícil observar los siguientes síntomas de gato macho en celo:

  • Un gato macho en celo se mostrará inquieto y excitado. Algunos pueden ponerse tan nerviosos que pierden peso, e incluso, comen menos de lo normal. Estará muy activo y merodea de un lado a otro sin consuelo.

  • Maullará constantemente y con intensidad. Muchas veces resulta molesto por lo alto que maúllan, de esta forma tratan de comunicarse con las hembras.

  • Orina con frecuencia y marca por todas partes. La orina del gato macho en celo está cargada de hormonas, para marcar territorio y suscitar a las gatas, por lo que tendrá un olor muy desagradable y más fuerte de lo normal.

  • Pueden mostrarse agresivos con otros machos y son frecuentes las peleas entre ellos. Debemos tener cuidado si conviven machos juntos y tenemos cerca una gata en celo.

  • Un gato macho en celo, que capta la señal de las hembras vecinas, puede tener tendencias escapistas. Es normal que los gatos se escapen de casa en busca de hembras para aparearse, con todos los riesgos que eso supone.

Cuidados especiales de un gato macho en celo

Un gato macho en celo puede necesitar más atención por tu parte, ya que se encuentra en una situación de frustración si no consigue aparearse con una hembra.

Es importante saber cómo cuidar a tu gato en esta condición especial. Para ello:

  • Préstale más atención. Tu gato necesita más mimos y cariño de los normal. Pasa tiempo con él y trata de que esté entretenido para que no desespere con su frustración.

  • Si convive con otros gatos y/o gatas, mantenlos separados. Esto es fundamental ya que, si convive con otro macho, lo más probable es que se peleen y, como sabemos, las peleas de gatos son muy violentas y peligrosas. Si convive con una hembra, en un descuido nuestro, podemos haber ampliado la familia. Si tienes dudas sobre que esto haya pasado, te recomendamos que eches un vistazo a ‘Síntomas y comportamientos de una gata embarazada’.

  • Asegúrate de que está comiendo. El exceso de estrés e intranquilidad puede hacer que pierdan el apetito y, por lo tanto, dejen de comer, pierdan peso y desarrollen otros muchos problemas.

  • No dejes que salga al exterior o sólo bajo tu supervisión. Si tienes una terraza o jardín donde suele tomar el sol, limita estas salidas ya que puede escaparse en busca de hembras. Correrá un gran riesgo en la calle ya que estará expuesto a multitud de peligros (coches, otros machos, enfermedades, etc.)

Esperemos que este artículo haya resuelto tus dudas sobre el gato macho en celo a la hora de reconocer y gestionar esta situación en casa.

Desde aquí te animamos a informarte sobre la esterilización en gatos, ya que puede reducir la incidencia de muchos problemas, así como la aparición de nuevas camadas indeseadas y abandono de gatitos.

Lea también