Noticias :
wamiz-v3_1

Publicidad

¿Por cuántas etapas pasa una gata que está en celo?

gata en celo advice
© Shutterstock

El celo de las gatas puede llegar a ser una época dura. Igual les da por rodar por el suelo, que por maullar, o por pedirte que la acaricies sin parar porque las hormonas la vuelven más cariñosa. Probablemente si estás leyendo esto es porque necesitas saber cuánto dura el celo de una gata y cuántos celos tendrá a lo largo de un año. Y desde Wamiz, en este artículo responderemos a esas cuestiones.

Por Rodríguez Yanira

Etapas del celo de una gata

Las gatas fértiles que no están esterilizadas son las que pueden ponerse en celo porque cuando se esteriliza se le extirpan los ovarios y, por lo tanto, deja de tener celo.

Si te preguntas cuánto dura el celo a una gata debes plantarte primero que el celo es un ciclo con distintas fases, que son normalmente 4, y que no sólo incluye el poco sangrado que tienen las gatas, sino que empieza antes. 

Las diferentes fases que componen el celo de la gata son: 

1. Proestro

Suelen durar de 1 a 2 días y marca el inicio del que será el ciclo de la ovulación. Aquí se empiezan a notar algunos signos que denotan que la gata está en celo, como que se vuelve más cariñosa y puede maullar más. Y aunque en esta fase los gatos ya sienten atracción hacia las hembras, éstas no están preparadas todavía.

2. Estro

Dura de 1 a 7 días y es lo que se conoce celo como tal. Es decir, que ya la gata muestra signos claros de estar en celo, como revolcones por el suelo o maullidos muy fuertes. Ahora sí que las hembras se muestran más receptivas a los machos y puede producirse la monta. Por lo cuánto dura el celo de la gata sería esta semana de manera explícita.

3. Intestro

De 7 a 14 días y funciona como fase de intervalo entre un estro y el que le sigue.

4. Anestro

Es el fin del ciclo, y en el que la gata ya no muestra ningún síntoma.

La respuesta a cuánto dura el celo a una gata es de alrededor de 10 días. Aunque en algunas ocasiones puede ser menor, y durar entre 3-5 días.

Número de celos que tiene una gata durante un año 

Las gatas que no han sido esterilizadas pueden llegar a entrar en celo con mucha frecuencia, sobre todo, durante los meses más cálidos y que componen el otoño y la primavera. Cada temporada puede llegar a abarcar varios celos. Así, una gata puede llegar a tener de 9 a 12 celos cada año

Un pequeño resumen de lo que pasa una gata sin castrar entre la primavera y el otoño:

  • Tendrá un celo durante una semana que conocemos como estro.

  • Descansará durante un par de semanas. 

  • Tras esas dos semanas, volverá a entrar en celo. Y así constantemente durante esos meses.

Por hacerte una idea, pongamos que tu gata entra en celo unas dos veces cada mes entre los meses que transcurren de marzo a octubre. Cada vez que tenga celo éste durará alrededor de una semana. Ya puedes hacerte una idea del número de veces que tu felino va a tener los síntomas de celo.

Ahora que ya sabes cuánto dura el celo de una gata puedes hacerte a la idea de lo molesto que puede ser tanto para el animal como para ti. Por eso, lo mejor que puedes hacer -en caso de que no te dediques a la cría o quieras que tu gata se reproduzca-, es esterilizarla. De ese modo consigues acabar con el celo y, por ende, acabas con las molestias también. Y es la única manera además de ahorrarte descuidos, y evitar la superpoblación de crías que luego nadie cuida. 

Si tu gata está en celo lo sabrás porque se pone más cariñosa, rueda por el suelo, maúlla alto y fuerte, se lame mucho los genitales, puede orinar fuera de su arenero, tiene pérdida de apetito y se pone en posición de monta. 

Muchos de los profesionales veterinarios te aconsejarán que lo mejor es esterilizarla, ya que es una intervención muy sencilla en la que el animal no sufre nada y que os ayuda a ambas: a ti porque la gata estará más tranquila; y a ella pues no sufrirá los efectos que produce el celo. No obstante, si recurres a ella deberás adaptarte ciertos cuidados, como la dieta

La decisión de esterilizar o no a tu gata dependerá de ti, siempre y cuando un veterinario no diga lo contrario. Si decides no esterilizarla es importante conocer todo lo que supone el celo para las gatas para tener siempre todo bajo control y evitar posibles contratiempos.