Noticias :
wamiz-v3_1

Publicidad

Castración de gato: Cuándo y cómo realizarla y recomendaciones

Castrar a un gato macho advice
© Shutterstock

La vida nos plantea situaciones en las que tomar una decisión puede ser una tarea complicada. Solemos escuchar el término “castración en gatos” pero ¿sabemos realmente en qué consiste? ¿Es lo que mi gato necesita?

Lo mejor es informarnos en profundidad, y estar aconsejados por un profesional veterinario, antes de decantarnos por una opción. Aunque en artículos anteriores hablamos sobre los pros y contras de la esterilización en gatos, en el presente veremos cuándo es el mejor momento para realizarla, centrándonos en los aspectos del gato macho, así como algunas recomendaciones que pueden resultar de utilidad.

Si estás interesado en conocer más sobre este tema, ¡sigue leyendo!

Por Rodríguez Paula

¿Qué es la castración en el gato?

La castración en el gato macho se trata de un procedimiento quirúrgico que tiene como objetivo, la extirpación de los testículos.

En terminología médica veterinaria recibe el nombre de Orquidectomía. Al retirar estas gónadas (testículos) del cuerpo del animal, se elimina la fuente principal de hormonas sexuales, concretamente de testosterona. También se imposibilita la capacidad de producir espermatozoides, es decir, de células sexuales.

La testosterona es la hormona encargada del comportamiento reproductivo, por lo tanto, se reduce el deseo sexual, se pueden minimizar los escapes de casa en busca de hembras en celo, se disminuye la agresividad hacia otros gatos, se reduce la necesidad de marcar territorio, se disminuye el riesgo de padecer ciertas enfermedades y, en definitiva, hace imposible la reproducción y la capacidad de tener descendencia. Con este último, se reduce la aparición de camadas indeseadas y, por lo tanto, el abandono y el destino de muchos de los gatos que vagan por nuestras calles.

Cuándo realizarla

Cabe destacar que la edad establecida para castrar a un gato macho todavía no es concluyente, y existen disparidad de opiniones entre los expertos. Un gato macho alcanza la madurez sexual (pubertad) entre los 6 y 7 meses (aunque siempre hay variaciones) lo que significa que es apto para reproducirse y tener progenie.  A partir de esta edad, comenzará a manifestar ciertos comportamientos sexuales y sus necesidades, o intereses gatunos, cambiarán. Por esta razón consideramos que:

  • Una buena opción es realizar la castración de un gato macho antes de esa edad (6 - 7 meses dependiendo del gato) ya que podemos prevenir malas conductas como el marcaje con orina, la agresividad hacia otros gatos o los escapes de casa en busca de gatas en celo.

  • Si te encuentras ante la situación de que tu gato ya es adulto y has decidido castrarlo, también observarás efectos en cuanto al comportamiento. Por ejemplo, algunos estudios universitarios han demostrado que el marcaje con orina se reduce con la castración, tanto antes como después de la pubertad, en lo único que influye la edad del gato es en la rapidez con la que desaparece esta conducta (si los resultados son inmediatos o desaparecen pasadas unas semanas o meses). La castración en la edad adulta también minimiza la posibilidad de padecer enfermedades como cáncer de testículos o de próstata. No obstante, el tiempo juega en su contra y para este aspecto, cuanto antes se realice la castración, mejor pronóstico tendrá.

  • Se puede realizar la castración a una edad más temprana. Se ha establecido el límite de edad mínima para la castración de gato macho en los 2 meses. No se han observado problemas en el crecimiento del animal, previene el desarrollo de enfermedades y la recuperación post quirúrgica es mucho más rápida. Se considera una buena opción en casos de refugios o albergues de animales que realizan control de la población felina, ya que a una edad muy temprana podemos detener el nacimiento de nuevas camadas indeseadas.

Recomendaciones sobre la castración de un gato macho

Nos gustaría resaltar que este artículo es meramente informativo, y sólo un profesional veterinario puede aconsejarte sobre qué es lo mejor para tu gato. Desde aquí apuntamos algunas pinceladas generales sobre la castración del gato macho, que pueden ajustarse o no a tu situación.

A continuación, describimos algunas recomendaciones que pueden ayudarte a tomar la decisión:

  • Con la castración, no solo se reducen problemas de comportamiento que pueden dificultar la convivencia en casa, sino que también disminuye el riesgo de sufrir enfermedades como cáncer de próstata o de testículos.

  • Si tu gato convive con otros gatos machos, puedes ayudar a reducir la agresividad entre ellos y, por lo tanto, el estrés y otras lesiones secundarias a estas peleas.

  • Con la castración del gato macho, se terminarán (o reducirán) las fugas de casa en busca de hembras para reproducirse, ya que sus intereses y necesidades cambiarán.

  • Si tu gato deja de vagabundear por las calles, evitarás que pueda ser atropellado o que se pelee con otros gatos y contraiga enfermedades víricas como la inmunodeficiencia y la leucemia felina. Además, tu gato no participará en la concepción de una nueva camada de gatitos que terminará en la calle, fruto de la superpoblación y abandono felino.

  • Con la castración, el metabolismo de los gatos se ralentiza, por lo que debes ofrecer una dieta equilibrada e indicada para gatos esterilizados, con el fin de prevenir la obesidad.

  • Con la castración, no se resuelven todos los problemas de comportamiento ya que sólo influye a los relacionados con la actividad hormonal. La castración de un gato macho no modifica su personalidad, por lo que si tienes problemas de conducta, recomendamos acudir a un especialista (etólogo felino).

En conclusión, debes informarte en profundidad acerca de la castración antes de tomar una decisión. La castración de un gato macho puede ofrecer multitud de beneficios, tanto de salud como de convivencia entre los miembros de la casa. De nuevo recordarte que sólo un profesional puede asesorarte sobre qué opción es la mejor para tu gato, para así asegurar el bienestar que tu minino se merece.