Noticias :
wamiz-v3_1

Publicidad

Castrar a mi gato, ¿sí o no?

castrar gato ventajas y desventajas advice
© Shutterstock

Cuando se habla de castrar a un animal, siempre se genera incertidumbre, y es que una decisión tan importante para nuestra mascota se debe pensar bien y sopesar tanto los pros como los contras. Lo más importante a la hora de crear estos debates es hacerlo con gente que sepa sobre el tema y realmente pueda darte consejos prácticos, claros y reales con los que puedas formular una buena decisión.

Por Bosch Maica

Diferencia entre castración y esterilización

En primer lugar, es importante conocer la diferencia entre ambos términos porque se suelen considerar como sinónimos y no es así en absoluto. 

Esterilización en gatos

Durante la esterilización, la operación que se lleva a cabo tiene como última finalidad evitar el embarazo, es decir, que no se interfiere ni en las gónadas de ambos sexos ni en los ciclos hormonales de la hembra. Así, tanto ovarios como testículos quedan intactos. La ligadura de trompas o la vasectomía se encontrarían entre este tipo de operaciones. 

El poder territorial de los gatos macho continuaría tras la operación, y el sentimiento de celo seguiría latente en las hembras.

Castración en gatos

Por otro lado, la castración es la extirpación total de los órganos sexuales, es decir extirpación de testículos en machos y ovario-histerectomía, o “vaciado”, en hembras. Esta operación comporta la pérdida total de celo y, por ende, de comportamiento sexual en ambos sexos.

Razones en contra de castrar a un gato

Por norma general, las razones que abogan por la negatividad de castrar a un gato tienden a ser razones más sentimentales, en las que se dice buscar el bienestar del gato o de la gata porque hay gente que piensa que estas operaciones son dolorosas. 

Algunas de las razones más comunes de la negativa a castrar a un gato son las siguientes:

1. Pensar que es un comportamiento antinatural 

En principio lo podría ser si el gato viviera en su medio natural, pero los gatos domésticos viven en casas -proporcionando numerosas ventajas a sus dueños- y, muchas de ellos, ni siquiera salen de ellas. Los que salen, normalmente viven en ciudades donde es peligroso que se reproduzcan sin control, sobre todo si no hay nadie que los vaya a cuidar después. 

2. Pensar que no debemos coartar su sexualidad

Los animales no entienden la sexualidad como las personas y, por lo tanto, no podemos aplicarles las mismas normas. Para los felinos el sexo tiene como único objetivo la reproducción y es la respuesta a un estímulo hormonal, como si fuera un mecanismo de respuesta para continuar con la especie.

3. Que les cambia el carácter

Esto sí es verdad-en parte-, ya que se vuelven más tranquilos porque no tienen esas subidas de hormonas, pero este cambio no es para nada malo. De hecho les ahorramos alteraciones en el carácter y frustraciones porque no pueden satisfacer su instinto animal. 

Muchas veces este cambio de carácter también viene dado por el propio crecimiento del animal. Esta operación se lleva acabo cuando el animal pasa a ser adulto, por lo que este cambio ya comporta un cambio de carácter de por sí.

Razones a favor de castrar a un gato

Las razones a favor de castrar un gato, por los beneficios que aporta, son numerosas. De hecho, algunos profesionales la recomiendan. Estas son:

Para hembras:

  • Eliminación del celo y todas las molestias que produce, así como la posibilidad de que tengan tumores en las mamas.

  • Disminución en el riesgo de contagio de enfermedades infecciosas como inmunodeficiencia, leucemia o peritonitis infecciosa.

  • Prevención en la infección de matriz, que suele ser una de las operaciones de urgencia más frecuentes en el área reproductiva.

Para machos:

  • Se vuelven más tranquilos y sumisos por lo que disfrutan más del día a día y dejan de tener mal comportamiento

  • Su esperanza de vida aumenta, ya que el animal no se contagiará en peleas ni desarrollará ningún tipo de infección en el tracto reproductor ni en la próstata.

Se podría decir que castrar a un gato siempre le aportará más beneficios que problemas a tu felino. Como mucho es una operación que dura media hora en hembras y, en machos, suele tardar incluso menos como unos quince minutos. Se les duerme completamente y no sufre en absoluto, además es tremendamente sencilla y la recuperación es fácil, tanto que en el mismo día ya puede irse a casa.

Durante la recuperación verás como el gato no tiene ningún problema, de hecho es bastante rápida. En un par de días ya estará en su rutina normal y volverá a ser el gato de siempre. Cabe destacar que el hecho de que las suturas ahora sean reabsorbibles hace que la preocupación por los puntos desaparezca, tan sólo hay que darle algún antibiótico de tipo suave para curarse en salud y que no sufra ningún tipo de infección en la herida.

Pese a todo, castrar o no a tu gato es una decisión que tú mismo deberás tomar. En todo caso, si desarrolla algún problema de salud o de comportamiento, podría ser tu veterinario quien lo determinara, pero la decisión siempre estará en tus manos.