Noticias :
wamiz-v3_1

Publicidad

Glaucoma en gatos: causas y tratamiento

Glaucoma en gatos advice
© Shutterstock

El glaucoma en gatos, es el conjunto de patologías que afectan a la dinámica del humor acuoso, haciendo que este aumente en el globo ocular y con él la presión intraocular, acompañados de una degeneración en el nervio óptico. Esto puede producir pérdida de visión en el ojo y mucho dolor.

Por ello, ¡sigue leyendo para conocer todos los detalles! 

Por Rodríguez Yanira

Causas del glaucoma en gatos

El glaucoma puede presentarse de dos formas: 

  • Primario: muy poco común y se suele presentar de forma congénita en gatos de más de 8 años de edad.

  • Secundario: más habitual, generalmente asociado a uveítis crónica.

El minino de raza siamés, está ligado al glaucoma, este suele ser primario de ángulo abierto. Por el contrario el gato burmés suele padecerlo primario pero de ángulo cerrado. 

Síndrome de dirección inadecuada del humor acuoso (SDIHA).

Posibles traumatismos producidos por peleas callejeras entre gatos o un golpe con algún mueble en casa o con una ramita al pasear por los jardines. 

Cataratas

El ojo adquiere un color azulado encima del iris y la pupila y poco a poco va perdiendo la visión.

Neoplasias

Tumores que pueden aparecer dentro del globo ocular, pueden ser uveales, intraoculares, detrás del ojo, etc. La mayoría de estos tumores ocupan el espacio en el ojo y van a producir presión en el mismo. 

Uveítis

La uveítis aumenta la tensión ocular que induce un aumento de la presión intraocular. 

Signos clínicos del glaucoma en gatos

El glaucoma es una enfermedad que no se detecta fácilmente, no muestra síntomas hasta que evoluciona. Por ello, no siempre se llega a tiempo y el minino puede perder la visión de uno o ambos ojos. 

Los signos más claros son: 

  • Desequilibrio o tambaleos al caminar. 

  • Cambio de color de ojos. Se vuelven de color azulado por encima y se confunde con cataratas.

  • Aumento de presión intraocular que produce dolor. Este dolor al principio será sútil y aumenta conforme se incrementa la presión interior en el ojo. 

  • Cambio de comportamiento. Se muestran apáticos y agresivos. 

  • Sistema nervioso afectado. Se producen problemas de coordinación. 

Diagnóstico del glaucoma en gatos

Una vez se reconocen uno o varios síntomas de los anteriormente descritos en tu minino, debes acudir al veterinario para que realicen un diagnóstico y puedan decidir qué tratamiento es el más adecuado para tu compañero felino.

Para realizar el diagnóstico, hay tres pruebas específicas:

  • Tonometría: con ella podremos saber si hay presión intraocular y cuánta es la presión a la que está sujeto el ojo de nuestro gato.

  • Ecografía ocular: imprescindible si hay opacidad. Con ella podremos averiguar el origen del glaucoma.

  • Gonioscopia: se realiza cuando la córnea es transparente, en ambos ojos, permitiendo valorar la integridad del ángulo iridocorneal.

Tratamiento del glaucoma en gatos

Para poder escoger el tratamiento adecuado para el glaucoma en gatos, hay que tener un buen diagnóstico que nos confirme cual es el apropiado en cada caso.  
 

1. Colirio

Cuando el glaucoma no está demasiado avanzado, lo más habitual es que se apliquen diferentes colirios para intentar ayudar al sistema de drenaje ocular e intentar equilibrar la producción de líquido intraocular. 

También se añaden colirios con analgésicos para aliviar las molestias y/o colirios antiinflamatorios que ayudan a bajar un poco la inflamación. 

Y por último, se añaden gotas tópicas hipotensoras para deducir la tensión ocular. 

2. Cirugía 

Hay veces que se diagnostica tarde el glaucoma y ya ha comenzado a afectar a la retina o al nervio óptico y se ve perjudicada la visión. 

Hay casos en los que el ojo ha perdido toda su funcionalidad y no se puede mantener, entonces hay que extirpar el globo ocular.

Se pueden realizar dos tipos de intervenciones quirúrgicas:

  • Cirugía filtrante: tiene como objetivo la eliminación del humor acuoso.

  • Cirugía  cliclodestructiva: su objetivo es disminuir la producción de humor acuoso.

Es muy importante que prestes siempre atención a tu minino y a sus hábitos, los pequeños cambios son los que pueden darte la información para que acudas a tiempo a tu veterinario. Un diagnóstico precoz puede hacer que tu gato no pierda la visión de uno o ambos ojos y que el tratamiento sea más sencillo y sufra menos dolor.

Recuerda que la prevención será vital para evitar esta enfermedad y otras enfermedades oculares que afectan a los felinos. 

Escrito por: Yanira Rodriguez, auxiliar de veterinaria.