Noticias :
wamiz-v3_1

Publicidad

¿Qué es el tercer párpado de los gatos?

tercer parpado gatos advice
© Pixabay

El tercer párpado es el nombre con el que conocemos a una membrana que tienen en los ojos algunos mamíferos, entre ellos los gatos, una 'compuerta transparente' que actúa como protectora de los globos oculares. También se le conoce como membrana nictitante o 'tertia palpebra' y es un tejido que rodea la córnea, la conjuntiva y la membrana mucosa del ojo. Si desconocías la existencia de esta membrana, no te preocupes, es normal ignorar su función porque lo más habitual es no verla. Únicamente cuando tu gato está semidormido, si lo observas, es posible que notes una especie de 'compartimento' entre el ojo y los párpados externos.

Por Jose Manuel Cano

Si sigues sin verlo, tu mejor opción es leer este artículo para conocer uno de los secretos más peculiares del mundo felino. En Wamiz, hemos tenido ocasión de hablar con un gran conocedor de la anatomía gatuna, el experto José Carlos Jaenes Amarillo, de la Clínica Veterinaria Vet&Vet, que nos habla de este tercer párpado y nos explica cómo actuar cuando aparece ya que su aparición siempre obedece a un motivo. Ya sabemos que el trabajo de esta membrana es de pura protección del ojo ante cualquier objeto extraño y en previsión de posibles traumatismos que puedan intuir nuestros queridos felinos. "El conocido como tercer párpado felino es simplemente una membrana que protege, lubrica y ayuda al buen funcionamiento ocular. Se le conoce como membrana nictitante y es una parte de la anatomía ocular muy interesante", nos adelanta Jaenes Amarillo. Los ojos del gato son realmente maravillosos. Si te detienes a contemplarlos te darás cuenta. Su peculiaridad no solo se encuentra en sus combinaciones de colores, sino en lo curioso que puede resultar el comportamiento de su pupila y en la aparición de este llamativo tercer párpado, un 'confidente-indicador' increíble.

¿Cuándo aparece?

Si notas que este tercer párpado en tu gato, ya sea en uno en o ambos ojos, indica que tiene alguna molestia, dolor o enfermedad. Ten en cuenta que es una membrana que libera un líquido cuyas propiedades antisépticas combaten la presencia de bacterias y microorganismos. Ciertas investigaciones aseguran que la aparición de esta membrana está relacionada con parásitos intestinales y problemas digestivos, mientras que otras afirman que si se observa esta membrana el problema está relacionado única y exclusivamente con el ojo. "Otra curiosidad de esta membrana es que se intuye algunas enfermedades sistémicas felinas, es decir, nos sirve a los veterinarios como un indicador de que algo no va bien en un paciente felino", nos explica el veterinario José Carlos Jaenes. Conocer la fisionomía del gato es la mejor forma de aprender de él. Al no estar visible, el tercer párpado es, para muchos, un desconocido, pero gracias a esta 'compuerta' se protegen sus globos oculares y además es un 'chivato' de una posible molestia o dolor. "Además de proteger a la córnea de posibles daños, como es obvio, tiene una importante función: es un productor de lágrimas y otras sustancias con un importante efecto antibacteriano", apunta igualmente José Carlos Jaenes. Esta membrana dispone de una glándula que produce el 30% de las lágrimas y varios folículos linfáticos que extienden por la córnea sustancias antisépticas para combatir las bacterias. Los ojos sanos y brillantes se deben principalmente a la acción del tercer párpado.

tercer-parpado-en-gatos-tratamiento El tercer párpado es un gran productor de lágrimas, por lo que actúa como 'limpiador' del globo ocular felino
Unsplash

El tercer párpado no tiene que ser visible obligatoriamente. Si lo vemos, es porque algo no anda bien en su ojo (o en su cuerpo). De hecho, sólo los gatos enfermos o que han sufrido alguna herida tendrán al descubierto su tercer párpado. No sólo los cuerpos extraños o las heridas pueden provocar que se vea, sino también afecciones típicas como la conjuntivitis. Si se aprecia sólo en un ojo, lo más probable es que se deba a un cuerpo extraño. En cambio, si ambos 'terceros párpados' se hacen visibles, es probable que sea síntoma de que haya algo que no está funcionando del todo bien.

Las enfermedades relacionadas

"El tercer párpado también lo tienen los perros y es muy frecuente que surjan problemas derivados", nos comenta José Javier González, también de la Clínica Veterinaria Vet&Vet. Y es que son diversas las enfermedades que pueden provocar que esta membrana nictitante comience a hacer su 'trabajo' y no todas tienen una relación directa con los ojos.

Conjuntivitis

Es una de las enfermedades más típicas de los gatos de interior y les puede aparecer a cualquier edad. Evidentemente, hay que examinarle los ojos. Si lagrimea y le aparecen muchas legañas sufre conjuntivitis. El gato suele presentar los ojos muy enrojecidos y los párpados inflamados. Es una patología muy molesta para ellos y el mejor remedio es la higiene constante. La conjuntivitis no deja de ser una inflamación de la membrana que recubre el ojo y el interior del párpado. Se puede dar por infecciones oculares, por alergias, por otras enfermedades -normalmente las que afectan al sistema respiratorio-, por la suciedad del medio ambiente, por traumatismos o por problemas genéticos.  Hay que evitar que el gato se frote los ojos porque esto le agravará la irritación. Hay que limpiarle la zona con suero fisiológico y una gasa esterilizada. El veterinario podría recomendar un antiinflamatorio, pero tanto las curas como la vigilancia son básicas en esta molesta afección. El gato puede llegar a perder la vista si no se actúa con disciplina.

Síndrome de Haw

Se describe como el hinchazón de la membrana nictitante exclusivamente, nada más. El resto del ojo está intacto, por lo que no hay más daños. Los desencadenantes de la enfermedad aún se desconocen. Se discuten parásitos, toxinas o endotoxinas, aunque otras patologías -como un problema intestinal, por ejemplo-, pueden conducir también a este síndrome. Como terapia, se administran gotas en los ojos que contienen el ingrediente activo fenilefrina. El síndrome de Haw debería desaparecer por sí mismo cuando los problema intestinales o digestivos desaparezcan.

sindrome-haw-gatoEl síndrome de Haw consiste en el hinchazón del tercer párpado únicamente
Unsplash

Cáncer

Lamentablemente, este tejido también puede verse afectado por células cancerígenas. Se calcula que casi cuatro de cada diez gatos pueden sufrir un cáncer a lo largo de su vida, por lo que es más común de lo que podríamos pensar inicialmente. En este sentido, es lógico que puedan producirse erupciones e irritaciones en los párpados. Cuando se trata de cáncer, el veterinario probablemente recomendará una intervención quirúrgica y posterior radioterapia. Solo el especialista debe decidir cuál es la mejor opción. El objetivo es asegurar la calidad de vida y la salud del gato.

Otras causas

Cuando la deshidratación es extrema debido a una ausencia de agua sostenida en el tiempo, la aparición de este tejido ocular indica un estado de salud inadecuado que debe ser atendido por un veterinario. En este caso, es más que probable que el gato sufra una patología grave, como puede ser la insuficiencia renal. Evidentemente, se recomienda proporcionar comida húmeda y agua en abundancia para detener el proceso de deshidratación. Y no hay que olvidar visitar al especialista. Si la ausencia de agua ha sido muy prolongada, pueden haberse causado daños más graves de los esperados.

 

Algunas razas tienen predisposición genética a que esta membrana aparezca en sus ojos, lo que les provoca molestias. Sucede, por ejemplo, con los gatos birmanos. Cuando la causa es de origen genético, el veterinario estudiará si la membrana afecta la visión del gato o si le causa malestar. De confirmar este extremo, suele ser conveniente recurrir a la cirugía. En la operación no se busca extraer este tercer párpado sino reubicarlo para que no le resulte incómodo.

 

Como hemos visto, las diferentes causas que provocan la irrupción de la membrana nictitante requieren tratamientos muy diversos. Las 'soluciones' dependerán del problema concreto que esté provocando la anomalía. En casos de conjuntivitis, heridas o cuerpos extraños, solo el diagnostico del especialista veterinario podrá determinar cuál es el siguiente paso a seguir, aunque sí podemos afirmar que, en estos casos más sencillos, la aplicación de colirios seguramente será una solución ganadora, aunque en ocasiones también habrá que suministrar algunos fármacos.