Noticias :
wamiz-v3_1

ESPECIAL OLA DE CALOR

Publicidad

Las terribles prácticas para entrenar a un perro de caza en España

entrenamiento perro caza españa
© Almagro, España. Galgos persiguiendo a una liebre. / Shutterstock

Los perros de caza, especialmente los galgos y los podencos, sufren en nuestro país una serie de miserables y crueles entrenamientos por parte de los cazadores para convertirlos en su mejor herramienta en el terreno de juego. En Wamiz realizamos un repaso por esas prácticas, lo que contempla la legislación española y cómo acaban esos animales tras la temporada de caza.

Por Lola Duarte, 16 abr. 2019

¿Cuál es el adiestramiento de un perro de caza?

La temporada de caza termina en febrero y, tristemente, para muchos perros su vida acaba también en ese mes de una forma lamentable: sobre el 40% de los perros de caza sufren maltrato o abandono en España. Y estos pobres se pueden considerar suertudos, peor lo tienen los asesinados colgados de un árbol o tirados a un pozo. Si este final es oscuro, imagina la vida que han tenido al lado de su humano cazador. En España existen unas terribles prácticas para entrenar a un perro de caza, algunas de ellas amparadas por la ley y otras completamente ilegales. 

¿Qué es cazar?

Según la RAE, cazar significa, en su primera acepción: "Buscar o perseguir aves, fieras y otras muchas clases de animales para cobrarlos o matarlos". En España existen varias razas de perro usadas por el hombre para cazar. Aunque principalmente las que más se conocen son el galgo –ya te explicamos en su momento los motivos por el que no tener un galgo en casa –, también encontramos al podenco, considerada la raza de perro olvidada, y a otros como el sabueso.   

La raza de perro más sonada en la caza es el galgo por varias razones: 

  • Cada año se abandonan a unos 50.000 galgos en España, según registran las protectoras de animales.
  • Por ser usados por los cazadores principalmente para la caza de la liebre
  • Y por las terribles prácticas para entrenar a un perro de caza.
En Andalucía está permitido entrenar a los perros de caza atados a vehículos a motor

Tanto PACMA (Partido Animalista) como las asociaciones de animales han denunciado en numerosas ocasiones los durísimos entrenamientos de resistencia y fuerza a los que son sometidos los perros de caza. Jamás olvidaré la imagen de tres perros atados a un coche con cuerdas para obligarles a correr, probablemente más de lo que ellos mismos pueden. Esta práctica está bastante extendida por España, especialmente por las zonas en las que más se estila la caza, como Castilla y León, donde ya vimos las altas cifras de maltrato y abandono que sufren los perros de caza; o Andalucía, Comunidad Autónoma en la que precisamente entrenar a un perro atado a un vehículo a motor no está prohibido por ley

perro caza atado
Algunos perros de caza viven atados o encerrados en pésimas condiciones.©Shutterstock

Prácticas para entrenar a un perro de caza

Según informes de PACMA sobre el maltrato animal, “los perros son atados a vehículos a motor durante horas para probar su resistencia física, en muchos casos hasta la extenuación. No es inusual que estos animales sufran aparatosos accidentes en los entrenamientos con un desenlace trágico”. Si esta situación ya resulta escalofriante, además hay que añadirle el maltrato al que son sometidos durante su vida de caza, el periodo en el que los cazadores los consideran útiles: vivir encerrados en jaulas, hacinados, con heridas, aislados, privarles de interacción social e incluso de alimentación para provocar más el atrapar a la presa

Perro de caza promedio de vida

Y por si fuera poco, tras una miserable vida de maltrato y miedo el final de estos animales muestra un ensañamiento brutal al dejar de ser útiles para los cazadores. Cuando los cazadores consideran que ya nos les sirven los abandonan, les arrancan el chip para deshacerse de ellos o los matan. Eso viene a ocurrir, en el caso de los galgos por ejemplo, a sus dos o tres años de vida.

Chufa, por ejemplo, es cruce de podenca y siempre está el paleto de turno que pregunta: “¿Es una perra de caza?”, a lo que yo respondo: “Sí, de moscas”. La mayoría de los perros tienen instinto de caza, les viene en la sangre. Y la mayoría lo usan para jugar, como Chufa, que se le escapan hasta las lagartijas. ¿Por qué hay que someter a los perros a estas terribles situaciones? Imagina que te hacen a ti todas esas barbaridades de entrenamientos, vivir aislado y en dudosas condiciones de salud, ¿cómo percibirías esto en tu propia piel? Pues a los perros les ocurre exactamente igual, ellos también sienten dolor físico y psicológico. La falta de empatía es el mal de este mundo. 

#aporloscazadores #noalacaza #objetivocazador