Noticias :
wamiz-v3_1

Publicidad

Su hija de 3 años desaparece: se oye un ladrido en mitad del campo que desvela la verdad (Vídeo)

niña perdida
© Youtube

Se formó un dispositivo de búsqueda multitudinario compuesto por más de 150 personas, un helicóptero, perros policía y un radar de infrarrojos, sin embargo, fue el ladrido del perro de la familia quien alertó a todos. El Yorkshire terrier estaba junto a la niña abrigándola y sin separarse de ella. 

Por Jose Manuel Cano Publicado el 25 abr. 2019

Una desaparición inquietante

Menudo susto. Nos llega una historia de lo más angustiosa que tuvo lugar el pasado verano en una granja de Missouri, Estados Unidos. Allí, una madre alertó a las autoridades después de que su hija desapareciese misteriosamente. "Mi niña de tres años salió fuera de casa y no consigo encontrarla", comunicó la madre a los servicios de emergencia tras varias horas de búsqueda infructuosa. 

Efectivamente, la llamada al 911 reportaba la desaparición de una menor alrededor de las ocho y media de la tarde. La niña, llamada Remy Elliott, había desaparecido junto a su casa, ubicada en el pueblo de Qulin, a unos 280 kilómetros al sur de Saint Louis.

La desaparición ocurrió en la tarde-noche, por lo que la madre estaba completamente angustiada por el pánico. Timberlyn Merritt llamó para pedir ayuda porque no encontraba la forma de encontrar a su hija y estaba comenzando a oscurecer. Junto a su casa se expandían kilómetros y kilómetros de campos de maíz que hacían imposible la búsqueda por ella misma. Sólo fue un descuido de un par de minutos. En este tiempo, la pequeña Remy parecía haberse esfumado. Según comentó la madre, la pequeña estaba columpiándose tranquilamente cuando, de repente, ya no estaba.

La noche comenzó a caer y las dificultades de la búsqueda se habían vuelto ya impredecibles. "¡Remy! ¡Remy!", la angustiada madre gritó todo lo que pudo, pero no encontró respuesta. Su hija no la escuchaba. ¿Dónde podía estar? Sin dudarlo un segundo, Timberlyn no tardó en ponerse en contacto con sus vecinos y con los servicios de emergencia. Era evidente que ella sola no iba a poder encontrar a su hija, era una tarea demasiado pesada para una sola persona y el tiempo corría en su contra. 

"La busqué al principio pensando que tal vez solo estaba entre el maizal o en algún lugar donde no podía verla", comentó la madre de Remy. "Estaba llamándola y llamándola, y cuando ella no me respondía, me di cuenta de que no iba a encontrarla sola", agregó.

Un enorme dispositivo de búsqueda 

La ayuda no tardó en llegar. El dispositivo de búsqueda se montó en tiempo récord y pronto se movilizaron más de 150 voluntarios, además de los oficiales de seguridad y un helicóptero ayudando desde el aire a la búsqueda y al rescate, si fuese necesario. Además, los servicios de emergencia desplazaron a la zona un radar infrarrojo y varios perros de policía.

La alerta era máxima porque la niña llevaba ya varias horas en paradero desconocido

Por desgracia, la oscuridad de la noche terminó imponiéndose y los esfuerzos a la hora de montar rápidamente el operativo de búsqueda resultaron vanos pues el dispositivo tuvo que aplazarse hasta la mañana siguiente. Remy llevaba ya más de 12 horas desaparecida...

Un héroe de cuatro patas

A la mañana siguiente, justo con las primeras luces del amanecer, se reanudó la búsqueda. Fue entonces cuando algo alertó a los voluntarios que se afanaban en encontrarla. Alguien escuchó un tímido ladrido muy agudo en medio del campo de maíz. Los allí presentes corrieron hasta la zona en la que creyeron escuchar el sonido y encontraron a la pequeña Remy allí tumbada, semidormida, con su pequeño perrito, un Yorkshire Terrier, encima de ella a modo de abrigo. 

"Así es como una comunidad se une. La Policía y los voluntarios de la comunidad se unieron para encontrar a una pequeña perdida. Su perro se mantuvo junto a ella toda la noche #Somosmásfuertesjuntos", publicó la Policía de Missouri en su cuenta oficial de Twitter.

Evidentemente, el perrito fue el primero en encontrar a la pequeña y decidió no separarse de ella durante toda la noche. De hecho, el valiente canino se aseguró de mantenerla a salvo a la espera de que alguien llegara para ayudarla. Cuando la encontraron, la niña dijo que no pasó miedo en ningún momento porque su perro estaba con ella. "Si no fuera por él, creo que habría estado aterrorizada", recuerda su madre. La búsqueda se alargó durante 13 horas en total. 

Salvo por unas cuantas picaduras de mosquito, la menor estaba en perfectas condiciones. Sin la ayuda de su perro, es difícil saber qué le habría pasado. Después de este susto, la familia decidió instalar una valla de protección para que su pequeña no pudiese internarse en el campo tan fácilmente.