Ahora en Wamiz :

Publicidad

¿Cómo preparar una papilla para perros de manera fácil y rápida?

papilla para perros advice

Te contamos cómo hacer papilla para perros de manera fácil y sencilla

© Shutterstock

En algunas ocasiones, necesitamos preparar un alimento fácil de deglutir para nuestro perro y no sabemos cómo hacerlo. En ese momento, lo mejor es preparar una papilla nutritiva, adecuada a la edad y condición de nuestro peludo. 

En el siguiente artículo te explicamos cómo hacer papilla para perros de forma fácil y rápida, ¡sigue leyendo!

Por Paula Rodríguez

Publicado el 19/8/20 16:01

Cuándo es necesaria la alimentación con papilla para perros

Podemos pensar que la papilla es única y exclusivamente alimentación de cachorros, pero eso no es del todo cierto. La papilla puede utilizarse en otras situaciones, siempre adaptando el valor nutricional a cada condición.

A continuación, mencionamos algunos ejemplos donde es beneficioso la alimentación con papilla para perros:

  1. Cachorros. Como hemos dicho, es la primera idea que nos viene a la cabeza cuando hablamos de papilla para perros. Resulta una forma útil de realizar la transición de leche materna a pienso seco sin que el cambio sea tan brusco. 

  2. Perros convalecientes. Tras una operación o un proceso patológico, puede ayudar en la recuperación. Facilitará la alimentación sin tener que hacer esfuerzos, resultará más fácil de digerir y, probablemente, mucho más apetecible que el pienso seco. 

  3. Perros geriátricos. Siguiendo el ejemplo anterior, un perro anciano puede tener dificultad para masticar, no tener apetito o sufrir digestiones pesadas. En este caso, una papilla, ligera pero equilibrada, puede ayudarle en el proceso de la vejez.

  4. Falta de piezas dentarias. Algunos perros han perdido los dientes, tienen una mala salud bucodental o tienen dolor al masticar las croquetas de pienso. Ante esta situación, podríamos plantearnos la opción de alimentar con papilla a nuestro perro. 

Papilla para perros adaptada a su condición

golden tomando papilla
©Shutterstock

Antes de hacer papilla, el dueño/a del perro debe considerar a quién se la dará. En este sentido, hay que tener en cuenta:

  • La edad. Si se trata de un perro adulto o de un cachorro.

  • El estado de salud. Si necesita un extra de energía para recuperarse de una cirugía o si ha sufrido un problema gastrointestinal grave y lo que necesita es un alimento suave y de fácil digestión.

  • El nivel calórico. Debemos adecuar la papilla al peso y condición corporal óptima de nuestro perro. Por ejemplo, no debemos preparar una papilla muy calórica a un perro que tiene sobrepeso.

  • Alimentos saludables. Es importante utilizar alimentos que no perjudiquen la salud digestiva de nuestro perro. Evitar el uso excesivo de especias y condimentos, por ejemplo, evitar la sal. En relación a este aspecto, échale un vistazo a este vídeo 👇👇

 

Cómo hacer papilla para perros: las recetas más sencillas

Papilla para cachorros

Cuando un cachorro se encuentra en la etapa final de lactante (alimentación a base de leche materna) y debe comenzar con alimentos sólidos, podemos facilitarle el proceso preparando una papilla de adaptación.

Ingredientes 🍼

  •  Pienso para cachorros.
  • Agua o leche artificial para cachorros.
  • Un pasapuré. 

Preparación 🥣

  1. En un recipiente de fácil acceso para los cachorros, coloca las croquetas de pienso y cúbrelas de líquido (agua o leche artificial). Deja que se humedezcan y se ablanden hasta que se deshagan. 

  2. Pasa la mezcla por el pasapuré hasta que sea homogénea.

  3. Si no resulta apetecible para los cachorros, puedes añadir un poco de comida húmeda (indicada para etapa de cachorro) ya que el olor estimulará el apetito de los pequeños. 

Papilla para perro convaleciente 

perro recien operado
©Shutterstock

Un perro que se recupera de una cirugía puede estar débil y tener el estómago sensible. En este caso, debe ser una papilla que aporte energía pero que al mismo tiempo, sea de fácil digestión.

Ingredientes 🍚

  • Comida húmeda indicada para esta condición (reciben el nombre de “restorative care”, “convalescence support”, “recovery”).
  • Pollo.
  • Arroz.
  • Verduras como la calabaza o la zanahoria. 
  • Pasapuré.

Preparación 🥣

  1. Pon a hervir el arroz blanco, las verduras y el pollo.

  2. Cuando esté bien cocinado, mezcla todos los ingredientes junto con la lata de comida húmeda. Puedes utilizar un pasapuré para que la mezcla sea homogénea y evitar trozos sólidos. 

  3. Las cantidades variarán dependiendo del peso y estado de salud del perro, pero siempre debemos ser precavidos y en estos casos, es mejor dar poca cantidad de comida aunque con frecuencia. 

  4. Como suelen ser procesos de recuperación que abarcan 3 días, una semana e incluso un mes, puedes realizar una “gran papilla” y congelarla para seguir utilizándola más adelante. Debes ofrecérsela a temperatura ambiente. 

Papilla para perro geriátrico

perro mayor papilla
©Shutterstock

Las necesidades nutricionales de un perro mayor cambian en esta última etapa de su vida. También sufren cambios en sus hábitos, como por ejemplo, una reducción del apetito, disminución del ejercicio y preferencia por el descanso. Debemos pensar en una alimentación baja en calorías y de fácil digestión.

Ingredientes 🍚

  • Pienso de categoría “senior”.
  • Comida húmeda baja en calorías (“low fat”).
  • Verduras.
  • Suplementos nutricionales. 

Preparación 🥣

  1. Basta con humedecer el pienso con agua o caldo de pollo (sin sal).

  2. Mezclar el pienso reblandecido con la comida en lata, las verduras (calabaza, zanahoria, calabacín).

  3. Añadir el suplemento alimenticio rico en minerales como el calcio (para combatir la osteoporosis), condroprotectores (para mantener la salud del cartílago) y algún componente antioxidante para ralentizar la degeneración celular (complemento vitamínico rico en vitaminas E y C). 

En conclusión, es importante aportar una alimentación equilibrada y adaptada a la edad y condición del animal.

La papilla para perros puede ser útil en determinadas ocasiones, no obstante, debemos acudir a nuestro veterinario para que nos aconseje sobre las proporciones y cantidades y así evitar un déficit nutricional en nuestro compañero.