Publicidad

Cómo ayudar a que tu perro o gato no pase miedo en el veterinario

miedo al veterinario

Un gato durante una exploración en el veterinario

© Shutterstock / Try_my_best

El miedo al veterinario en perros y gatos tiene una explicación más sencilla de lo que parece. Aquí tienes una guía para ayudarles en esa visita.

Por Rocío R. Gavira

Publicado el

El miedo al veterinario en perros y gatos es equivalente al recelo de las personas a visitar al médico.

Aunque sea un animal de los que vaya al veterinario una vez al año, tiene memoria y se le queda el recuerdo negativo de "en ese sitio me hacen cosas".

 

¿Por qué los perros y los gatos tienen miedo al veterinario? 

El miedo al veterinario en perros y gatos es una reacción normal a lo desconocido. "Ellos no vienen a la clínica por gusto. Vienen para las vacunas, ponerles el microchip, si están enfermos para hacerles pruebas y que les curemos. No es una visita agradable", dice Lucía Requena. 

La profesional del Centro Veterinario Albayda recalca la asociación negativa al ir al veterinario. "El perro no te conoce, no sabe por qué lo estás tocando, no sabe por qué lo tienes que montar a una mesa de exploración" para abrir la boca, mirar las orejas, revisar los ojos, cortar uñas… cosas poco divertidas.  

En el miedo al veterinario de las mascotas también influye la sala de espera. "Hay un popurrí de olores, de feromonas, de gente y animales que no han visto nunca y luego pasan a consulta".

¿Qué hacer para que mi perro no tenga miedo al veterinario? 

Para evitar llegar al nivel de cómo calmar el jadeo de un perro porque le genere estrés la visita, una de las soluciones es no ir al veterinario solo cuando al perro le suceda algo. Es decir, si vives cerca, pasarte solo a saludar junto a tu perro o llevarlo contigo a comprarle algo en la clínica. 

El trayecto en el coche también es clave. Si el perro solo se monta para ir al veterinario, siempre lo asociará a esa experiencia negativa. "Sería bueno llevar en el coche al perro porque sí o para dar un paseo por la sierra", aconseja la profesional de Albayda. 

¿Cómo tranquilizar a mi gato antes de ir al veterinario? 

El miedo al veterinario de un gato es hasta más comprensible puesto que suelen salir de casa solo cuando les toca visitar la clínica.  

Para tranquilizar al gato antes de ir al veterinario es muy importante acostumbrarlo al transportín de forma positiva. "Debe ser un elemento más en casa, hacer porque se meta ahí jugando con premios", explica Lucía. 

Se trata de que le resulte familiar y tranquilizador, al igual que su rascador, su cama, su juguete, y que no relacione meterle en el transportín con el único fin de llevarle al veterinario

perro gato miedo al veterinario
Hay que trabajar por que las visitas al veterinario sean más agradables ©Shutterstock Happy monkey

Miedo al veterinario: 5 formas de ayudar a tu mascota 

La base, según Lucía, es "hacerlo todo con mucho cariño, respetando los tiempos y siempre con mucho refuerzo positivo para que la experiencia del veterinario sea la mejor posible". Y sin olvidar que es un trabajo conjunto entre la familia del animal y el veterinario

1. Manipular a tu perro o gato en casa

Acostumbrar a tu perro o gato a trastearle las orejas, mirarle los ojos, tocarle las patas, el rabo… son cosas que no les suele gustar y en consulta se las harán. 

2. Usar más el coche

Para que el miedo al veterinario de animales sea el menor posible, es importante llevarlos en coche a más sitios que no sean el veterinario

3. Mantener contacto visual

El contacto visual con el perro o gato es importante, "te van a ir dando indicaciones con el lenguaje corporal" –continúa Lucía –; "hay que hablarles mucho, tranquilizarlos, dejarles que se acerquen a ti, que te huelan"

4. Peligro con la sobreprotección 

En ocasiones las reacciones de las familias de las mascotas no ayudan. El animal percibe el miedo y se contagia. Hay dos opciones: o la familia se tranquiliza o se queda fuera en la sala de espera por el bien del animal

5. Pedir cita previa

Este punto es especialmente importante en el caso de los gatos. Hay clínicas que cuentan con una zona cat friendly. Es una parte en la sala de espera separada de los perros, así como una consulta solo para los gatos. 

En el caso de que tu clínica no sea cat friendly, procura solicitar cita cuando haya el menor tránsito de perros para evitar que el gato se ponga más nervioso. 

¿Qué hago si mi mascota tiene miedo a ir al veterinario?

Es importante echarle paciencia, cariño y tiempo, de lo contrario el miedo a ir al veterinario será un problema para salud de tu perro o gato

En casos extremos, algunas clínicas ofrecen visitas a domicilio, aunque no es muy habitual sobre todo si necesitan hacerle pruebas al animal. 

También existe la opción de usar relajantes antes de la visita a consulta. "Está más tranquilo y se desbloquea ese estrés y esa ansiedad y te permite explorarlo con normalidad. Eso sí, siempre consultar con el veterinario", advierte la profesional de Albayda. 

Comentarios
0 mensajes
Confirmar la supresión

¿Seguro que quieres borrar el comentario?

Comentar