Noticias :
wamiz-v3_1

ESPECIAL OLA DE CALOR

Publicidad

Tratamiento para perros con leishmaniasis: todo lo que debes saber

tratatamiento leishmaniasis perros advice
© Shutterstock

Si tu compañero se ha contagiado de Leishmania o lo has adoptado con esta enfermedad, en las siguientes líneas te hablamos de sus cuidados

Por Ismael G. Cabral

Una enfermedad muy seria

No te vamos a andar con rodeos. En Wamiz te hemos hablado varias veces de ella. La Leishmaniasis es una afección seria, muy seria. Es una enfermedad infecciosa transmitida por la picadura de un mosquito, llamado en términos científicos flebótomo. Además de la reacción cutánea que provoca su picadura, lo importante es el daño que causa en el organismo. 

Los parásitos dañan el sistema inmunitario disminuyendo la cantidad de células que combaten enfermedades. Por esta razón se la conoce popularmente como ‘el Sida de los perros’, aunque más allá del modo en que opera el parásito, poco tiene que ver. Además, un animal contagiado no puede pegarnos nada.

¿Qué tratamientos existen?

Varios, todos ellos paliativos. Porque, desgraciadamente, la Leishmania no tiene cura. El animal convivirá con ella hasta su fallecimiento. Y será el veterinario quien establezca qué tratamiento farmacológico irá mejor para nuestro amigo. Actualmente “la mejoría clínica de la enfermedad es notable. En la mayoría de los casos se recomienda un tratamiento combinado que incluye un fármaco leishmanicida (habitualmente, antimoniato de meglumina o miltefosina) y un un fármaco de carácter leishmaniostático (alopurinol)”, según indica el veterinario Javier Martí. 

Probabilidad de éxito

El éxito en este caso consiste únicamente en minimizar los efectos secundarios que causa el contagio y lograr que la enfermedad avance lo más lentamente posible. Los estudios veterinarios actuales demuestran que, en los primeros meses de tratamiento, se produce una disminución lenta pero progresiva de los anticuerpos en los animales contagiados.

El mayor problema está en la amenaza de que la enfermedad ataque a la funcionalidad renal del perro; algo que suele suceder pasados 6-8 del contagio en perros jóvenes y con tratamiento. De otro modo, la rapidez con la que la Leishmania aniquila el cuerpo del animal rara vez supera los 2-3 años.

Obligada asistencia del veterinario

Tenemos que insistirte en la necesidad de que, en caso de contagio, sea el veterinario quien monitorice y vigile todo el cuidado del animal. Porque, además, la Leishmania es una enfermedad sobre la que continuamente se está investigando, por lo que no es descartable que, cuando se publican estas líneas, ya existan otros remedios paliativos con una capacidad de éxito todavía mayor de los ya conocidos.

Por ejemplo un fármaco que en los últimos años ha empezado a cobrar fuerza en el tratamiento de esta dolencia es el morbifloxacino, que se administra en periodos alternos nunca superiores a un mes. Será el especialista quien te explique detalladamente todos los pros y los contras de unos medicamentos y otros.

Sí. Hay prevención

Como en Wamiz nos gusta hablarte de todo lo que concierne a la salud de nuestros mejores amigos también lo hemos hecho, semanas atrás, sobre la vacuna contra la Leishmania. Una de las de aplicación más habitual es la llamada Letifend. Pero hay otras, nunca obligatorias pero sí muy recomendables. Porque el mosquito que transmite la enfermedad está presente en España.