Ahora en Wamiz :
wamiz-v3_1

Publicidad

¿Cuánto cuesta la vacuna contra la leishmaniasis y cuándo hay que ponerla?

vacuna contra la leishmaniasis advice © Pixabay

De las múltiples enfermedades parasitarias a las que están expuestos nuestros amigos de cuatro patas, la leishmaniasis es una de las más graves y ante la que mayor precaución debemos tener. Pues al contrario por ejemplo que la rabia, cuya vacuna sí es obligatoria pese a que la probabilidad de contagio en España es baja, el mosquito que transmite la leishmania con su picadura sí que está presente en nuestro país. De hecho la presencia de este insecto es bastante común especialmente en las zonas más húmedas y calurosas. Y aunque no cualquier mosquito la transmite, sí que el específico que puede inocularla tiene una elevada incidencia.

Por Ismael G. Cabral

Tres formas de combatirla

Por eso es una enfermedad que debemos combatir por tres frentes: la prevención de la picadura a través de repelentes específicos, el desarrollo de la inmunidad para que en el caso de que se produzca el contagio el organismo del perro sea capaz de defenderse y el tratamiento paliativo de todos los animales infectados para evitar que propaguen una enfermedad que no tiene cura. Hace 5 años que apareció en el mercado la primera vacuna contra la leishmaniasis. Y a día de hoy, el consenso veterinario es que esta tiene una efectividad que alcanza el 70% en la mayoría de los casos.

Sin embargo, al principio de su aparición fueron pocos los especialistas que la recomendaban especialmente por unos efectos secundarios que podían ser importantes y que hoy, con la mejora de la vacuna, son prácticamente inexistentes. De hecho, y según el veterinario Javier Martí, son ya varios los laboratorios que la ofrecen. Una de las más extendidas en su aplicación es la llamada Letifend, “basada en la obtención de una proteína recombinante que posee tres fracciones antigénicas del parásito. Con ella no se introduce en el organismo ningún fragmento de leishmania ni de parásitos muertos y así se eliminan los efectos secundarios”.

Efectos secundarios inexistentes

Ninguno de los casi 800 perros en los que se probó antes de su comercialización padeció efectos secundarios de relevancia, más allá de una ligera irritación en el punto de inoculación. Eso sí, como sucede con otras vacunas, también la de la leishmania es recurrente y deberemos ponérsela a nuestro amigo cada año para que esté perfectamente protegido. Aunque aquí te hemos hablado de una en concreto, existen varias vacunas contra la leishmania comercializadas, por lo que será tu veterinario de confianza quien te indique cuál es la que considera más recomendable. Y aunque no existe obligatoriedad alguna de que en la cartilla del animal aparezca que este se encuentra prevenido ante este parásito, si vives en España harás bien en tomar esta precaución extra.

Cuándo y cuánto

Antes de la primera vacunación el veterinario comprobará que el perro no está infectado. Si es un cachorro no se le podrá administrar hasta los 6 meses, pudiendo el adulto vacunarse en cualquier momento. La Letifend es más costosa que otras (alrededor de 50 euros), pero actualmente -y aunque existen otras presentaciones, como Canileish- es la más recomendada por los especialistas.