Noticias :
wamiz-v3_1

ESPECIAL OLA DE CALOR

Publicidad

¿Cómo debo secar a mi perro después del baño?

Claves para secar a tu perro después de bañarlo advice
© Shutterstock

Con el frío debemos estar seguros de cómo secar a un perro después de baño. En los mejores días, cuando la temperatura es óptima, podemos salir a dar un paseo con el perro para que se seque con el aire, o podemos darle una primera secada con la toalla y después dejarlo que se seque de manera natural. Sin embargo, con bajas temperaturas no es posible esto.

Por Rodríguez Yanira

Con el frío, cuando la temperatura baja de los 20 grados, no podemos dejar que el pelo del can se seque al aire libre como en verano, de lo contrario podría enfermar como le puede pasar cualquier persona.

En este artículo, desde Wamiz te explicamos los pasos básicos a seguir para saber cómo secar a mi perro después de bañarlo.

Secado con toalla

Cuando ya hemos aclarado con agua a nuestra mascota por última vez, lo que debemos hacer es secarle con una toalla para eliminar todo el agua posible. También es buena idea dejar al perro que él mismo se sacuda unas cuentas veces para que elimine gran parte del agua que tiene en su pelo.

Si tenemos un perro de pelo más largo, evitaremos a toda costa secar frotando el pelo en círculos porque acabaremos enredándolo más de lo que ya lo tendrá. Lo que se traducirá en más trabajo cuando le peinemos.

Uso del secador

Tras el primer secado con la toalla el pelo ya no debe gotear, sino que debe quedar húmedo. Es entonces cuando empezamos con la fase del secado con aire caliente, es decir, con el secador. 

Aquí diferenciaremos dos maneras de hacerlo para saber bien cómo secar a un perro después del baño: 

  • La primera es si nuestro perro es de pelo corto. En este caso no hace falta que le cepillemos antes de secarle el pelo. Bastará con acariciarle ayudándonos de una manopla al mismo tiempo que le secamos. Así, aunque no haga falta peinar al can, conseguiremos eliminar todo aquel pelo muerto que tenga.

  • La segunda manera es si tenemos una mascota de pelo largo. Antes de pasar al secado deberemos peinarle para desenredar el pelo más fácilmente, ya que cuando el pelaje está mojado tiene mayor elasticidad. Nunca deberemos mantener el secador en un punto fijo porque recalentaremos la piel del animal. Tiene que estar en constante movimiento siempre favoreciendo la crecida del pelo. Un truco es poner nuestra mano donde estamos secando para controlar el calor.

Es importante recordar que nunca debemos echar aire caliente directamente a la cara del can, porque el aire caliente es muy seco y podríamos dañar su nariz y sus ojos que siempre deben estar húmedos.

Cepillado

El siguiente paso para saber cómo secar a un perro después de bañarlo es cepillarlo de nuevo y por capas. Es decir que cuando el animal esté completamente seco, podemos volver a secarle el pelo pero esta vez peinándole para que el pelaje quede mucho más brillante y bonito. Mejor si lo hacemos por capas empezando por la interna y peinando hacia fuera, siempre de la raíz hacia las puntas.

Por último, cogeremos una gasa que utilizaremos para secar el interior de las orejas del animal. Evitamos así provocarle una otitis.

Spray para el pelo

Un último truco para ser un profesional y estar seguro de cómo secar a un perro después del baño.

Cuando el animal esté ya seco del todo, le aplicamos un spray por todo el pelo para darle más brillo. Y si por lo que fuera el pelo adquiere mucha electricidad estática, también existen productos específicos anti estáticos para que el pelaje del perro que perfecto, como recién salido de la peluquería.

Ahora que ya sabemos cómo secar a un perro después de bañarlo, vamos a repasar algunos consejos para mejorar todo el proceso del baño de un perro:

  • Pasados unos días después de bañarlo, secarlo y peinarlo, podemos cepillarlo nuevamente para ir eliminado todo el pelo que ya esté muerto. Así no se acumula y mantenemos el brillo del pelaje.

  • El momento del baño debe ser un juego para el perro para que disfrute del momento y sea más fácil para nosotros bañarlo.

  • El peor momento para bañar a un perro es después de que haya comido. Nunca deberemos lavar al can entonces porque todavía está nervioso y podemos hacer que sufra un corte de digestión. Hay que esperar unas horas.

  • Si a nuestro perro no le gusta mucho bañarse, se vuelve más travieso de lo habitual o un poco agresivo, una buena idea es atarlo con la correa, bien corta para que no se pueda menear mucho.

  • El jabón que usemos para bañar a nuestra mascota siempre debe ser un producto especifico para ello porque su PH es totalmente diferente al nuestro. Su pelaje y su piel tienen otras necesidades que nuestros jabones no cubren.

  • Cuando el perro tenga alguna herida abierta, ya sea por alguna operación o por algún accidente, es mejor no bañarlo y esperar a que cicatrice bien.

Ahora que ya sabemos cómo secar a un perro después del baño estamos listos para dejar a nuestra mascota en perfectas condiciones.

Lea también