Ahora en Wamiz :
wamiz-v3_1

Publicidad

¿Los gatos tricolor son siempre hembras?

Gatos tricolor advice © Shutterstock

Es probable que en diversas ocasiones te hayas encontrado con un tierno gato con tonalidades diferentes a las que estamos acostumbrados a ver. Estos felinos tienen un origen distinto al de otras razas. ¿Te interesa conocer más? Sigue leyendo.

Por Bosch Maica

¿Cómo distinguir a un gato tricolor?

Su mezcla de colores le otorga el apodo de gatos tricolor o calicó. Esto se debe a una condición genética que destaca en su suave pelaje, además, es necesario destacar que sus tonalidades no pertenecen a una determinada raza de gatos en particular.

Para que un gato sea considerado tricolor debe tener tonalidades naranja, negro y blanco. En algunas ocasiones pueden darse casos de tonos crema, rubio o gris.

Existen diversos mitos que aseguran que estos tiernos felinos son capaces de curar las verrugas que aparecen en la piel. Según la mitología irlandesa debes frotar la cola de tu gato tricolor sobre la parte afectada y con los días desaparecerá.

El verdadero origen los gatos tricolor

Como hemos explicado, las tonalidades de estos hermosos felinos se deben a una condición genética. Sin embargo, están entre la sociedad desde hace cientos de años.

Según una leyenda, los gatos tricolor se encuentran en el mundo para ofrecer armonía, pues, hace muchos años, una fuerte disputa entre un grupo de monjes en un monasterio del Tíbet, acabó gracias a la llegada sorpresa de una hembra cálica o tricolor con sus crías.

La adorable gata apareció en la puerta del monasterio con sus crías que, curiosamente, tenían el mismo color. Los monjes decidieron dejar sus diferencias a un lado y se dedicaron a su cuidado.

Gracias a esto, se piensa que estos felinos tricolores están entre los seres humanos para ofrecer paz. La mayoría de estos gatos son hembras, es por ello que han sido un claro ejemplo de regeneración, ya que están encargadas de continuar dando vida a gatos tricolor.

Por qué la mayoría de los gatos tricolor son hembras

En cuanto a la parte científica, algunos estudios revelan que cuando se fecunda el óvulo, tanto la hembra como el macho aporta 19 cromosomas, dando un total de 39 cromosomas.

La madre aportará el cromosoma X mientras que el padre otorga el XY, esto definirá cuál será el sexo de las crías, y al mismo tiempo influirá notoriamente en su pelaje. Ahora bien, las tonalidades naranja y negro se deben al poseer dos cromosomas X, pero el macho será de color negro o naranja únicamente.

Mientras que el color blanco no tiene nada que ver con el sexo, debido a que una gata tricolor puede tenerlo en su pelaje por el único motivo de poseer dos cromosomas X en su carga genética.

¿Qué probabilidades hay de que un macho sea tricolor?

Las probabilidades de que nazca un macho tricolor son mínimas, sería de 1 entre 3.000, y en caso de que así fuera, el felino sería estéril, debido a que se debería a una anomalía genética tras recibir más de dos cromosomas.

A esto se le conoce como el Síndrome de Klinefelter, una enfermedad que acaba completamente con la teoría de que solo hay gatas tricolor. Sin embargo, al tratarse de algo fuera de lo común, podemos decir que la mayoría son hembras.

Tipos de gatos tricolor

Existen una variada gama de tonalidades de gatos tricolor, aunque casi siempre predominan el negro, naranja, blanco o rojizo, que provienen de una genética con prestigio.

Hay tres tipos predominantes de gatos tricolor que, sin duda alguna, son los más comunes.

Entre ellos destaca el Carey. Son felinos que tienen una mezcla de tres colores diferentes, siendo el color negro el más fuerte, mientras que el blanco juega un papel menos importante en el pelaje del mismo.

El más común de todas estas tonalidades es el Calicó. Este felino tiene como colores predominantes el naranja, blanco y el negro. A diferencia de los otros, sus colores no están mezclados, pues tienen una notoria separación mediante rayas.

Otro que estamos acostumbrados a ver es el atigrado. Este hermoso gato tiene un pelaje muy similar al de un tigre, pero con manchas anaranjadas y al igual que el calicó, el color blanco es uno de los más predominantes.

La historia de los gatos tricolor

La historia de los gatos tricolor se traslada a millones de años atrás, incluso han estado en los procesos migratorios luego de la apertura comercial hacia Europa y África, hasta que finalmente hoy en día están desplegados por todo el mundo.

Los gatos tricolores fueron una gran influencia en la cultura japonesa durante siglos, ya que eran considerados como símbolo de protección es por ello que los llevaban en las embarcaciones.

Esto se debía a que llevar a estos animales para un largo viaje por mar adentro servía como amuleto, ya que se pensaba en aquel entonces que eran capaces de alejar las fuertes tormentas y espantar a los fantasmas.

Ventajas de adoptar un gato tricolor

Los gatos calicó por lo general tienden a ser animalitos muy amigables y cariñosos, en Japón son considerados como promotores de la buena suerte hasta el punto de inspirar el popular muñeco japonés que hace señas.

Si tienes pensado adoptar a un felino tricolor, debes tener presente que son animalitos especiales, muy tiernos que llegarán a tu vida a brindar mucha tranquilidad y quizás un poco de suerte, ¿por qué no?

Tener un gato tricolor es algo sumamente exótico y diferente, en caso que decidas darle un hogar a cualquiera de estos serán el centro de atracción cuando tengas alguna visita, ya que sus hermosos colores encantan a cualquiera.

Otro aspecto positivo de tener un felino calicó, es que pueden ser de cualquier raza y si eres indeciso a la hora de decirte, pues, este tiene tres colores diferentes que lo hará destacar del resto, algo que sin duda llamará tu atención de inmediato.

Lo mejor de adoptar un gato tricolor es que a la hora de escoger su nombre no será tan complicado, ya que la mayoría son hembras y si de accesorios se trata disfrutarás comprándole muchas cosas coquetas.

Darle un hogar a estos animales es darle una oportunidad de ser feliz, ya que muchas personas prefieren adoptar a otro de la camada por miedo a lo desconocido.