Ahora en Wamiz :
Wamiz Logo

Publicidad

Hongos en gatos: Tipos, Tratamientos y Recomendaciones

Hongos en gatos advice © Shutterstock

Los gatos son susceptibles de sufrir multitud de enfermedades, entre ellas, infecciones por parte de microorganismos. La colonización por hongos, conocida como dermatofitosis (nombre científico) o tiña (nombre coloquial) supone una de las enfermedades de la piel más comunes en gatos. Pueden estar involucradas multitud de especies diferentes de hongos, sin embargo, una de ellas suele ser la más frecuente.

En el siguiente artículo, hablaremos sobre el principal hongo implicado, así como el tratamiento para hongos en gatos disponible.

Por Rodríguez Paula

Tipos de hongos en gatos

Los hongos causantes de la tiña son organismos queratinolíticos, es decir, se alimentan de la queratina presente en las capas de la piel de muchos mamíferos, entre ellos los gatos. El hongo que causa el 90% de los casos en felinos recibe el nombre de Microsporum canis y presenta un grave problema, ya que los perros y personas también pueden sufrir sus efectos.

La tiña es una enfermedad muy contagiosa y se transmite por contacto directo entre gatos (o perros). También puede desarrollarse al entrar en contacto con un entorno infectado, ya que los hongos liberan esporas (forma infectante) al medio, que otros animales atrapan a su paso. Un animal en un buen estado de salud, suele hacer frente a esta enfermedad y resistir la infección.  Sin embargo, si nos encontramos ante un animal inmunodeprimido (con un sistema inmunitario débil), demasiado joven o demasiado anciano, e incluso, colonizado por ectoparásitos (pulgas o garrapatas) puede facilitar la vía de entrada al hongo y producir enfermedad.

Síntomas de hongos en gatos

Los signos que nos pueden hacer sospechar de la presencia de hongos se relatan en la siguiente lista. Es importante destacar que sólo un examen exhaustivo, por parte de un veterinario, puede confirmar la enfermedad y determinar su tratamiento.

  • Lesiones circulares y alopécicas (sin pelo) sobre todo en la zona de cara, orejas y patas.

  • Picor exagerado.

  • Piel inflamada.

  • Caspa y descamaciones.

  • Lesiones en las uñas. Se observa una raíz débil que se desprende fácilmente.

  • Pérdida de pelo por distintas partes del cuerpo.

  • Pelaje descuidado. El gato rechaza acicalarse y se observa un aspecto pobre del pelo.

  • Pérdida de apetito por el malestar general que padece.

Tratamiento para hongos en gatos

Esta decisión debe correr a cargo de un profesional veterinario ya que el tratamiento para hongos en gatos va a depender de muchos factores distintos como es la extensión de la lesión, edad del animal, tipo de hongo presente, etc. Aunque la enfermedad se considera autolimitante, es decir, se trata de una enfermedad que tiende a resolverse por sí misma, es importante acelerar este proceso y acabar con ella cuanto antes. Un gato infectado por hongos es una fuente de problemas para todos los miembros de la casa (niños, perros, otros gatos, roedores o para nosotros mismos). Podemos clasificar el tratamiento para hongos en gatos en dos opciones, principalmente:

  • Tratamiento tópico. Con esta variante de tratamiento nos limitamos a tratar las lesiones de la piel directamente. Suelen realizarse curas con antisépticos y, posteriormente, aplicación de cremas que contienen compuestos antifúngicos como miconazol, itraconazol, ketoconazol y/o griseofulvina. También puede utilizarse un champú específico para tratar toda la superficie corporal, dependiendo de la tolerancia del gato al agua.

  • Tratamiento sistémico. En casos graves, o que no responden al tratamiento tópico, se puede optar por un tratamiento sistémico vía oral. Existen fármacos antifúngicos disponibles en comprimidos o jarabes que, tras metabolizarse, se distribuyen por los capilares de la piel del animal. Suelen tener efectos secundarios por lo que deben usarse con precaución. En ocasiones, si el picor es muy intenso, se utilizan corticoides para detener esta sintomatología.

Recomendaciones para luchar contra los hongos en gatos

Dentro de las recomendaciones ante este problema hay una que lidera la lista y es acudir al veterinario ante la mínima sospecha. Es preciso realizar un diagnóstico exhaustivo para descartar otras patologías que pueden dar una sintomatología similar. Además, el tratamiento contra los hongos es muy específico y puede ocasionar reacciones adversas si no se utiliza de forma correcta.

Si tu veterinario confirma la tiña, deberás tomar medidas para evitar el contagio por parte de otros miembros de la familia:

  • Si tienes que manipular al gato, utiliza guantes de un solo uso. También es aconsejable lavarse las manos con frecuencia y utilizar algún producto desinfectante (por ejemplo, alcohol).

  • Limpia todo el entorno y superficies que pueda haber frecuentado tu gato. Se recomienda eliminar los pelos muertos, que caen al suelo, y utilizar la aspiradora para acabar con las esporas infectantes. Lava las mantas, alfombras o ropa que haya entrado en contacto con el gato y cambia con frecuencia el arenero.

  • Si conviven varios gatos en la casa, limita el contacto entre ellos y a la hora de compartir el espacio. También sería recomendable acudir con el resto de gatos/perros al veterinario para que examine si estos son positivos o negativos a hongos.

En conclusión, la tiña se trata de una enfermedad muy contagiosa que suele afectar a los gatos con un sistema inmunitario débil. Es importante un buen diagnóstico por parte de un veterinario, que deberá escoger el tratamiento para hongos en gatos que mejor se adapte a la situación. Si tu gato ha sido contagiado, deberás extremar la higiene en casa para que no haya transmisión al resto de mascotas e incluso, a las personas que conviven con el animal. Con constancia y dedicación, suele ser una enfermedad que resuelve satisfactoriamente.