Noticias :
wamiz-v3_1

Publicidad

¿Los gatos pueden comer sandía?

los gatos pueden comer sandia advice
© Shutterstock

La sandía es la fruta del verano por excelencia y es perfecta para recuperar todo el agua que perdemos durante esos días calurosos. Pero, ¿los gatos pueden comer sandía? ¿Pueden también ellos disfrutar de este manjar veraniego?

Por Bosch Maica

La sandía es la fruta del verano por excelencia y es perfecta para recuperar todo el agua que perdemos durante esos días calurosos. Pero, ¿los gatos pueden comer sandía? ¿Pueden también ellos disfrutar de este manjar veraniego?

¿Es recomendable dar sandía a los gatos? 

Pues la respuesta es sí, los gatos pueden comer sandía sin problema alguno. Hay algunas precauciones a tener en cuenta, muy sencillas, para que la salud de tu gato no se vea afectada.

Si hablamos desde un punto de vista nutricional, podemos decir que la sandía contiene vitaminas A y C y ambas en cantidades importantes. La sandia también cuenta con minerales esenciales, potasio y magnesio. Todos estos nutrientes son básicos para llevar una dieta equilibrada y mantener a tu gato sano. Pero si tu felino sufre de diabetes debes saber que no es muy aconsejable darle sandía por el azúcar natural que lleva integrado. 

Hay que tener en mente que los gatos son animales carnívoros y como tales su dieta debe estar basada en carne por lo que no pienses que puedes alimentar a un gato a base de sandía o cualquier otra fruta. Puedes complementar una alimentación con frutas pero no sostenerla.

El gato y la sandía 

El sabor de la sandía es más bien dulce y eso hace que a la gente le guste mucho. Pero se dice que los gatos no pueden apreciar los matices dulces de los alimentos, lo que es propio de los carnívoros, por ello puede que la sandía no tenga mucho éxito con tu felino.

La pulpa de la sandía es un alimento seguro para tu gato. Sin embargo no lo son ni las semillas que contiene ni la corteza. Hay que quitárselo todo antes de darle un trozo al animal porque tanto la corteza como las pepitas no son alimentos que el gato pueden digerir y por lo tanto, se acumulan en su estómago. Si esta acumulación es grande puede derivar en problemas gastrointestinales serios.

Las semillas tienen un porcentaje de cianuro y esto es muy peligroso para los gatos por lo que comentábamos antes, no las puede deshacer en su estómago. Además si tu gato al morder rompe una de estas pepitas, liberará el cianuro y podría causarle una intoxicación...

Siempre con moderación

Pasa con la sandía pero con cualquier otro alimento también puede suceder, y es que en el exceso está el problema. Los gatos pueden comer sandía pero siempre limitando la cantidad porque si le das mucha de esta fruta, las consecuencias para su salud son nefastas y serán visibles con el tiempo y cuando quieras actuar el problema ya podría haber crecido más de lo que crees.

Unos trozos al día es más que suficiente y le proporcionará los minerales y vitaminas que necesita en su justa medida.

Si tienes alguna duda respecto a cómo alimentar a tu gato, o las cantidades específicas para tu felino en cuestión, consulta siempre a un especialista veterinario que pueda darte consejos personalizados para tu caso y te explique cómo funciona la fruta en el organismo de tu gato.

¿Cómo dar de comer sandía a un gato?

Este es un proceso sencillo, ya verás que los gatos aman la fruta no por su dulzor, sino por su frescor en verano, especialmente cuando hablamos de sandía.

Para darle su porción de sandía debes seguir unos pasos muy fáciles:

  1. Corta el trozo de sandia que le vayas a dar, recomendamos que sea un tamaño mediano tirando a pequeño, y retira tanto la corteza como todas las pepitas.

  2. Corta la pieza en trozos más pequeños y colócalos en su plato de comida habitual. 

  3. Quédate cerca mientras se come la sandía por si se atragantase, sobre todo si es la primera vez que la come. Es una fruta muy blanda y por la gran cantidad de agua que contiene, es muy fácil de masticar. Pero si un gato no ha comido nunca sandía no está de más que le eches un ojo mientras lo hace.

Posibles alergias que los gatos pueden tener a los alimentos

Al igual que pasa con las personas, los gatos también pueden ser alérgicos a según que tipo de alimentos. Observa sus heces y orín días después de comer la sandia para ver si algo va mal. Lo mejor es que empieces dándole poca cantidad de sandía y una vez estés segura de que no hay problema, aumentas la cantidad progresivamente.

Si ves que el orín del gato cambia de color drásticamente o si compruebas que empieza a hacer caca más bien blanda, quita inmediatamente la sandia de su dieta ya que será seguramente este alimento el que le esté causando estos problemas intestinales.

Escrito por: Maica Bosh, experta en mundo animal, especialmente canino y felino.