Noticias :
wamiz-v3_1

Publicidad

Reconocer problemas neurológicos en gatos

Problemas neurologicos en gatos advice
© Shutterstock

Los gatos son animales intensos, delicados y elegantes con una manera de vivir única e hipnotizante. Pero estos pequeños felinos están tan expuestos a enfermedades neurológicas como cualquier otro ser vivo. 

Por lo que es importante saber reconocer los síntomas para poder ayudarles e ir al profesional veterinario adecuado.

Por Bosch Maica

¿Qué es un problema neurológico en gatos?

Los trastornos neurológicos, son afecciones del sistema nervioso. Estos pueden afectar al sistema nervioso central y/o al  sistema nervioso periférico, lo que abarca desde el cerebro hasta todos y cada uno de sus músculos.

Este tipo de enfermedades pueden afectar a tu minino en muchos aspectos, desde afectar su capacidad sensorial hasta cambiar su forma de caminar. Puede hacer que tu gato no sea capaz de calcular distancias o mantenerse en pie, incluso puede estar mareado todo el día y hacer que se sienta inseguro por no ser capaz de controlar su cuerpo o tener paralizado parte de él.

¿Qué puede producir problemas neurológicos en gatos?

Hay diferentes motivos por los cuales un gato puede tener problemas neurológicos; hay enfermedades estrictamente neurológicas y hay otro tipo de afecciones (enfermedades sistémicas) que aunque presentan síntomas neurológicos, no atacan directamente al sistema nervioso, sino que son consecuencia de otra dolencia subyacente. 

Enfermedades sistémicas que producen problemas neurológicos en gatos:

  1. Diabetes mellitus: la hipoglucemia mantenida desencadena un efecto tóxico sobre los nervios periféricos y provoca la desmielinización (proceso patológico por el cual se daña la capa de mielina de las fibras nerviosas) de los mismos.

  2. Enfermedades infecciosas: como la toxoplasmosis, PIF (peritonitis infecciosa felina), FelV (Virus de la leucemia felina) y/o Fiv (virus de la inmunodeficiencia felina).

  3. Hipertensión sistémica: una tensión elevada durante mucho tiempo, afecta al organismo y se considera que el riesgo es moderado para los órganos diana (sistema nervioso central, riñones, retina o corazón).

  4. Alteraciones electrolíticas: pueden provocar alteraciones neurológicas tanto por exceso o por defecto de sodio, potasio y calcio. 

  5. Enfermedad renal: puede provocar problemas neurológicos por dos vías; la primera como precursora de la hipertensión sistémica y la segunda como desencadenante de una encefalopatía urémica.

  6. Encefalopatías hepática e hipoglucémica: desequilibrios ácido-base; es muy raro que produzcan síntomas neurológicos y si sucede, estos son producidos por una acidosis respiratoria. 

  7. Eritrocitosis: produce una reducción del volumen del plasma en sangre, esta modificación en la viscosidad sanguínea produce cambios hemodinámicos graves que afectan a la fisiología del sistema nervioso.

Estas son las principales enfermedades sistémicas que pueden producir problemas neurológicos en gatos. A continuación, explicaremos cuáles son estos problemas y en qué consisten.

Problemas neurológicos en gatos

  1. Letargia: pérdida parcial o total de la sensibilidad y del movimiento, atenuando la funciones vitales.

  2. Salivación: tu gato babea continuamente sin motivo aparente.

  3. Plantigradismo: hiperextensión de tarsos o carpos. 

  4. Temblores: movimiento rítmico muscular involuntario que afecta a una o más partes del cuerpo de tu gato.

  5. Convulsiones: contracciones involuntarias, violentas y patológicas de un músculo u otra parte del cuerpo. 

  6. Ataxia: problemas para coordinar los movimientos del cuerpo.

  7. Paresia: parálisis parcial o debilitamiento de la capacidad de contraer los músculos.

  8. Tetraparesia: parálisis de todas las extremidades o debilitamiento de la capacidad de contraer los músculos.

  9. Parálisis: parálisis total o parcial de la capacidad de movimiento de una o varias extremidades.

  10. Signos vestibulares: afecciones en el equilibrio, puede haber ladeamiendo de la cabeza.

Estos son algunos de los problemas neurológicos más comunes en gatos, también podemos encontrar otros como: alteraciones conductuales, alteraciones de la conciencia, dilatación pupilar, ceguera cortical (ver enfermedades oculares en gatos), nistagmos, vocalización inadecuada, déficits de pares craneales, déficit de los reflejos, marcha en círculos, etc. 

Si ves alguno de estos problemas neurológicos en tu gato, no dudes ni tardes en acudir a tu veterinario, es muy importante buscar el motivo y empezar a tratarlo para poder ayudarlo e intentar evitar que se haga crónico. 

Escrito por: Yanira Rodríguez, auxiliar de veterinaria.

Escrito por: Maica Bosch, experta en mundo animal, especialmente canino y felino.