Noticias :
wamiz-v3_1

Publicidad

Ocho libros de gatos que (quizás) no conozcas ¡y merecen mucho la pena!

literatura sobre gatos día del gato advice
© Shutterstock

La historia de la literatura está llena de gatos y perros memorables. Sería erróneo establecer cualquier tipo de absurda comparativa entre cuáles han motivado unos relatos mejores. A continuación te proponemos 8 libros llenos de mininos que quizás no conozcas. 

Por Ismael G. Cabral

Libros con mininos, libros diferentes

Sí es cierto que gatos y perros han propiciado escritos muy diferentes. Mientras los segundos han estimulado la imaginación de escritores que han dado luz grandes novelas de aventuras, de terror y melodramas rotundamente tiernos, los felinos han sido ubicados en el imaginario de las mejores plumas como animales protagonistas -o ejemplares secundarios- en historias con más retranca, con más capas.

No te vamos a recomendar El gato negro, de Edgar Allan Poe, porque, por más sensacional que sea, a estas alturas seguro que ya lo tienes bien localizado en la estantería. Vamos a hacer un ejercicio de buceo en el mar de las letras para intentar sugerirte ocho (estupendos) libros que todo amante de los gatos disfrutará como un cosaco (entre paréntesis verás el nombre de la editorial). Y, si tú conoces otros, ¡no dudes en compartirlo con nosotros en las redes sociales!

Coge papel y boli y ¡apunta!

1. Soy un gato (Impedimenta): “Soy un gato, aunque todavía no tengo nombre”. De esta forma arranca la primera novela (¡novelón! Tiene 656 páginas) de Natsume Soseki. Y de antemano te decimos que está considerada por la crítica una obra maestra de la literatura japonesa. Cuenta las aventuras de un desdeñoso gatito que vive, de forma accidental, con un grupo de estrafalarios personajes, todos ellos de clase media alta, por lo que el libro (que se publicó en 1905) es una sátira de la burguesía. 

portada soy un gato libro
Detalle de la portada de 'Soy un gato', de Natsume Soseki.

Wamiz2. Kafka en la orilla (Tusquets): Continuamos con literatura nipona para recomendarte ahora esta gran novela del célebre Haruki Murakami. En ella seguiremos a un personaje, Nakata, que tiene el don de poder comunicarse con los gatos. Te advertimos que el término surrealista podemos aplicarlo con tranquilidad a este relato colmado de excentricidades en el que los gatos hablan como si fueran humanos. Tómate tu tiempo pero disfruta de un libro que pocos han leído y que, después de hacerlo, querrás recomendar seguro.

3. Querido Tim (SM): “Soy un gato y me llamo Timoteo. Como Timoteo no es un nombre de gato, me llaman Tim, que es más corto”. El principio no deja lugar a dudas, estamos ante una novela de gatos y para gateros. Escrito por Carmen Kurtz, en teoría, este es un relato para lectores jóvenes aunque, ¿quién determina eso? Bajo su aparente sencillez se esconde una lección de vida en la que asistimos al encuentro entre un gato y su compañero humano, un dibujante de cómics. Si te pones con su lectura ten cerca una caja de pañuelos. No digas que no te lo hemos advertido.

4.- Lo que aprendemos de los gatos (Anagrama): Libros sobre comportamiento gatuno hay decenas en cualquier librería. Pero este, que quizás no capte tanto tu atención como otros más llamativos exteriormente, es uno de los  mejores que puedes leer. Escrito por Paloma Díaz-Mas, y editado muy recientemente, es una obra que nos producirá mucha envidia al ir entendiendo cómo ellos están mucho más preparados para la vida que nosotros, los humanos. Decirte que es absolutamente indispensable que lo tengas es quedarnos cortos. 

5.- Gato encerrado (El Aleph). Publicado en 1986 fue hace muy poco que conoció una traducción al castellano. Estamos en plena generación beat, y este texto viene firmado nada menos que por Williams S. Burroughs. Es, antes que cualquier otra cosa, un conmovedor discurso a favor de los gatos. El escritor narra de forma entrañable la relación que ha mantenido con los felinos de su vida, y lo hace con una prosa erudita y muy característica. Quizás estés pensando que pueda aportar poco, pero te equivocas. Es un (pequeño) texto que merece mucho la pena que conozcas.

William S. Burroughs con su gato
El escritor William S. Burroughs, muy bien acompañado.

Wamiz6.- Gatos ilustres (Lumen): “Un gato es un auténtico lujo... lo ves caminar por tu habitación y en su andar solitario descubres un leopardo, incluso una pantera. La chispa amarilla de esos ojos te recuerda todo el exotismo escondido en el amigo que tienes al lado, en ese animalito que maúlla de placer cuando le acaricias”. La autora de este libro, que es además una edición ilustrada, se remonta a sus años infantiles en la granja africana donde se crió. Desde ahí, Doris Lessing viaja por su azarosa y aventurera vida, que acabaría llevándola a Londres, siempre de la mano de los gato. Gatos ilustres supone, por si fuera poco, una puerta de entrada idea al universo de Lessing. Y cuando lo acabes querrás leer más de la autora... aunque ya no haya más gatos en sus páginas.

gatos ilustres doris lessing
Detalle de la edición de 'Gatos ilustres', de Doris Lessing.

Wamiz7. Opiniones del gato Murr (Cátedra): En esta lista de recomendaciones literarias hemos querido salirnos por la tangente, y por eso encuentras aquí este libro a contramano de E. T. A. Hoffmann, el gran escritor romántico alemán que redactó esta novela en 1820. Puede que aquí no exista ni siquiera un gato (a pesar de lo que indica su título)... ¿o sí? Te animamos a que lo descubras tú mismo con la certeza de que estarás leyendo uno de los más redondos libros de su autor, una personalísima aproximación a una sociedad que hoy nos queda muy lejana.

8.- Las mejores historias sobre gatos (Siruela): “Para mí el mundo se ha dividido en dos clases de personas: las que aman a los gatos y las otras”, sentencia Guillermo Cabrera Infante, una de las plumas reunidas en este libro fundamental que compila pequeños relatos y disertaciones de autores como el ya citado y Émile Zola, Patricia Highsmith o Lewis Carroll, entre otros. No es la típica compilación al uso, pero estamos convencidos de que querrás leerla y, lo mejor, regalar otros ejemplares a tus amigos gateros o en vías de serlo.