Noticias :
wamiz-v3_1

Publicidad

¿Es posible cortar las uñas a los gatos?

Cómo cortarle las uñas al gato advice
© Shutterstock

Quizás te resulte familiar ver algunos muebles rascados con arañazos, o que constantemente tu gato se quede prendido de tu jersey o de la manta porque tiene las uñas excesivamente largas. Es comprensible que te hagas la pregunta de si se le pueden cortar las uñas a los gatos y, la respuesta, es que sí es posible. 

Por Rodríguez Yanira

Las uñas de los gatos: para qué sirven

En el siguiente artículo, desde Wamiz te explicamos cómo cortarle las uñas a un gato y otros aspectos como qué pasa si le corto las uñas a un gato y si realmente es necesario. 

Las uñas son un apéndice fundamental para nuestros gatos y les permiten manifestar su comportamiento natural. Las utilizan para multitud de comportamientos en su día a día como trepar, marcar territorio, e incluso tonificar su musculatura estirando todo el tren superior. 

Muchos propietarios terminan desquiciados porque su gato araña los muebles y hace agujeros en el sofá o en su ropa por culpa de las uñas, aunque poco a poco se abandona la idea de la “desungulación”. Es decir, el procedimiento quirúrgico por el que se extirpan las uñas, y es de agradecer ya que es una mutilación en la que se amputa la última falange de los dedos.

Si te preocupa que tu gato arañe todo tu piso, tenemos una buena noticia para ti, y es que se le pueden cortar las uñas a los gatos sin que esto resulte perjudicial para su salud. Sobre lo que pasa si le corto las uñas a un gato, no debe preocuparte, ya que simplemente estarás eliminando la parte final de la uña (totalmente indolora, solo es un depósito de queratina), y estrás simulando un limado, pero de forma artificial. De esta forma no tendrá la necesidad de rascar tanto, no se quedará enganchado en los tejidos, etc. 

Cómo cortarle las uñas a un gato

Para saber cómo cortarle las uñas a un gato, lo primero que debes hacer es preparar todo lo necesario: un cortauñas pequeño y/o especial para gatos, gasas por si ocurre sangrado, un spray con feromonas relajantes para reducir el estrés, y alguna chuche para recompensar el comportamiento de tu gato. Te recomendamos acostumbrar a tu gato desde pequeño ya que realizarlo en un gato adulto que no conozca esta rutina puede ser peligroso para ambos. 

Una vez tenemos todo lo necesario, vamos a cortarle las uñas. Si presionas la almohadilla de tu gato verás cómo se muestran más fácilmente los dedos y con ellos, se extienden las uñas. Las uñas tienen una base, pegada al dedo, por donde discurre un vaso sanguíneo y raíces nerviosas y una parte más externa afilada y en forma de garra (se curva hacia abajo). Esta última parte es la que debemos cortar ya que, si cortamos demasiado, podemos provocar mucho dolor y sangrado a nuestro gato. Puede que necesitemos la ayuda de otra persona para inmovilizar al gato, incluso si lo vemos misión imposible, podemos acudir al veterinario para que nos ayude. 

Recuerda cortar sólo la punta, finita y afilada. Vale la pena cortar poquito y repetir el corte de uñas a la semana. En caso de que, por accidente, cortemos demasiado y nuestro gato sangre, no hay que alarmarse y simplemente debemos colocar una gasa en la uña y hacer presión para cortar la hemorragia. También existen unos polvos hemostáticos y antisépticos que detienen el sangrado y previenen la infección. 

Cuándo se pueden cortar las uñas a un gato

En cuanto a cuándo se pueden cortar las uñas a un gato, la respuesta es desde bien pequeñitos. Un gatito pequeño es más manejable y en caso de revolverse y arañarnos, el ataque será mucho menor. Además, si desde pequeños les acostumbramos a un corte periódico de uñas, formará parte de su educación por lo que, en un futuro, no resultará estresante.

No te preocupes si no consigues cortar todas las uñas en la misma sesión, trata de adaptarte a tu gato, no importa que necesites varios días para recortar todas las uñas. El crecimiento de las uñas funciona a un ritmo individual de cada gato, pero más o menos, deberás esperar dos semanas (aproximadamente), para volver a cortarle las uñas de nuevo.

¿Es necesario cortar las uñas a un gato?

Normalmente sólo es necesario cortar las uñas a un gato cuando no tiene opción de realizarse un buen limado. Un gato que utiliza el rascador diariamente, sale al exterior, apoya sus patitas en diferentes superficies, trepa a los árboles y explora, se está limando constantemente las uñas y mantendrá un crecimiento óptimo de sus garras. 

En cambio, un gato que no tiene rascador, que no realiza ninguna actividad y siempre está dentro de casa, puede tener un crecimiento de las uñas descontrolado y provocar problemas en el apoyo de la extremidad, cojeras, e incluso que alguna uña se curve demasiado y termine clavándose en su piel. En estos casos sí que es necesario cortar las uñas a un gato.

Si nuestro gato no ha recibido una educación estricta y nos rasca los muebles o siempre quiere estar sobre nosotros, pero esto hace que nos pellizque la ropa, será necesario cortar las uñas desde un punto de vista de “convivencia”. Aunque con paciencia y un rascador, podemos enseñarle que ese es el lugar para limarse las garras.

Ahora ya sabes cómo cortarle las uñas a un gato y en qué situaciones está indicado. Es un procedimiento indoloro y nada perjudicial que nos mejorará la convivencia con nuestro gato, aunque recuerda que siempre debemos poner de nuestra parte para que nuestro gato pueda expresarse como tal (que tenga un rascador es fundamental). 

Con educación y paciencia puede convertirse en una situación rutinaria que no generará ningún estrés, aunque si observas que es necesario un recorte, pero es imposible realizarlo tú mismo, no corras peligro y acude a un veterinario, un profesional sabrá cómo ayudarte.