Ahora en Wamiz :

EL QUIZ DE WAMIZ

Publicidad

Rascador para gatos: evita, de una vez por todas, que tu gato destroce tus muebles

Rascador para gatos advice

Un rascador para gatos es clave para evitar que tu felino destroce tus muebles

© Shutterstock

Los rascadores para gatos son realmente herramientas y juguetes necesarios que pueden afectar de forma muy positiva a la vida de cualquier felino. Un producto de primera necesidad tanto para tu gato como para ti.

Por Maica Bosch

¿Por qué el gato ataca los muebles?

gato arañando sofa

Cuando nuestro gato siente la necesidad de arañar o afilarse las uñas, los muebles de nuestra casa son los peor parados. ¿Te suena esta situación tan peliaguda?

Para ellos, los muebles -sobre todo el sofá- son simplemente una herramienta que les permite descargar su estrés. Normalmente la suelen tomar con un mueble determinado de la casa, hasta que ya lo han arañado varias veces, se cansan, y buscan otro.

No cabe duda que resulta mucho más económico adquirir un rascador para gato, del que no se cansará porque entenderá como de su propiedad, que tener que renovar poco a poco todos los muebles de la casa.

Los rascadores para gato son más importantes de lo que creemos puesto que gracias a ellos, entre otras muchas cosas, los felinos pueden ''arreglar'' sus uñas y calmar sus ansias de arañar el sofá o tu ropa. 

Beneficios del rascador para gatos

1. Tendrá un lugar preciso para afilar sus uñas

Los gatos son animales sumamente territoriales, aunque son animales muy cariñosos, se encuentran constantemente tratando de arañar y de afilarse sus uñas, es parte de su instinto.

2. No destrozará tus muebles

A pesar de todo, podemos indicar que estos felinos continúan manteniendo ese instinto salvaje dentro del hogar: saltando, arañando y hasta destruyendo los pobres muebles de la casa. ¿Cómo evitar este tipo de comportamiento? Compra un rascador para tu gato.

El rascador es genial porque obliga al felino a liberar su instinto salvaje mientras se divierte.

3. Liberará estrés rascando

Otra situación que no hemos mencionado es el estrés, como cualquier animal el gato puede sufrir este tipo de tensiones que alivirá utilizando su rascador.

4. Combatirá la obesidad

Al tener un gato en casa es normal que queramos asegurarnos de que no le falta de nada: agua, comida, lugares donde descansar, y mucho cariño. Sin embargo, es posible que le demos una vida tan cómoda que nuestro gato pueda sufrir obesidad.

Algunos tipos de rascadores pueden ayudar a combatir este problema, debido a que traen incorporados algunos accesorios y juguetes, que van a ser utilizados por nuestro gato, obligándolo a hacer ejercicios.

Tipos de rascadores para gatos

Existe una gran variedad de rascadores de gatos en el mercado, que resulta interesante conocer, sobretodo porque están diseñados para atender algunas necesidades que tienen nuestros felinos.

A continuación, te mostramos algunos tipos de rascadores para que elijas el que mejor se adapte a las necesidades de tu minino. 

1. Rascador para gato plano

rascador plano para gato

La idea es adherirlos al suelo para que no se puedan mover cuando el gato los esté usando. Este tipo es ideal para gatos que sean pequeños y que nunca hayan usado antes un rascador. Y para felinos que tengan algún tipo problema de movilidad.

Descubre aquí las 6 razas de gatos más pequeños que existen. ¡Este tipo de rascador es perfecto para ellos!

2. Rascador vertical para tu gato

rascador vertical gatos

Son perfectos para colocarlos en paredes. Hay que ponerlos en sitios estratégicos y tratar que desde pequeño el gato sepa dónde se encuentra y cómo debe usarlo.

3. Rascadores poste para tu felino

rascadores poste gatos

Se trata de rascadores que se adaptan a gatos de cualquier altura. Hay rascadores de poste de hasta 130 centímetros, y vienen la mayoría con accesorios y juguetes para entretener a nuestros gatos y que se ejerciten todo lo posible.

4. Rascador torre, tu gato se volverá loco con él

rascador torre para gatos

Realmente son multifuncionales, ya que son ideales para que el gato juegue y pueda trepar diversas alturas (algunos pueden llegar a mediar hasta dos metros y medio) y están diseñados para que el felino juegue, descanse y rasque.

5. Rascadores caseros para tu gato

Los amantes del “hecho a mano” pueden realizar ellos mismos su rascador para gatos. En internet se pueden encontrar diferentes ideas sobre modelos de rascadores para fabricar en casa utilizando cajas de cartón y/o rollos de papel higiénico. ¿Te atreves?

Rascador para gatos: ¿dónde colocarlo?

  • La idea es ubicarlo en sitios estratégicos, sobre todo que puedan ser considerados de agrado para el propio gato. No sería muy inteligente colocar este rascador en una zona que el felino casi no frecuenta. Además si ya ha empezado a arañar alguno de los muebles de la casa, tenemos una referencia muy especial y lo ideal es colocarlo muy cerca de este.

  • Si el rascador que compraste no trae otros accesorios, sería atractivo para el gato que coloques algún tipo de juguete en dicho rascador, para que le llame la atención y decida acercarse.

  • Debes escoger entre los modelos que existen, el que sea más conveniente para tu gato. Igualmente, en tu selección debes tomar en cuenta la decoración que existe en el espacio de tu casa o piso, busca uno que luzca genial y mantengas el ambiente.

Si observas que tu gato no está utilizando el rascador con mucha frecuencia, deberías cambiarlo de sitio, para ir probando si en otro lugar cambia su comportamiento.

¿No sería más fácil cortarle las uñas a mi gato?

cortar unas gato

La respuesta es un rotundo no. Esta es una opción que se toma por desconocimiento. Para un gato usar sus uñas rascando es un mecanismo que utiliza para controlar el estrés. En el momento que le arrancas o cortas sus uñas, además de incrementar su nivel de nerviosismo, también estás afectando parte de su naturaleza.

Profesionales de la materia aseguran que cuando un gato se estresa y no consigue solución, es muy probable que comience a sufrir algunas enfermedades.

Hay ocasiones en las que debemos cortar las uñas a un gato, pero nunca por capricho y siempre con el beneplácito de un veterinario.

Lea también