Noticias :
wamiz-v3_1

Publicidad

Cómo adaptar a tu gato a los ruidos que le molestan

Ruidos que molestan a los gatos, ¿cómo adaptarlos a ellos? advice
© Shutterstock

La música excesivamente alta, los fuegos artificiales, los petardos, incluso el ruido de los coches o el claxon… son ruidos molestos para gatos. Son tan molestos que pueden llegar a provocarles estrés, miedo e incluso ansiedad.

Por Rodríguez Yanira

Este estrés o miedo en los gatos a causa de los ruidos se produce porque un sonido más alto de lo habitual, o muy repetitivo es una gran alteración del entorno del animal. Y para los gatos, estos cambios en su entorno son de poco agradecer.

Además, si convivimos con un felino que ha estado acostumbrado a espacios tranquilos sin alteraciones de ruidos o cambios bruscos, estos sonidos algo más altos y fuera de su zona de confort le afectarán mucho más.

Durante el año hay épocas en las que los decibelios de las ciudades tienden a subir, por ejemplo, en verano, navidades o fiestas patronales. Durante estas festividades el uso de petardos o la música de las verbenas puede alterar el estado anímico de nuestro gato para mal.

La reacción de estos animales ante estos sonidos molestos para gatos suele ser esconderse debajo de algún mueble, o correr incontroladamente hasta que todo vuelva a la normalidad. Llegando incluso a escaparse casa por miedo. Por eso, lo más aconsejable es llevar a cabo unas medidas para ayudar a que estos ruidos molestos para gatos les afecten lo menos posible.

Si un felino no está acostumbrado a los ruidos de una ciudad, por ejemplo, habrá que seguir un largo y costoso proceso para que finalmente se acostumbre. Se pueden llevar a cabo una serie de ejercicio en los que trabajar con ellos de forma paulatina, y sobre todo con mucha paciencia.

Acostumbrar a un gato a los ruidos no significa conseguir que le gusten los ruidos estridentes, es más bien comunicarle que:

  • Los sonidos más fuertes no tienen porque significar algo malo.

  • Nosotros estamos calmados por lo que no hay motivos para alterarse.

Cómo adaptar a tu gato a los sonidos que les molestan

En casa podemos probar con una música de ambiente para que el gato se vaya acostumbrando a los cambios. Aumentar un poco el volumen a lo largo de las semanas para ayudar a nuestro felino a que acepte de manera natural este ruido.

Otra opción que también puede funcionar es comprarle al animal algún juguete que haga ruido cuando se mueva, así relacionará el ruido con algo tan normal como jugar, y no con algo que signifique peligro o amenaza.

Lo principal para ayudar a nuestra mascota es no hacer caso de sus quejas ante nuestros intentos para que se acostumbre al ruido. Puede ser que maúlle al principio cuando le pongamos la música y cuando vayamos aumentando el volumen. Pero la idea es que llegue a acostumbrarse y por ello no debemos darnos por vencidos. No debemos tampoco estresarnos o mostrar enfado ante el gato cuando no consigue nuestro objetivo pues será un refuerzo negativo. Hay que mantener la calma y aplicar paciencia.

Incluir sonidos molestos para gatos en su rutina

Al principio de este artículo comentábamos que muchas veces los sonidos altos no molestan a los gatos por la cantidad de decibelios, sino porque es algo fuera de lo común que no pertenece a su rutina. Es algo imprevisto y eso les asusta porque creen que no podrán controlarlo.

De esto se deduce la importancia de incluir en nuestro día a día alteraciones en términos de ruido para nuestro gato. Es importante recalcar que nuestra tranquilidad y serenidad ayudará también al felino a entender que nada de lo que pasa es tan grave como para asustarse.

A pesar de seguir estos consejos puede ser que nuestro gato no cambie, y es que cada animal reacciona de manera distinta. Sus comportamientos no son iguales así como tampoco lo es su manera de relajarse. Lo que si debemos tener en cuenta es cuando vemos que nuestro gato reacciona de manera desproporcionada ante cualquier ruido. Entonces será el momento de contar con un especialista en comportamiento felino, pues este miedo puede llegar a convertirse en fobia. Las fobias son muy diferentes al miedo, mucho más difíciles de eliminar y también hacen sufrir mucho más al animal.

A pesar de que ante los ruidos molestos para gatos, el animal se revuelva mucho, nunca debemos suministrarle ningún medicamento tranquilizante sin que nos lo haya mandado el veterinario.

Cuando empiezan los ruidos molestos para gatos, ¿qué debo hacer?

Unos pequeños consejos para nuestro gato:

  • Mantener al animal dentro de la casa.

  • Dejarle descansar dentro de una habitación tranquila y alejada de los ruidos. Mejor si le dejamos agua, comida y algunos juguetes para que se entretenga.

  • Los juguetes, como decíamos antes, que tengan algo para que al moverse produzcan algún ruido.

Y sobre todo, nosotros debemos comportarnos de manera normal para no transmitirle nerviosismo al animal.

Lea también