Publicidad

¿Qué pasa si se te cruza un gato negro? Respondemos a la mayor superstición felina

gato negro caminando por la calle cat-wow

Si se te cruza un gato negro...

© DavidTB / Shutterstock

Ya sea que se te cruza el gato negro por delante o por un lado 🐱, desvelamos el misterio que rodea a este fenómeno de siglos y siglos. 

Por Rocío R. Gavira

Publicado el 21/6/21 17:06

Se te cruza un gato negro por la calle y… ¡todavía habrá gente que no sepa qué ocurre! 😱😱😱. Es importante conocer lo que rodea a este fenómeno para tener la reacción correcta en el momento. 

¿Qué pasa si se te cruza un gato negro?

Es sabido que los felinos son muy sigilosos. Lo mismo te cruzas al gato negro de frente y le ves venir, pero ¿y si pasa por un lado? ¿O por la espalda de repente? Su agilidad les caracteriza. Entonces si te cruzas con un gato negro… ¡no pasa nada! 

Eso es, pese a la creencia de que los gatos negros dan mala suerte, simplemente te habrás cruzado con un gato negro. No hay más. Sin embargo, ¿por qué perdura en el tiempo ese mito? 

 Mala suerte del gato negro vs. Símbolo de prosperidad

La mala suerte de los gatos negros trae cola desde la Edad Media. En aquel tiempo se creía que cuando las brujas morían, se transformaban en gatos negros. Por eso la gente los evitaba y los relacionaba con las artes oscuras. 

Los ojos en ese pelaje negro llaman mucho la atención ©Ramon Espelt Photography / Shutterstock

Esa creencia todavía persiste en zonas como Europa Continental y Estados Unidos, algo que se contrapone a otros países. En Rusia, por ejemplo, los gatos negros son muy queridos, así como en Reino Unido. Y en Japón son honrados por dar buena suerte

Es más, echando la vista al pasado, en Egipto los gatos negros se consideraban animales mágicos y venerados como dioses. O en Inglaterra, en la época victoriana, eran un símbolo de prosperidad. 

La adopción de un gato negro: su color no ayuda

La adopción de un gato negro es la que más se resiste. Su color y esa mala suerte que carga desde hace siglos no ayudan. De hecho, aunque hay estudios que apuntan que el color no influye a la hora de adoptar, la realidad en los refugios es otra. 

En el mundo del perro esto se conoce como “síndrome del perro negro”.

Según la experiencia de diferentes asociaciones de animales, un gato negro o marrón tiene menos posibilidades de ser adoptado frente a los de pelaje más claro: blancos, color point o grises. 

Además, si al final son adoptados, los gatos negros son los que más tiempo suelen permanecer en el refugio antes de que alguien se fije en ellos, aun siendo cachorros. 

No es justo discriminarlos por el color de su pelaje, ¿verdad? Entra aquí y dales una oportunidad ❤️.

Fuentes 🧐

  • Podberscek y Blackshaw, 1988.
  • Lepper et al., 2002.
  • Morris, D., 2010. Observe a su gato. Plaza & Janes.
  • Kogan et al., 2013; Brown y Morgan, 2015.