Ahora en Wamiz :
wamiz-v3_1

Publicidad

Tips para conseguir un perro obediente desde el primer día

Cómo conseguir un perro obediente advice © Shutterstock

Cuando pensamos en tener un perro, cualquier persona se imagina al lado de un perro obediente del que poder disfrutar en cada momento. Sin embargo, muchas veces no resulta una tarea fácil, por lo que deberemos esforzarnos y trabajar diariamente en nuestra relación con el compañero peludo. Solo si nos preocupamos por su educación y establecemos reglas desde el principio, conseguiremos convivir con un perro obediente y, por lo tanto, un ambiente familiar y feliz. 

Por Rodríguez Paula

Consejos para conseguir un perro obediente

Obediencia basada en el refuerzo positivo

Este método consiste en premiar la buena conducta de nuestro perro. Cada vez que realice alguna acción que nos guste, o su comportamiento sea el adecuado en determinadas situaciones, le haremos saber que nos agrada su reacción. Podemos premiar con multitud de gestos, ya sean golosinas, caricias, un tono de voz agradable, uso del “clicker”, etc.

Si quieres saber más sobre el refuerzo positivo, te recomendamos leer el artículo 'Cómo educar a mi perro, las claves del refuerzo positivo'.

Evitar el miedo

Muchas veces se confunde “respeto” con lo que en realidad es “miedo”. Desde años atrás, se ha educado a los perros con el método del castigo, es decir, si mi perro no hace caso a mi orden, debo castigarlo. Esto puede crear un miedo e inseguridad en tu perro a largo plazo y, aunque pensemos que esa sumisión es lo ideal porque “nos respeta”, no es así: sencillamente el perro teme nuestra reacción.

 Con esto no se trata de que un perro viva en el libre albedrío y no haya normas en casa. En casa siempre debe haber reglas para mantener el orden, y debemos ser inflexibles. Por ejemplo, si decidimos que nuestro perro no puede subir al sofá, no podemos permitirlo un día sí y otro no, debemos ser firmes y constantes para dar estabilidad a nuestro perro. Lo que debemos conseguir es no crear ese respeto, hacia nosotros, por temor en el perro, sino un respeto por confianza. Él confía en nosotros, mostramos seguridad y por ello, nos quiere seguir. 

Correcta socialización

Para disfrutar de un perro obediente, es fundamental que haya sido socializado con otros perros, otras personas y el entorno de manera correcta. Un perro estable y equilibrado, sin traumas ni inseguridades, será un perro feliz y confiado que podrá interaccionar con todo lo que le rodea de manera tranquila. Es importante saber conseguir que el perro socialice con otros perros para conseguir una experiencia 100% positiva. 

Empezar desde cachorros

Si tenemos la oportunidad, lo ideal es comenzar con la educación y la obediencia desde que son pequeños. A esta edad (sobre todo en el periodo antes de cumplir el primer año), son auténticas esponjas que aprenden de todo lo que ven. Nos será más fácil modificar conductas indeseadas, así como practicar órdenes de obediencia. Además, fortalecerá el vínculo entre ambos (propietario y perro), ya que todo el tiempo que paséis juntos será un juego y aprendizaje para el cachorro y tú serás su referencia. 

Órdenes de obediencia

En cuanto al aprendizaje de órdenes, recuerda que debes ser constante (practicar a diario) y firme con tus reglas. Trata siempre de educar a través del juego, ya que para tu perro será muy estimulante y positivo ese rato contigo. Para ser más eficaz, acompaña a las órdenes con gestos, además de la voz. Nuestra energía y lenguaje corporal puede canalizar más en el perro que las palabras y seguro que aprende y reacciona más rápido. 

Por ejemplo, si quieres que acuda a tu lado, además de la voz (“ven”, “aquí”, etc.) enfoca con tu dedo al suelo y premialo siempre que atienda tu llamada. 

Mantener el control

Aunque tu perro sea hiperactivo, no dejes que la situación se dispare. Controla los ataques de locura con órdenes como “sentado”, para conseguir que el perro se relaje. Recuerda no alterarte ni ponerte nervioso si tu perro no hace caso, ya que si él se encuentra en un estado elevado de energía y tu respuesta es tensa y agresiva, estaremos echando más leña al fuego y tenderemos a la educación con castigo en lugar del refuerzo en positivo. 

Desgaste físico

Esto es muy importante, sobre todo en casos de perros muy activos con los que cuesta focalizar su atención. Un largo paseo, donde libere energía, ayudará a que se encuentre más relajado y podáis practicar los ejercicios para convertirse en el perro obediente ideal. 

Calma y paciencia

Las dos claves del éxito. Educar y formar a un perro obediente es fácil si tienes paciencia durante el desarrollo del proceso. No te frustres o desesperes, en el ámbito de la obediencia, basta con 10 minutos de trabajo diarios con tu perro. Es mejor ser constante y realizar ejercicios con frecuencia, que saturar al perro durante un día y no volver a practicar en semanas.

La educación de un perro es un reto para muchos propietarios. Si nuestra meta es conseguir un perro obediente, está en nuestras manos que esto ocurra. Con paciencia, afecto y perseverancia, seguro que obtenemos resultados. Si aún así necesitamos una ayuda extra, te aconsejamos contactar con un etólogo y/o educador canino para que te oriente en el proceso.