Noticias :
wamiz-v3_1

TEST: ¿Cuál es tu perro ideal? 🐶

Publicidad

Rehabilitación de perros: cómo ayudarlos en casa

Como realizar a tu perro rehabilitación en casa advice
© Shutterstock

La rehabilitación veterinaria es una rama médica que, aunque todavía no es muy conocida, poco a poco va cogiendo fuerza. Tanto perros como gatos pueden necesitar de un veterinario rehabilitador, bien sea por una enfermedad, un accidente, o simplemente por hacerse mayores y querer mejorar su calidad de vida.
 

Por Bosch Maica

Rehabilitación de perros: consideraciones previas

Antes de empezar con la rehabilitación de tu perro, lo mejor es acudir a un veterinario especializado, hacer un estudio radiográfico, obtener un diagnóstico y un plan específico de rehabilitación.

No solo hay que acudir a un centro especializado, sino que la parte más importante de la rehabilitación se hace en casa, con esfuerzo, constancia y siguiendo las pautas que se marcan.

Cada uno de los perros que requieran de rehabilitación tendrán unas necesidades únicas y específicas. Por eso, los planes de rehabilitación están especializados en cada perro, sus dolencias y se van modificando en función de su evolución.

¿Cómo ayudar con la rehabilitación de perros en casa?

La rehabilitación de perros en casa tiene muchas fases y hay ejercicios muy diversos para hacer teniendo en cuenta cada situación.

Cuando nos encontramos con perros que necesitan mantener reposo, podemos hacer ejercicios de cinesiterapia pasiva. Y es que con ellos, los perros no van a tener que realizar ningún esfuerzo, sino que somos nosotros quienes vamos a hacer todo el trabajo, moviendo sus articulaciones de forma específica para evitar el anquilosamiento y la pérdida de movilidad.

También se pueden utilizar pelotas con pinchos para masajear todo el cuerpo de nuestro perro y estimular sensorialmente su sistema nervioso.

Una vez se ha terminado la fase de reposo podemos hacer posicionamientos, manteniendo en pie al perro para que trabajen los músculos antigravitatorios y fortalecerlos. Además, también hay ejercicios más activos que se pueden emplear para ayudar en la rehabilitación de tu perro, controlando sus posibles molestias y el tiempo del ejercicio.

Circuitos de obstáculos

Se pueden hacer circuitos de obstáculos (de baja o muy baja dificultad), en casa para mejorar la psicomotricidad y favorecer la reeducación de la marcha; así como mejorar la flexibilidad de la columna y la articulación de las extremidades.

Recuerda premiar a tu peludo durante sus ejercicios, e intenta que los tome como un juego para que su rehabilitación sea más llevadera.  Cambia el orden del circuito de vez en cuando para evitar que se lo aprenda y se aburra.

Paseos diarios

Los paseos también forman parte de la rehabilitación en casa de tu perro y son súper importantes.

Primero, escoge un buen accesorio para el paseo (collar, arnés y tipo de correa), en función de su dolencia. Durante el paseo puedes hacerlo caminar por distintos tipos de suelo (arena, césped, grava o varios tipos de baldosas en las aceras), para así trabajar la estimulación del sistema nervioso y ayudarlo a apoyar correctamente o equilibrar su centro de gravedad.

Rehabilitación de perros: el acondicionamiento del hogar

Los ejercicios que podemos o no podemos hacer en casa son muchos, pero no solo ayudamos con la rehabilitación de nuestros perros haciendo ejercicios, circuitos o paseos. Debemos o podemos acondicionar la casa, o la zona donde vive a diario nuestro compañero perruno.

Un buena zona de descanso

Una buena cama, cómoda, que evite que el frío le llegue a los huesos mientras duerme, junto a una manta para taparlo, ayudan a que se levante menos entumecido y con los músculos y articulaciones calentitos.
Los suelos muy deslizantes hacen que se resbalen sus patitas, pueden abrirse y lastimarse los músculos, e incluso pueden caerse y darse un buen golpe favoreciendo una recaída o pudiendo provocar alguna fractura o contusión.

En este sentido, podemos poner puzzles en el suelo, láminas de goma o hacer rutas con cinta aislante para hacer más estables los caminos en casa, y que sea más seguro que se desplace por ella.

Ayudarle con las comidas

Elevar tanto el comedero como el bebedero harán que fuerce menos el cuello, la espalda y las extremidades delanteras. Además, con ello consigues que tenga una digestión mejor con menos esfuerzo, ya que la gravedad hace parte del trabajo para que la comida llegue desde la boca al estómago. Y si puedes evitar ponerlo al lado de su cama o sitio, harás que tenga que moverse para comer o beber.

Por otro lado, para aquellos que dejamos que se suban al sofá o la cama, durante la rehabilitación del perro hay que evitar a toda costa que lo hagan por ellos mismos, mínimo hasta que tengan el alta del veterinario y les diga que pueden hacerlo. Podemos ayudarles subiéndolos y bajándolos ,o fabricando algún tipo de escaleras/escalón que hagan que suba con el menor esfuerzo posible.

Estos son algunos consejos que puedes seguir para ayudar a con la rehabilitación de tu perro en casa. No intentes rehabilitarlo tú solo en casa.

Si ves que tu perro no camina con normalidad, cojea o tiene dolor... acude inmediatamente a tu veterinario habitual, él sabrá cómo orientarte de la mejor forma, y podrá decirte si tienes que acudir a un especialista y de ser el caso, éste te dirá que es lo mejor que se puede hacer por tu perro.

Si tienes que acudir a rehabilitación de perros, no dudes en hacerlo. Es tan importante como la rehabilitación en humanos. Puedes hacer que tu perro elimine  el dolor sin tener que emplear tantísima medicación y/o ayudarle a recuperar la confianza en sí mismo, y que vuelva a ser autosuficiente y te necesite un poquito menos en su día a día.

Lea también