Noticias :
wamiz-v3_1

ESPECIAL OLA DE CALOR

Publicidad

¿Las vacunas de los perros tienen efectos secundarios?

efectos secundarios vacunas advice
© Shutterstock

¿Qué efectos secundarios tienen las vacunas en los perros? Estos son los más cómunes y peligrosos.

Por Ismael G. Cabral

Lo primero, proteger su salud

Partiremos de una certeza indiscutible: Las vacunas protegen la salud de nuestros compañeros de cuatro patas y les ofrecen una calidad de vida mucho mayor de la que gozarían en el caso de que estas no existieran.

Sin embargo esto no impide que, al igual que sucede con las vacunas para humanos, las que les ponemos a ellos también puede causarles ciertos efectos secundarios

¿Cómo reducir el riesgo de efectos secundarios de las vacunas de los perros?

Las vacunas persiguen que el sistema inmunológico pueda generar una respuesta defensiva eficaz ante un contagio. Pero para que su administración sea lo más segura posible el animal nunca deberá tener menos de seis semanas de edad. Además es fundamental que cuando lo vacunemos se encuentre en perfecto estado de salud, esté ya desparasitado y no presente ningún síntoma de enfermedad infecciosa. De nada sirve una vacuna si el perro ya está contagiado.

Un riesgo muy leve, casi inexistente

Si hay algo más que probado en la medicina veterinaria eso son las vacunas. Y si estas llegan a producir algún efecto secundario casi siempre serán muy leves, tanto que nosotros ni nos daremos cuenta. “Algunos perros pueden presentar cierto estado muy pasajero de somnolencia durante unas horas y, en algunos casos, leves molestias como picor en la zona de la inyección o un pequeño abultamiento que se resuelve de forma espontánea”, explica el veterinario Javier Martí.

En muy pocos casos…

Algunas vacunas pueden ocasionar vómitos, diarreas y dolor de estómago. En todo caso serán siempre reacciones de carácter pasajero que harán que tu compañero no quiera comer en las horas siguientes a la vacunación y duerma algo más de la cuenta, seguramente recostado sobre un lateral para no generar presión en el abdomen.

Algunos pocos perros pueden también presentar un transitorio estado griposo, con algo de fiebre y apatía generalizada. La anafilaxia es el efecto secundario más grave. Y es extraordinariamente poco común. Aparece a los minutos u horas de la inyección en forma de hinchazón del hocico y la garganta; esto puede impedir al animal una respiración normal, lo que devendrá en un estado de agitación, enrojecimiento de la piel, vómitos, diarrea.

El veterinario sabrá cómo revertir la situación. La anafilaxia la provoca el propio organismo destruyendo glóbulos rojos para defenderse (erróneamente) de la vacuna administrada.

En todo caso, y por prudencia, en las horas siguientes a la vacunación haremos bien en tener controlado a nuestro amigo canino para asegurarnos que todo marcha bien. Será así con toda probabilidad.