Publicidad

¿Qué significa el vomito amarillo en perros y qué hacer para ayudarlo?

perro caniche vomito amarillo

Un perro después de vomitar amarillo

© Shutterstock

La veterinaria María Navarro habla sobre el significado y el tratamiento del vómito amarillo en perros, un problema bastante frecuente en canes.

Por María Navarro

Actualizado el 8/2/21 14:55

Los problemas gastrointestinales son uno de los motivos más frecuentes de consulta del día a día. En este grupo de afecciones podemos englobar los vómitos y la variación de la consistencia de las heces.

En esta ocasión, nos vamos a centrar en explicar por qué se producen los vómitos, en concreto los vómitos amarillentos.

Cuando nuestro perro vomita pierde líquidos y si éstos son recurrentes puede llegar a deshidratarse, sobretodo en perros de pequeño tamaño o cachorros por su bajo nivel de reservas.

Los vómitos no tienen porqué representar un problema grave, pero siempre recomendamos que, en el caso de que se produzcan varios vómitos, consultes con tu veterinario de confianza.

Es importante que nos fijemos si el perro presenta algún otro síntoma como inapetencia, fatiga, diarrea o apatía, y también en el color del vómito.

⚠⚠ Es importante recalcar que nunca debemos medicar por nuestra cuenta a nuestra mascota, ya que sin saber el origen del problema lo podemos agravar.

¿Qué significa el color del vómito?

Aparte de fijarnos si el vómito tiene algún contenido extraño como un trozo de un juguete, hierba, heces, etcétera; debemos fijarnos en el color del mismo. 👇

¿Qué significa el vómito amarillo en perros? Mi perro vomita bilis

El vómito amarillo es el más habitual en nuestros perros. Nos indica que el perro no ha comido hace horas y tiene el estómago vacío.

La vesícula biliar libera la bilis, la cual irrita el estómago y hace que el perro vomite. El vómito, aparte de ser amarillo, puede presentar espuma debido a la misma irritación.

Mi perro vomita espuma blanca

Perro después de vomitar espuma blanca ©Shutterstock

Como decíamos anteriormente, la espuma revela irritación gástrica. Estos vómitos pueden ser consecuencia de un problema simple como una maldigestión o de problemas más serios como una insuficiencia renal.

Como te aconsejábamos al principio, en caso de duda es mejor consultar con un veterinario.

Vómitos de color marrón

En este caso, debemos fijarnos en el olor del vómito:

  • Olor fecal: Los vómitos fecaloides son muy frecuentes en obstrucciones por un cuerpo extraño. Debemos acudir al veterinario con urgencia.
  • Comida digerida: Es posible que el color marrón proceda de alimento digerido si no han pasado las suficientes horas desde que comió para que se produzca el vaciado gástrico.

Vómitos de color rojo

Revelan la presencia de sangre fresca, es decir, hay una herida abierta en alguna zona. Pueden producirse por el mismo esfuerzo al vomitar o por presencia de un objeto punzante.

Debemos acudir al veterinario con urgencia.

Vómitos de color negro

En este caso, la sangre está digerida y por eso presenta ese color. Es típico cuando hay tumores en el estómago.

Debemos acudir al veterinario con urgencia.

Corgi en el veterinario ©Shutterstock

Causas de vómito amarillo en perros

Como hemos comentado con anterioridad, el vómito amarillo nos indica que el estómago está vacío y el perro no ha comido desde hace varias horas.

Las causas más frecuentes son:

1. Distribución incorrecta de las tomas de alimentos

Si han pasado muchas horas desde una toma a otra puede ocurrir que el perro tenga vómitos biliosos.

Suelen ser por la mañana y el perro no suele mostrar ningún síntoma más y presenta apetito normal.

2. Cualquier enfermedad que provoque anorexia o falta de apetito

En estos casos notaremos a nuestro perro decaído, con fiebre, diarrea o algún otro síntoma.

Si sospechamos de alguna de estas afecciones debemos acudir al veterinario 👇

  • Gastroenteritis o inflamación de los órganos digestivos: Pueden deberse a cambios en la alimentación o alimentación de mala calidad.
  • Enfermedades víricas: Muy frecuentes en cachorros. La más común es la parvovirosis.
  • Ingestión de cuerpo extraño con o sin obstrucción intestinal.
  • Existencia de parásitos. Consulta aquí nuestra guía para desparasitar a un perro correctamente. 
  • Pancreatitis.
  • Problemas hepáticos.
  • Intoxicaciones.

Mi perro ha vomitado amarillo, ¿qué hago?

Debemos mantener la calma. Un vómito aislado, al igual que en las personas, no indica nada grave.

Pero es importante observar:

  1. Número de vómitos. Si sólo se produce un vómito y se corrige no pasa nada, pero si son numerosos y continuos debemos empezar a preocuparnos y acudir al veterinario.
  2. Estado general del perro. Si se produce algún vómito y el perro come con normalidad, juega y las deposiciones son normales, el problema no es tan grave como si el perro se encuentra mal. Si valoramos que el estado de nuestro perro no es el normal, debemos acudir al veterinario.
Golden sin apetito junto a su bol de croquetas ©Shutterstock

¿Qué es lo mejor para después de vomitar?

Cuando se produce el vómito, el estómago se contrae y se inflama. 

La primera medida que debemos tomar es dejar un tiempo en ayunas a nuestro perro, sobre una hora, y, a continuación, ofrecer agua y comida en pocas cantidades y muchas ocasiones.

Si el perro vomita y le dejamos comer y beber lo que quiera, lo normal es que siga vomitando sin parar. 

Cuando notan molestias gástricas, es habitual que quieran ingerir hierba. Aparte de inflamar más el estómago, si la hierba no está controlada o está en una zona pública puede presentar parásitos o estar fumigada. ⚠⚠

Remedios para el vómito amarillo en perros

Si la causa es la errónea distribución de las tomas de comida, la solución pasa por repartir mejor las tomas. Debemos aumentar las veces que alimentamos a nuestro perro al día y disminuir la cantidad de alimento en cada toma. Con esta medida se solucionará el problema.

Si el problema es que la alimentación no es de buena calidad o damos mucha comida inadecuada como fritos o alimentos con mucha grasa, deberemos corregir la alimentación.

Si con las medidas anteriores no se corrige el problema, debemos pensar que puede haber un problema más grave, por lo que acudir a tu veterinario es esencial.

El veterinario le realizará las pruebas pertinentes a tu perro para llegar a un diagnóstico y te indicará las mejores pautas de alimentación.