Noticias :
wamiz-v3_1

Publicidad

¡Vivir con un gato tiene todas estas ventajas!

ventajas de vivir con un gato advice
© Shutterstock

Analizamos todas las cosas positivas que nos aporta un gato en nuestra vida diaria. Si estás pensando en adoptar un minino y aún no te has decidido, estamos seguros de que, después de leer este texto, ya no te quedarán muchas dudas.

Por Roberto Herrero

En esta ocasión queremos centrarnos en todo lo que un felino puede aportar a tu vida diaria, si es que por fin te decides a adoptar uno. Habiendo superado ya los muchísimos tópicos que acompañan a la figura de este animal, nosotros tenemos claro que se trata de un ser bondadoso y cariñoso, fiel como cualquier perro y que pueden aportarte gran cantidad de cosas positivas en tu vida diaria.

Ventajas de vivir con un gato

1. Nunca te sentirás solo

vivir con un gato

Aunque en primera instancia esto parezca una perogrullada, lo cierto es que hasta que uno no convive con un gato es consciente de la compañía que puede llegar a hacerle. Se trata de un animal dependiente del ser humano, pero que al mismo tiempo es capaz de proporcionar la distancia necesaria como para no agobiarnos tanto como suele hacerlo un perro.

El gato tiene fama de independiente, quizá porque pasa grandes periodos de tiempo durmiendo en lugares tranquilos, como su cómoda cama, pero lo cierto es que a lo largo del día demandará tu atención en múltiples ocasiones, haciendo que no te sientas solo en ningún momento.

Un gato te hace compañía y es consciente de los momentos en que necesitas algo de espacio. Por tanto, nosotros te lo recomendamos encarecidamente adoptar a un lindo gatito, sobre todo si vives solo.

2. Las bondades de la gatoterapia

gato bueno para la salud

Este término se viene utilizando en las últimas décadas y versa sobre todo lo positivo que te aporta un gato en tu vida diaria, sobre todo en temas relacionados con la ansiedad, el estrés y la depresión.

Vivir con un gato mejora la calidad de vida de sus dueños, creando además una conexión muy especial entre ambos, que perdura a lo largo de los años. Incluso hay estudios que demuestran que las personas que padecen algún tipo de cardiopatía muestran evidentes síntomas de mejoría cuando viven con un gato.

También se han registrado casos de mejoras notables en personas autistas tras tratar con gatos. En el caso de los niños autistas, si bien un gato no puede llegar a curar una dolencia severa, sí que ayuda a elevar los índices de felicidad.

3. Con un gato, la diversión está garantizada

gato diversion

Quien haya vivido alguna vez con un gato se habrá dado cuenta de que para ellos cualquier excusa es buena a la hora de empezar un juego, ya sea mientras te atas los cordones, mientras barras o mientras haces la cama.

El gato siempre está dispuesto a jugar contigo y hay veces en que es imposible resistirse. Pese a su fama de independientes, lo cierto es que los gatos siempre están pendientes de tus movimientos, dispuestos a darte un pequeño zarpazo o un leve mordisco para comenzar a jugar.

4. Supervisión y cuidados limitados

cuidados necesarios gato

En esta vida de estrés y grandes cargas de trabajo, podemos afirmar que un gato solamente suma aspectos positivos. Si bien a un perro hay que sacarlo a pasear tres veces al día, un gato apenas necesita cuidados y supervisión. Basta con mantener un nivel de higiene adecuado y las dosis de comida necesaria, que él se encargará del resto por sí solo.

De esta manera, las interacciones que mantengas con el animal serán siempre positivas, lo que ayuda notablemente a afianzar los vínculos de afecto entre vosotros.

Eso sí, no te olvides de limpiar su arena diariamente y de llevarle con frecuencia al veterinario, porque, si bien un gato no necesita demasiados cuidados, sí que hay una cara B en la vida con él que conviene tener presente en todo momento.

Al fin y al cabo, no iba a ser capaz de hacerlo todo solo… 

Escrito por: Roberto Herrero, periodista especializado en comportamiento y causa animal.