Noticias :
wamiz-v3_1

La prodigiosa lengua de gato: así funciona para una limpieza perfecta

Lengua de gato advice
© 123RF

Los gatos utilizan el apéndice de la lengua, entre otras cosas, para acicalarse. Los gatos son animales realmente limpios que mantienen un lustroso pelaje a base de lametones.

Pero ¿cuál es su secreto? ¿qué hace tan especial la lengua de los gatos?

En el siguiente artículo vamos a hablar de la lengua de gato y de cómo funciona a la hora de la limpieza gatuna, ¡sigue leyendo!

La lengua de gato, un músculo realmente útil

La lengua de los gatos se trata de un músculo muy desarrollado y adaptado. Su base es fuerte, lo que permite resistir la tensión muscular constante durante los lametones.

Además, su superficie está cubierta por unas papilas muy especiales. Estas papilas son las encargadas de marcar la diferencia entre los gatos y el resto de animales ya que, tienen una forma curvada en la punta, similar a un garfio, para arrastrar la suciedad y poder llegar a cada pelo.

Un estudio reciente descubrió que el final de las papilas de la lengua de los gatos, es hueco. Con esta adaptación, permite que la saliva se almacene en estas micro cuencas y llegue a la base del pelo, en profundidad.

Por lo tanto, el secreto se encuentra en estas pequeñas vellosidades que dan, a la lengua de gato, un aspecto de cepillo sofisticado, al mismo tiempo que áspero.

Los gatos dedican mucho tiempo a su higiene, al menos un tercio del día, por esta razón mantienen su pelaje tan limpio, ya que se dedican constantemente a “cepillarse” ellos mismos, con la lengua. Aunque nos encontramos ante un arma de doble filo ya que, en ocasiones, esta obsesión por asearse hace que se formen bolas de pelo.

Si no prestamos atención a las bolas de pelo, nuestro gato puede sufrir problemas digestivos, más allá de lo típicos vómitos de pelo, como puede ser diarrea y obstrucción de la luz intestinal.

Es recomendable aportar un poquito de malta, con cierta frecuencia, para lubricar el tracto digestivo y sobrellevar este problema.

¿Qué pasa si mi gato no se acicala?

Si un gato deja de prestar atención a su limpieza, está diciéndonos que algo no va bien. Puede que no se encuentre bien y tenga molestias abdominales, también puede estar sufriendo un problema en las vías urinarias como cálculos en el riñón, cistitis y/o infección.

Otra posible causa es un problema dermatológico que ataca directamente al pelaje de nuestro gato. Pueden ser desde parásitos externos (por ejemplo, ácaros o pulgas), hasta hongos o bacterias que empobrecen la calidad del pelo y lo deterioran.

Por último, no podemos descartar una enfermedad sistémica, como puede ser una infección vírica y/o bacteriana.

Ante esta situación recomendamos acudir siempre al veterinario ya que, si todavía no muestra otros síntomas, podemos estar ante una enfermedad precoz y podremos realizar un diagnóstico temprano.

Cuanto antes identifiquemos el problema, mejor pronóstico tendrá.

¿Qué otros efectos tiene la lengua de gato?

1. Necesaria para la alimentación

Como es lógico, la lengua de los gatos es fundamental para que puedan comer y beber. La lengua participa en la mezcla del bolo alimenticio con la saliva en la boca.

También a coger el agua de bebida a modo de cuchara invertida, ya que los gatos no succionan con los labios.

2. Termorregulación

Otra función que desempeña la lengua de gato es la de termorregularse.

Al tener la capacidad de introducir saliva hasta zonas bastante profundas del pelaje, consigue humedecer el pelo. Esa humedad se irá evaporando poco a poco y, como resultado, se enfriará la superficie corporal.

Es un modo de refrescarse y peinarse al mismo tiempo.

3. Instrumento de socialización

La lengua de gato también es un instrumento de socialización y les permite interaccionar entre unos gatos y otros dentro de una colonia.

Los gatos muestran respeto o afecto lamiéndose unos a otros, de esta forma son vulnerables y crear lazos dentro de una comunidad.

4. Estimula

Por último, la lengua de gato también estimula las raíces nerviosas de la piel, así como la circulación sanguínea superficial. Esto resulta muy útil en el desarrollo de los gatitos bebés.

Las gatas lamen a sus cachorros, por lo que participan en la respuesta a la sensibilidad del entorno. Además, la madre acicalará a sus crías constantemente, dejando en ellos su olor, lo que resulta muy tranquilizador para los gatitos que sienten a su madre como un lugar seguro y confortable.

La lengua de gato es el perfeccionamiento evolutivo del cepillo ideal. La naturaleza ha creado un apéndice realmente sofisticado capaz de mantener la limpieza óptima del pelaje de los gatos, además de cumplir otras muchas funciones.

Ya sabes, el próximo día que te despiertes gracias a los lametones ásperos pero cariñosos de tu gato, lo verás con otros ojos, ya que ahora sabes un poquito más sobre los secretos que guarda en su interior.

Por Rodríguez Paula Publicado el 15 abr. 2019